Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mónaco y Valencia: Jorge Mendes contra Jorge Mendes

Los dos conjuntos se juegan la entrada en Champions con ocho futbolistas por bando de la órbita del agente portugués

Rodrigo, uno de los jugadores del Valencia representados por Mendes. Ampliar foto
Rodrigo, uno de los jugadores del Valencia representados por Mendes. Getty

Mónaco y Valencia se juegan en el estadio monegasco Louis II (20.45, Antena 3) el estar presentes en la próxima Liga de Campeones que se iniciará en septiembre. Para el Valencia supondría el regreso tres años después a la máxima competición continental a nivel de clubes. El Mónaco quiere seguir siendo equipo de Champions tras alcanzar los cuartos de final de la pasada edición cayendo eliminado por la Juventus de Turín, subcampeón del torneo. El resultado conseguido por el Valencia seis días atrás en Mestalla (3-1), concede cierta ventaja al grupo de Nuno. El vencedor de la eliminatoria se lo llevará todo: la gloria y el dinero (unos 20 millones de euros).

Pase el Valencia o el Mónaco habrá un ganador seguro: Jorge Mendes. El representante portugués maneja la cartera más amplia y excelsa de futbolistas en todo el mundo. Y gran parte de las plantillas que debatirán su futuro en el Louis II de la capital monegasca forman parte de la órbita de Mendes, 16 jugadores repartidos equitativamente entre ambos conjuntos.

Peter Lim se hizo con el control definitivo del Valencia en octubre del año pasado, tras un gran trabajo propagandístico de Amadeo Salvo. El expresidente hizo de ariete para el desembarco del magnate de Singapur. Antes de adquirir el club che ya manejaba sus designios. Impuso Lim la llegada al banquillo de Mestalla de Nuno Espirito Santo, un entrenador con apenas dos años de experiencia como técnico en el Río Ave portugués, amigo personal de Lim, representado por Jorge Mendes. Era la señal inequívoca que de que el nuevo dueño del Valencia iba a confiar en Mendes para formar un nuevo equipo. La relación de Lim y el representante de los representantes, va más allá de la amistad. Lim tiene intereses económicos con Gestifute, la empresa de intermediación de Mendes. El hecho de poner a Nuno como técnico del Valencia, más allá de las condiciones como entrenador, demostradas de sobra en la temporada pasada dirigiendo al conjunto che, tenía cierto valor simbólico y de agradecimiento. Con Nuno comenzó todo. Mendes se inició como representante haciendo negocios con Lendoiro en el Deportivo 18 años atrás. Convenció al por entonces presidente deportivista de que fichara a un tal Nuno como portero procedente del Vitória de Setúbal por 300 millones de pesetas (1,8 millones de euros). A partir de ahí la historia es ya sabida.

En diciembre del 2013, cuando ya sonaba el interés de Lim por el Valencia, llegó a Mestalla Rubén Vezo, un joven central de 19 años con apenas 12 partidos de experiencia en la Primera portuguesa con el Vitória Setúbal. 1.5 millones se pagaron por el prometedor defensor, avalado por Jorge Mendes. En el verano pasado, con Lim ya cerca del palco de Mestalla llegaron al Valencia André Gomes y Joao Cancelo. Por ambos jugadores la entidad valencianista ha desembolsado 30 millones al Benfica. Rodrigo fue cedido también por el conjunto lisboeta y sus derechos adquiridos por 30 millones por Meriton Holdings, la empresa de Peter Lim que gestiona el club de la capital del Turia. Llegado el 1 de julio, Rodrigo, con la intervención de Mendes, es ya propiedad del Valencia por 30 millones. En enero pasado se fichó por 25 millones al argentino Enzo Pérez, también al Benfica y representado por Mendes, al igual que Santi Mina procedente del Celta (10 millones), el brasileño Danilo Barbosa (cedido por el Sporting de Braga con una opción de obligada compra por 15 millones) y el belga Bakkali del PSV holandés con la carta de libertad.

Peter Lim, en el centro, en el partido de ida en Mestalla. ampliar foto
Peter Lim, en el centro, en el partido de ida en Mestalla. AFP

La relación de Mendes con el Mónaco tiene que ver con la llegada al club monegasco del millonario ruso Vadim Vasilyev en el verano del 2013. Vasilyev se propuso convertir al Mónaco en un nuevo Chelsea, el capricho de su compatriota Abramóvich. Y acudió al asesoramiento de Mendes que dispuso para el club del Principado a figuras como Falcao y James Rodríguez. Sin conseguir de manera inmediata los éxitos esperados, el Mónaco ha rebajado sus pretensiones. En el actual conjunto dirigido por el portugués Leonardo Jardim figuran ocho jugadores del séquito de Mendes: los portugueses Carvalho, Moutinho, Bernardo Silva, Cavaleiro y Heder Costa; los brasileños Fabinho y Wallace; y el nigeriano Elderson.

El bolsillo de Mendes está dividido. El corazón un poco menos. Le unen más intereses con el Valencia de su amigo y socio Lim. Y el sentimentalismo con Nuno. Con él se gestó la figura de Mendes.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información