Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Gallardo: “Ellos tienen a los mejores; nosotros, un corazón enorme”

El entrenador del River Plate elogia al Barcelona al tiempo que azuza a su equipo para explotar sus virtudes sobre el césped para la final de este domingo

Marcelo Gallardo, en el entrenamiento de River.
Marcelo Gallardo, en el entrenamiento de River. Getty Images

Hace cuatro años El Monumental fue una batalla campal entre la policía y los aficionados del River Plate, un drama para un equipo mastodóntico en Argentina que por primera vez en su historia descendió a la B (Segunda División). Llegaron futbolistas desde Europa que sentían el escudo (Trezeguet, Chori Domínguez, Cavenaghi, Ledesma…) para recuperar la categoría y también el técnico Matías Almeyda. Años después, arribó el técnico fetiche de la afición, Ramón Díaz, que ya en 2014 les hizo ganar el torneo Final (anteriormente conocido como clausura). Luego ya se fichó a Gallardo que con un fútbol de ataque conquistó la Copa Sudamericana (2014) y Copa Libertadores (2015). “Nos costó mucho llegar hasta aquí. Han sido años muy difíciles y ahora es un momento de privilegio, de disfrute. Hay que vivirlo como se merece porque esto se da una vez cada tanto. Trataremos de jugar un partido que nos permita sentirnos orgullosos”, reflexionó Gallardo en una rueda de prensa que comenzó tarde por el retraso del autocar del equipo, una mala costumbre que ya avanzaron en el entrenamiento del viernes al perderse por Yokohama.

Para Gallardo no hay otro equipo como el Barcelona en la actualidad y por eso se deshizo en elogios, por más que siempre dejara la coletilla de que su equipo estaba preparado para el envite, que se presupone de muchas patadas y entrecortado, también físico por las características del conjunto argentino. “El Barça es el gran favorito. Tenemos que jugar un partido casi perfecto para contrarrestar su potencial”, se arrancó el DT –como se conoce a los entrenadores en Argentina–; “es un equipo muy completo. Además de los delanteros, que son geniales, Busquets e Iniesta son fantásticos. Me parece que el desarrollo del juego el Barcelona pasa por ahí”. Lo mismo opinó el portero Marcelo Barovero: “Iniesta es increíble, es un disfrute verle jugar”. Pero en una sentencia que evidencia el sentimiento del River –que por algo se han cifrado en 16.000 los aficionados millonarios que llegarán al Nissan Stadium-, Gallardo abundó: “Ellos tienen a los mejores futbolistas pero nosotros un gran corazón. Un corazón enorme”.

Entiende sin embargo el técnico del River que la presión ya no es para ellos como sí ocurrió en la semifinal ante el Sanfrecce Hiroshima (1-0). “Teníamos una presión, o motivación, que era llegar a esta final. Teníamos esa carga emotiva muy grande porque un traspié… no podíamos defraudar a nuestro público”, expuso Gallardo. Pero ahora quiere paladear la final y disputarla, por más que sabe de la capitalidad del encuentro: “No sé si el mejor partido de nuestra historia, pero sí el más representativo. Y estamos preparados para empezar”. Por lo que Barovero cuenta con el aliento de una hinchada que no dejará de cantar. “Es muy lindo e importante que esté el apoyo de nuestra gente. Es una fuerza extra que te puede ayudar. Vamos a estar como en nuestra casa”. Algo que tratará de evitar el Barça con el balón en los pies.

“Por eso debemos saber cuándo soportar defensivamente, porque vamos a sufrir y correr detrás del balón, y cuándo agredirlos ofensivamente. Ellos tendrán la pelota”, señaló Gallardo, que añadió: “Queremos competir desde la mentalidad ganadora de estos jugadores. Creo que nos vamos a sostener en eso. Desde la humildad que ha representado a este equipo tanto tiempo y con la condición de competencia absoluta, tenemos un plus”.

Mejor con Messi y Neymar

Con las incógnitas aún de si jugarán o no Neymar y Messi, para Gallardo en poco o en nada cambia su planteamiento. “Nos preparamos pensando que van a jugar. Y me gustaría que jueguen los dos porque para mí es un placer enfrentarme con los mejores”. En el mismo sentido se expresó Barovero: “Uno siempre ha deseado medirse con los mejores. Y Messi es la máxima estrella desde hace años. Está marcando algo muy importante en la historia del fútbol”. El entrenador, sin embargo, cerro: “El Barcelona viene demostrando que es el mejor futbolísticamente tanto por su poderío individual como colectivamente. Pero a la hora de jugar se terminó el respeto”.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información