Una final de remate para España

Scariolo y Pau Gasol apelan a la inteligencia y a la concentración en el pulso por el oro ante Lituania

La selección celebra el pase a la final.
La selección celebra el pase a la final. BENOIT TESSIER (REUTERS)

Sergio Scariolo, distendido y didáctico, tiró del ejemplo de la película Million Dolar Baby en la que el mentor de la protagonista, papel interpretado por el también director del filme, Clint Eastwood, arenga a la boxeadora explicándole que si solo combate con pasión, lo único que tiene asegurado es que recibirá una paliza. “Hay que poner cabeza”. Lo dice Eastwood y lo repite Scariolo: “Nuestro nivel de concentración debe ser máximo, salir con la cabeza puesta en el rival y ser inteligentes”. Es un anticipo de la charla previa con sus jugadores antes de afrontar, hoy en el Estadio Pierre Mauroy de Lille (19.00, Telecinco), la final del Eurobasket entre España y Lituania.

Es la novena final europea de España, que aspira a su tercera medalla de oro en esta competición. El partido cumbre le llega envuelto en celofán tras el resonante triunfo que obtuvo al doblegar, ante la cifra récord de 27.000 espectadores, a Francia, al campeón, al equipo anfitrión, plagado de figuras y favorito. “No creo que exista el riesgo de haber quedado satisfechos por el objetivo cumplido”, mantiene Scariolo. “Aunque a todos nos gusta estar ya en los Juegos. Si Lituania se ha clasificado para la final es porque ha sido mejor que Serbia y ha superado a los dos equipos que nos ganaron a nosotros en la primera fase (Italia y Serbia). Seguramente no han llegado a la final los dos equipos con más talento, pero en el deporte siempre hay un margen para la fuerza mental, de equipo y táctica. Si no, Dinamarca nunca hubiera sido campeona de Europa de fútbol. Eso es lo bonito, sino los campeonatos se ganarían con el Fantasy Basket”.

Más información
Scariolo: “La final no es solo cuestión de pasión. Hay que poner cerebro”
Lituania resiste ante Serbia y será el rival de España en la final
Jonas Maciulis, a por el pleno con el Real Madrid y Lituania

Los dos oros europeos de España se enmarcan en la senda abierta por Pau Gasol y la generación que se asomó a la competición en 2001. Los datos abonan la relevancia del equipo actual que, con cambios, transformaciones y de la mano de diferentes entrenadores, se ha mantenido en la excelencia, fue el que ganó los dos oros, en 2009 y 2011, además del Mundial de 2006 y las dos platas olímpicas en 2008 y 2012, y el mismo al que se le escapó la final de 2003 precisamente contra Lituania.

De aquel duelo de hace 12 años, solo dos jugadores estarán en la cancha de Lille, Pau Gasol y Felipe Reyes. Pero la esencia del equipo es la misma. Lituania, que también suma tres oros (1937, 1939 y 2003), ha cambiado por completo su fisonomía. Su espina dorsal está formada por su base Kalnietis, el pívot de los Toronto Raptors Valanciunas, y el alero del Real Madrid Maciulis, que no jugó pero ya estuvo en la semifinal olímpica que perdió Lituania ante España en Pekín-2008. Cuenta también con Kuzminskas, alero del Unicaja y jugadores con experiencia como el escolta Seibutis y el ala-pívot Jankunas.

El seleccionador español hizo un canto al recorrido de los finalistas: “Llegan dos equipos que han sabido sufrir a lo largo del campeonato y hace que los dos sean peligrosos porque están en una progresión en su juego y en su confianza. La forma en que han llegado los dos hace justicia al deporte”.

Debemos jugar sin ansiedad y sin exceso de tensión Pau Gasol

Pau Gasol, tranquilo en un hotel cercano al aeropuerto y alejado del centro de Lille, pero absolutamente consciente de ser el centro de atención por su magnífica actuación en el campeonato y en especial en el crucial y dificilísimo partido ante Francia, en el que lideró al equipo español con 40 puntos, pide más de lo mismo. “Debemos defender con la intensidad y agresividad de los últimos partidos, jugar fluido y dejar que la pelota determine donde van a llegar los tiros. Debemos jugar sin ansiedad y sin exceso de tensión”.

El pívot de Sant Boi se emparejará con Valanciunas, al que ya se ha enfrentado seis ocasiones la última temporada en los duelos entre los Chicago y Toronto. Aunque, puntualiza Scariolo, Pau Gasol en los Bulls suele jugar más de cuatro que de cinco, su posición invariable con la selección durante este Eurobasket. Pau lidera la clasificación de máximos anotadores con una media de 25,5 puntos y es el cuarto en la de reboteadores, con 8,4, seguido. Valanciunas es el quinto en ambas listas con unas medias de 16,9 puntos y 8,3 rebotes.

Felipe Reyes, capitán del equipo español, hace una última apostilla a la mentalidad con la que prepara la final a propósito de una pregunta sobre su compañero de fatigas: “Pau es un ganador y solo tiene en su cabeza ganar la final. Por eso no quiere distraerse por todo lo que pasa a su alrededor, ni le gusta que la gente le diga lo bueno que es, lo bien que ha jugado ni el hecho de haber entrado una vez más en la historia del deporte mundial. Me parece muy bien porque esa es la mentalidad que debemos tener todos y hasta que no acabe no poder celebrar todo lo que hemos conseguido”. Será la octava final de Pau y Felipe en los últimos 13 años. Desde los antiguos tiempos de dominio de la URSS y Yugoslavia, ninguna una selección había marcado semejante nivel de excelencia.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Robert Álvarez

Licenciado en Periodismo por la Autónoma de Barcelona, se incorporó a EL PAÍS en 1988. Anteriormente trabajó en La Hoja del Lunes, El Noticiero Universal y el diari Avui.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS