Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Y Messi la lio en media hora

En el Calderón, el argentino participó en más jugadas de ataque que Oliver, dio más pases que Juanfran y tocó el balón el triple de veces que Jackson Martínez

Messi en el Atletico de Madrid Barcelona Ampliar foto
Messi trata de escaparse de Gabi. EFE

 “He tenido la oportunidad de hablar con Leo, para nosotros es importantísimo y su estado es clave para que pueda jugar cuantos más minutos mejor”, dijo solemne, con su voz ronca, Luis Enrique Martínez. El entrenador del Barcelona, dio razón de por qué Messi empezó el sábado el partido contra el Atlético de Madrid sentado en el banquillo:  “Hay que cuidar a los jugadores” añadió el técnico antes de reconocer: “Ha sido decisivo, como siempre”.

Messi regresó de Estados Unidos el pasado jueves a última hora de la tarde, tras disputar dos amistosos con Argentina. El viernes se le esperaba a él y a Javier Mascherano en la ciudad deportiva de Sant Joan Despí. Solo compareció en el entrenamiento el jefecito. Leo no asomó por allí , pero la excusa no dejaba lugar a especulación alguna: Antonella, su compañera, estaba de parto. A media mañana nació Mateo, el segundo hijo de la pareja.

El nombre del 10 fue incluido en la lista de convocados para viajar a Madrid y el sábado, a primera hora de la mañana, Messi estaba en el Prat con el resto del equipo. Por la tarde vio el inicio del partido sentado en el banco, algo que no ocurría desde enero, cuando el equipo cayó en Anoeta (1-0), una derrota que dio paso a una crisis que terminó con la destitución de Andoni Zubizarreta, director deportivo. Estaba pactado que el ariete jugara media hora y en la media hora que jugó la lio gorda. “Messi fue determinante. Está acostumbrado a marcar diferencias y volvió a hacerlo”, reconoció resignado Simeone, cuando le preguntaron qué sería de su equipo en el caso de tener en sus filas al rosarino. “Esa hipótesis no se contempla”, dijo en un comentario que sonó a lamento. Godín asumió la evidencia: “Dio un punto de ritmo al ataque, ya sabíamos que marca la diferencia”. “Con Leo en el campo todos somos mejores”, añadió Neymar. “No hay nadie como él. Fue padre, no se entrenó y cuando salió ayudó a ganar el partido definitivamente”, zanjó Sergi Roberto.

En 30 minutos que probablemente la hinchada del Calderón recordará durante algún tiempo, Messi hizo de todo, incluido un gol al convertir uno de sus tres remates a puerta. De hecho, chutó las mismas veces que Luis Suárez (3), que jugó todo el partido, y las mismas a puerta que Torres (1), que también marcó. Pero hizo más: tocó la pelota 30 veces, más que Oliver (23), que disputó los 90 minutos, y tres veces más que el colombiano Jackson Martínez (9), que jugó los mismos minutos que él. La pulga dio más pases bien que Juanfran (28 por 27) —que también abandonó el campo tras el pitido final—, y participó en más jugadas de ataque que siete futbolistas del Atlético.

Messi fue determinante. Está acostumbrado a marcar diferencias y volvió a hacerlo”, reconoció Simeone

El del sábado fue el tanto número 24 que Messi le marca al conjunto rojiblanco desde que debutó con el Barça —20 en Liga—, y superó el récord de Telmo Zarra —nadie había marcado más goles a los colchoneros que el vasco—, pero volvió a casa tan tranquilo y, como el resto del equipo, disfrutó de la jornada de fiesta que Luis Enrique les concedió.

“Partido duro, como siempre que jugamos contra el Atlético, pero pudimos conseguir los tres puntos”, se leía en su página de Facebook.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información