Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Por qué Rossi lo tiene difícil para no salir el último en Cheste

La justicia deportiva no admite la personación de Lorenzo en la reclamación del italiano para no salir el último el domingo

Lorenzo en el Mundial de MotoGP
Lorenzo durante la carrera de Malasia. Getty

Valentino Rossi recibió la tarde del martes una buena noticia en su carrera legal contra la sanción infligida por la caída de Marc Márquez en Sepang: el Tribunal Arbitral del Deporte (TAS) anunció que no admitía la personación como parte interesada (y contraria) de su compañero en Yamaha y rival por el Mundial, Jorge Lorenzo.

Es un pequeño aporte de oxígeno mientras sus dudas, y las de su abogado, un suizo del Ticino, la región de habla italiana, aumentan según se acerca la fecha decisiva (no más tarde del viernes) en la que el TAS anunciará si acepta su petición de suspensión cautelar de la sanción que le obliga a partir el último del GP de la Comunitat Valenciana el domingo, el último del año, aquel en el que se decidirá el título y al que Rossi llega con siete puntos de ventaja sobre Lorenzo.

A Lorenzo no le dejaron intervenir en el TAS porque no le consideran parte afectada directamente. El tribunal considera que sea cual sea su decisión, el mallorquín no pierde derechos respecto a la situación anterior.

Más complicado para Rossi será, según los expertos y la jurisprudencia del TAS, la última instancia mundial de justicia deportiva, conseguir la cautelar, que pende de la decisión de una sola persona, la abogada suiza Corinne Schmidhauser, presidenta de su división de arbitraje y recursos.

Para decidir, según marca el artículo R37 del Código del TAS, Schmidhauser deberá leer atentamente las alegaciones de ambas partes, estudiar repetidas veces las imágenes televisivas del incidente entre Rossi y Marc Márquez y después hacerse tres preguntas y responder afirmativamente a las tres:

¿Evitaría la cautelar un daño irreparable a Rossi? ¿Tiene posibilidades de éxito su reclamación sobre el asunto de fondo, esto es, la desproporción de la sanción infligida? ¿Son sus intereses en este caso más importantes que los de la FIM y los de los otros pilotos?

Si a las dos primeras preguntas podría responder afirmativamente —si Rossi sale el último en Valencia es más probable que pueda perder el Mundial y no es en absoluto disparatada su petición de revisión de lo sucedido en su roce con Márquez—, pues los jueces suelen reflexionar usando la llamada medida inversa (cuando mayor sea el daño causable menos argumentos debe aportar el deportista en su favor), más complicado parece el sí a la tercera demanda. El Código pide prudencia y parsimonia en su respuesta pues si posteriormente se ratificara la sanción, una suspensión cautelar de la misma, señalan los expertos, puede ser gravemente dañina para la federación correspondiente y los demás competidores.

La jurisprudencia del tribunal, radicado en Lausana (Suiza), señala tanto la dificultad de cumplir con los tres criterios como, en la práctica, la tacañería del TAS respecto a las suspensiones cautelares que les solicitan los deportistas. “Únicamente ha sido algo generoso con esa medida en los casos de suspensiones de varios meses de algunos futbolistas”, señala un experto cercano al caso. “El TAS suele considerar que una suspensión de cuatro meses, por ejemplo, es un caso claro de daño irreparable si posteriormente el deportista fuera absuelto. Y que si se ratificara la sanción o sería tan dañino para los equipos rivales que cumpliera su sanción completa con posterioridad”.

 

Diputada, abogada y esquiadora

Si de alguien se puede decir que tiene un currículo apabullante es de Corinne Schmidhauser, la presidenta de la división de recursos y arbitraje del TAS, quien decidirá si concede el viernes a más tardar a Rossi la suspensión cautelar de su sanción.

Según publica la web del TAS, Schmidhauser es, además y simultáneamente, abogada con despacho en Berna, presidenta de la agencia suiza antidopaje, asesora legal de la internacional de esquí y diputada en el parlamento federal por el Partido Liberal. Antes, de joven, fue esquiadora y campeona: ganó la Copa del Mundo de eslalon en 1987 y participó en los Juegos de Calgary 88.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información