Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mengual, al rescate del dúo técnico

La catalana formará pareja con Ona Carbonell en los Juegos de Río y volverá a una cita olímpica tras su retiro en 2012

Gemma Mengual, el pasado julio en el Mundial de Kazán.
Gemma Mengual, el pasado julio en el Mundial de Kazán. REUTERS

Gemma Mengual es incansable. Tras conseguir un valioso quinto puesto junto a Pau Ribes en el dúo mixto del Mundial de Kazán, después de años alejada de la alta competición, la catalana volvió a sorprender a todos al anunciar en su cuenta oficial de Twitter que acompañará a Ona Carbonell en el dúo técnico para los Juegos Olímpicos de Río.

“Nunca digas nunca”, así rezaba el mensaje que Mengual colgó en las redes sociales. Y es que la nadadora ya advirtió en su día que no volvería a competir después de la cita mundialista. Pero su buen estado de forma, con 38 años y tras ser madre de dos hijos, y su más que destacable regreso a las piscinas, provocó que volviese a cogerle el gusto a la competición.

“Siento que todavía puedo aportar algo más”

Tres años después de su despedida, Gemma Mengual decidió volver a la alta competición para ayudar al equipo español de cara a los Juegos. “Nunca he parado del todo al cien por cien, me encanta el agua”, declaró la nadadora, que ya se animó a participar en el Mundial de Kazán. La catalana se retiró en 2012 para dedicarse a sus dos hijos, pero nunca se alejó de las piscinas. “La sincro siempre ha sido importante en mi vida y siento que todavía puedo aportar algo más”, explicó a Radio Marca. Río será su cuarta cita olímpica, donde intentará junto a Ona Carbonell devolver a España al podio. “Voy a darlo todo para estar a la altura “, sentenció.

Esta ambición que siempre ha caracterizado a la barcelonesa, fue la que le impulsó a dar el sí definitivo para ayudar a recuperar el nivel necesario para que el equipo español aspire de nuevo a subir al podio.

Desde la salida de Andrea Fuentes en enero de 2013, el dúo técnico español ha ido bajando progresivamente el nivel de sus actuaciones, como demostró el quinto puesto en los últimos Mundiales. En Barcelona 2014, una explosiva y potente Marga Crespí complementó a Ona para hacerse con dos bronces mundialistas y mantener el nivel de años anteriores. Sin embargo, la mallorquina sufrió una lesión en la espalda que la obligó a pasar por el quirófano, dejando colgado de nuevo el dúo. Para suplir esta baja, el equipo técnico escogió a Paula Klamburg, suplente de Crespí y gran amiga de Ona. Su estado físico era parecido al de su compañera de estudios, pero, por el contrario, su punto débil estaba en la técnica. El dúo sufrió un importante declive que las llevó a colgarse el bronce en los Europeos de 2014. Una debilidad que aprovecharon las ucranias, sus máximas rivales, para superar a la pareja española en Berlín.

Las entrenadoras dudaron entonces de Klamburg a pesar de su buena sintonía con Carbonell. Así que para Kazán decidieron mantener a Paula en el ejercicio libre, mientras experimentaban con el técnico. Apostaron por Claudia Camacho, una nadadora joven pero con mejor técnica que Klamburg. Su baja estatura se complementaba con Ona, creando una simetría que los jueces suelen valorar. Aun así el resultado no fue el esperado, y tras una quinta plaza en el Mundial de este verano, el equipo técnico decidió volver a cambiar.

La primera opción era apostar por Berta Ferreras, plata en el solo libre de los Juegos Europeos de Bakú celebrados el pasado junio. Sin embargo, su excesiva juventud se consideró un impedimento para una prueba en la que se valora mucho la experiencia. Decidieron que Ferreras sería la mejor opción tras Río, pero aún no era su momento.

El plan B fue buscar en la recámara alguna veterana que conociese bien la prueba y se hubiese retirado recientemente. Salieron varios nombres, entre ellos el de Crespí, pero por motivos desconocidos se descartó la idea. La opción Gemma Mengual llevaba varios años en el aire, pero no fue hasta su actuación en Kazán cuando la catalana se decidió a dar el sí ante la dificultad de encontrar la pareja perfecta para Ona y la importancia de una cita olímpica.

El lunes comenzó a ejercitarse junto al equipo español en el CAR de San Cugat, donde preparará durante un año su actuación final para Río 2016 antes de retirarse, ya sí, definitivamente de la piscina.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.