Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Sevilla gana a la Juve con un gol de Llorente y estará en la Liga Europa

Gran partido del conjunto andaluz, sostenido por un enorme Sergio Rico en la portería y la falta de puntería del campeón italiano

Llorente celebra el gol de la victoria con el Sevilla
Llorente celebra el gol de la victoria. AFP

Nervión fue una fiesta. El Sevilla, que nunca se rinde, se impuso a la Juventus, un grande del fútbol mundial, para seguir vivo en Europa. El conjunto andaluz realizó un espléndido partido, se benefició del triunfo del City ante el Borussia y se hizo con la tercera plaza para disputar la Liga Europa, de la que es vigente campeón. Claro, que para imponerse a un rival de tanta enjundia, el Sevilla encontró ayuda en la falta de eficacia de la Juventus y la espectacular actuación de Sergio Rico, que se consagró con un partido digno de recuerdo. Su parada a Morata, que vivió una mala noche, en el tiempo de descuento le dio la vida al Sevilla, que celebró quedarse en Europa como si de un título se tratara. En el carrusel de emociones que fue el encuentro, los de Emery supieron capear como pudieron la tremenda superioridad de la Juventus en la primera mitad, para dar un paso adelante en la segunda. En este periodo, un vuelo de Fernando Llorente y su gran remate de cabeza dobló las piernas de Buffon y del gigante italiano. Se la jugó Emery con el riojano y acertó, como sobresalientes estuvieron también Krychowiak y Banega, que realizaron un segundo tiempo espectacular.

SEVILLA, 1-JUVENTUS, 0

Sevilla: Rico; Coke, Rami, Kolo (Mariano, m. 56), Tremoulinas; Krychowiak, Nzonzi; Vitolo, Banega, Konoplyanka (Kronh-Dehli, m. 67); y Llorente (Gameiro, m. 77). No utilizados: Soria; Escudero, Iborra y Reyes.

Juventus: Buffon; Lichtsteiner (Cuadrado, m. 76), Barzagli, Bonucci, Chiellini, Alex Sandro; Sturaro, Marchisio, Pogba; Dybala y Morata. No utilizados: Neto; Rugani, Vitale, Pellini y Morselli.

Gol: 1-0. M. 65. Fernando Llorente supera a Buffon de gran remate de cabeza.

Árbitro: Szymon Marciniak. Amonestó a Alex Sandro y Sturaro.

Ramón Sánchez Pizjuán. 35.583 espectadores.

Fue un partido serio, tenso. Con un señor equipo, como la Juventus, y un aspirante a disfrutar de las bondades del fútbol de alta calidad. El que emana del oficio de la zaga del campeón italiano, la fortaleza de Pogba o la calidad de Dybala, un delantero con mayúsculas. El Sevilla, por fin, tuvo la virtud de competir ante un rival de ese empaque. Cerró bien las líneas, se encomendó a la dirección de Banega y encontró a Krychowiak como su escudero principal. Claro, que para seguir vivo ante el campeón italiano el Sevilla se vio beneficiado por la fortuna o, más bien, la falta de eficacia de Morata. En especial después de un gran pase de cabeza de su compañero Dybala, que lo dejó solo ante Rico. Morata estiró la pierna y falló un gol bajo palos. En Nervión se había hecho ya el silencio. Ayudado por la falta de tino de Morata y las intervenciones de Rico, tremendo en un remate de Sturaro, el Sevilla se mantuvo vivo en el partido. Curiosamente, encontró la fórmula de hacer peligro con una presión muy adelantada a los italianos, que mantuvieron con persistencia su idea de sacar el balón jugado. En una acción de Vitolo, Llorente se encontró con la inmensidad de Buffon, que luego paró también ante Konoplyanka.

Resistía el Sevilla y a la Juventus le faltaba el gol. Entonces, emergieron Rico y Llorente para que Nervión fuera una fiesta a medida que llegaban buenas noticias de Manchester. El Sevilla sigue alimentando su leyenda europea.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información