Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Barça desmonta el muro del Getafe con un omnipresente Neymar

El desequilibrio del brasileño, las asistencias de Sergi Roberto y la pegada de Luis Suárez rematan a la contra un partido completo del Barça en Getafe

Neymar festeja su gol al Getafe. Ampliar foto
Neymar festeja su gol al Getafe. Getty Images

Neymar es una mina para los tribunales y un regalo para las redes sociales; saca de punto a sus marcadores y desquicia a los aficionados rivales; decide también los partidos del Barça. La Liga no sería la misma sin el 11. No hay un día sin una noticia de la estrella de Brasil. La alegría de Neymar le sienta de maravilla a la timidez del Barça. Los barcelonistas progresan diariamente a partir de la magia de Neymar y de la eficacia de Luis Suárez. Una sociedad estupenda en ausencia de Messi. A falta del 10, el tercer hombre es ahora Sergi Roberto, el representante más genuino de la Masia, dispuesto a jugar los partidos que antes disputaba Xavi. El trío desmontó en un abrir y cerrar de ojos al Getafe.

GETAFE, 0 - BARCELONA, 2

Getafe: Guaita; Damián Suárez, Alexis, Vergini, Lago; Lacen, Juan Rodríguez (Bernard, m. 79); Pedro León (Lafita, m. 60), Sarabia (Moi Gómez, m. 69), Víctor Rodríguez; y Scepovic. No utilizados: Megyeri; Velázquez, Yoda y Buendía.

Barcelona: Bravo; Alves, Piqué, Mathieu, Jordi Alba; Rakitic, Busquets, Sergi Roberto (Sandro, m. 75); Munir (Iniesta, m. 60), Luis Suárez y Neymar. No utilizados: Ter Stegen; Adriano, Bartra, Vermaelen y Gumbau.

Goles: 0-1. M. 36. Luis Suárez resuelve un pase de Sergi Roberto. 0-2. M. 58. Neymar define un centro de Sergi Roberto.

Árbitro:Martínez Munuera. Amonestó a Alexis, Juan Rodríguez y Damián Suárez.

Coliseum Alfonso Pérez. Unos 9.000 espectadores.

Vuelven los interiores, recupera su posición de medio centro el excelso Busquets, se centra Neymar y pide la pelota el Barcelona. Los azulgrana recobran poco a poco sus constantes vitales, quieren tener por fin el control del partido, juegan de nuevo en cancha ajena desde el inicio, buscan como debe ser al portero contrario, reconocibles otra vez en Getafe. Aunque todavía les cuesta ser profundos y precisos, mejora su fútbol de posición, posesión y presión y, por el contrario, no aprenden a defender las transiciones contrarias, como quedó constatado nada más comenzar la contienda en un remate de Scepovic después que Víctor Rodríguez y Sarabia dejaran retratados a Alves y Piqué.

Los despliegues barcelonistas son aún demasiado lentos y previsibles para romper el partido ante contrarios organizados como los de Fran Escribá. Al Barça le falta brillantez como equipo, muy mejorable colectivamente, si se le compara con la versión de campeón de Liga, Copa y Champions. Individualmente, en cambio, dispone de jugadores extraordinarios como Neymar. El fútbol eléctrico y vertiginoso del brasileño, presidido por sus regates y cambios de ritmo, marca el paso del Barça por el campeonato contra el Rayo, el Eibar o el Getafe. El repertorio del 11 resulta vital para un equipo intenso, concentrado y serio, y en ocasiones también excesivamente apocado como el Barcelona.

Neymar destrozó al Getafe en dos jugadas, ambas rematadas de forma opuesta por Luis Suárez, que se pone las botas con el brasileño. El uruguayo falló un disparo muy sencillo para después coronar una jugada excepcional de Neymar por la banda y taconeada fenomenalmente por Sergi Roberto. Ninguna acción reflejó mejor el estado actual del Barça: prefiere robar la pelota y correr a elaborar el juego desde la posición de los centrales, ayer Piqué y Mathieu. Ocurrió en el 0-1 y se repitió en el 0-2.

El Barça resolvió el partido después de un córner botado por el Getafe. Apoyada en la inteligencia de Busquets, la contra azulgrana acabó con un cambio de orientación de Sergi Roberto y un chut sin parar de Neymar. El gatillo del brasileño fue tan rotundo como sorprendente, más propio de Luis Suárez.

Iniesta vuelve a escena

Resuelto el encuentro, Luis Enrique dio entrada a Iniesta para que se ponga en forma con vistas a los próximos partidos, muy especialmente contra el Villarreal en el Camp Nou y el sábado 21 ante el Madrid en el Bernabéu. Los focos, sin embargo, seguían posados en Neymar, y más cuando Sergi Roberto fue sustituido por Sandro y el Barcelona recuperó el dibujo del 4-3-3. Neymar continuó tirando caños, regateando, asociándose y habilitando a delanteros, medios y defensas, como Jordi Alba, que no supo resolver en una posición franca ante el meta Guaita.

La confianza que transmite el 11 empieza a ser contagiosa para el Barcelona, que completó un buen partido. No concedió ocasiones a excepción del remate inicial de Scepovic. Los azulgrana se defendieron bien con la pelota y se estiraron cómodamente a partir de Busquets, jugador capital como medio centro, eje de un equipo que agradece especialmente el retorno de los volantes. El mejor Barça siempre partió de los medios, incluso con Messi, Luis Suárez y el pichichi Neymar. Los delanteros marcaron ayer las diferencias asistidos por Sergi Roberto.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información