Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Asensio destroza al Betis

El Espanyol supera con inteligencia a un rival desquiciado, que jugó sin templanza y mostró grandes carencias defensivas

Los jugadores del Espanyol celebran el tercer gol frente al Real Betis Ampliar foto
Los jugadores del Espanyol celebran el tercer gol. EFE

El Betis, un equipo de buenas intenciones, es un auténtico desastre en defensa, no tiene argumentos para ser sólido y vive demasiado en el alambre. De ser mucho más bonito que bueno se aprovechó un magnífico Espanyol, que le dio un soberano repaso, en contundencia y fútbol de verdad. Primero lo superó en solidez y luego lo machacó al contragolpe, aprovechando el fútbol irresponsable de los andaluces, volcados en ataque, sin un ápice de inteligencia. En el conjunto catalán sobresale un futbolista magnífico, de conducción potente y mucho fútbol. No es otro que Asensio, que dio los tres goles del Espanyol impartiendo cátedra y mostrando recursos. El primero, a balón parado. El segundo, después de una magnífica conducción. El tercero, tras un buen regate y un medido pase al área.

Más hecho, más equipo, el Espanyol penalizó con efectividad la decisión de Pepe Mel de dejar en el banquillo a Dani Ceballos, su fuente de fútbol más fiable. Tiene tarea el técnico por delante para hacer sólido a su Betis. Ante el Espanyol, el desorden reinó en todas sus líneas, lleno de delanteros, despreciando el centro del campo y jugando con una temeridad insostenible. Después de dos buenos triunfos fuera de casa, el Betis se cayó de manera lamentable.

BETIS, 1-ESPANYOL, 3

Betis: Adán; Piccini, Bruno, Westermann, Varela; Petros (Van Wolfswinkel, m. 54) Ndiaye; Cejudo (Dani Ceballos, m. 46), Joaquín, Portillo (Rennella, m. 69); y Rubén Castro. No utilizados: Dani Giménez; Molinero, Pezzella y Digard.

Espanyol: Pau; Arbilla, Álvaro, Rocco, Fuentes; Cañas, Víctor Sánchez (Salva Sevilla, m. 85); Hernán Pérez (Montañés, m. 71), Asensio (Javi López, m. 81), Víctor Álvarez; y Caicedo. No utilizados: Bardi; Burgui, Raillo y Mamadou.

Goles: 0-1. M. 3. Rocco. 0-2. M. 51. Caicedo, a pase de Asensio. 0-3. M. 54. Víctor Sánchez, tras gran jugada de Asensio. 1-3. M. 88. Rennella.

Árbitro: De Burgos Bengoetxea. Amonestó a Hernán Pérez, Arbilla, Dani Ceballos, Portillo, Caicedo y Víctor Sánchez.

Benito Villamarín. 31.652 espectadores.

Aprovechó bien el Espanyol una puesta en escena lamentable del Betis. El equipo andaluz acudía en un buen momento a la cita con los catalanes y, fiel a ese particular carácter que lo hace imprevisible, decidió ofrecer la versión terrorífica que altera los pulsos de su entrenador, Mel, y de su fiel gente. Solo así se puede entender que el Betis regalara un gol a los tres minutos, cuando Rocco peinó con absoluta facilidad un balón templado de Asensio. El Espanyol fue más fuerte y siempre supo dónde percutir. Un centro del campo donde Ndiaye y Petros ni jugaban ni cortaban. Superior en número de efectivos y en claridad de ideas, el Espanyol barrió al Betis en 10 minutos. En ese breve lapso de tiempo hizo un gol y gozó de dos ocasiones para hacer el segundo. Le pasó lo mismo al Betis el día del Deportivo. Los rivales se le cierran y a los andaluces les cuesta un mundo superar esas defensas duras y presionantes. Desmontar el juego defensivo del Espanyol solo está al alcance de algún chispazo de Joaquín (gran falta al palo) o alguna jugada individual de Rubén Castro. Con Dani Ceballos en el banquillo, el Betis no tiene duende ni magia para superar a equipos organizados, de mucho oficio, bien trabajados.

El Espanyol llevó bien el partido, administrando su gol, parando el juego cuando convenía, aburriendo a Joaquín primero en el centro y luego en la banda, haciendo que Rubén cayera una y otra vez en fuera de juego. Eso sí, le faltó al Espanyol anotar un segundo gol que aniquilara las esperanzas del Betis.

Lo hizo el equipo de Sergio en un gran contragolpe, protagonizado por Asensio. Bastó una carrera del extremo para desarbolar el inexistente sistema defensivo del Betis, con sus laterales de extremos, con los centrales descolocados y corriendo sin sentido. Caicedo marcó y luego lo hizo Víctor Sánchez, que, además de repartir, sabe incorporarse con peligro. Sobró media hora, en la que el Betis mostró su fútbol alocado y el Espanyol, como siempre, administró de manera soberbia los tiempos.

"Nos cuesta mucho en casa"

R. P.

El entrenador del Betis, Pepe Mel, reconoció la justicia del triunfo del Espanyol, que jugó con mucho más oficio que el equipo andaluz. "Estoy enfadado porque nos han hecho el mismo gol que a la Real Sociedad. Lo habíamos hablado y es culpa nuestra, lo llevo mal. Hemos visto el vídeo y no hemos sabido parar esa acción", aclaró el entrenador del Betis. "Ellos han jugado muy bien con los tiempos del partido. Nos han cortado el ritmo cuando estábamos mejor y con el 0-2 se acabó la historia. Estoy decepcionado por los béticos", añadió Mel, quien reconoció los problemas que tiene el equipo en casa. "Nos cuesta llevar el mando del juego, así que tendremos problemas en casa y menos fuera. Nos han dado la pelota y se meten atrás, y eso nos cuesta mucho. Dani Ceballos nos puede sacar del atasco cuando juguemos en casa", finalizó el preparador del Betis. "Hemos jugado un partido muy serio y con una gran fortaleza defensiva", aclaró por su parte Sergio González, técnico del Espanyol.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información