Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Manchester United respira en la última jugada

Un gol de Fellaini en el descuento alivia al equipo de Van Gaal ante el Brujas mientras el español Keita Baldé da el triunfo al Lazio ante el Leverkusen

Fellaini celebra el tercer gol del Manchester United
Fellaini celebra el tercer gol. Getty Images

Fellaini es un futbolista que apenas cuenta en el Manchester United y por el que pagó hace dos años 32 millones de euros al Everton. No tiene un talento a la altura de ese precio, pero tiene una cualidad: es un llegador descomunal por alto. Así sacó ayer de un lío a su equipo con un gol en la última jugada de un partido en el que el equipo de Van Gaal tuvo que remar contra corriente en el partido de ida del play-off de la Liga de Campeones tras un gol inicial de Carrick en propia meta que adelantó al Brujas. Fue una cita que mostró las credenciales de Memphis Depay ya asentado en el flanco izquierdo después de que su técnico le ubicase por dentro en el primer partido de la Premier hace diez días. Desde allí el holandés explota mejor sus condiciones porque no sólo es rápido sino que traza venenosas diagonales. Dos de ellas valieron dos golazos que le dieron la vuelta al marcador antes del descanso y encaminaron el partido hacia la postrera sentencia de Fellaini (3-1).

En otros escenarios todo fue más igualado. El Lazio dio un paso adelante hacia la fase de grupos al derrotar (1-0) al Bayer Leverkusen en un partido en el que pasó bastantes apuros y que se le abrió a los romanos en cuanto salió al campo tras el descanso un talento emergente llamado Keita Baldé Diao, español de Arbúcies, un pueblo de la provincia de Girona. De origen senegalés pasó por la cantera del Barcelona hasta que con 16 años salió del club cedido al Cornellá. Cuatro años después se presenta al máximo nivel. Ayer tuvo dos goles en sus botas y marcó en la tercera ocasión, un prodigio de velocidad, conducción y remate.

En Lisboa el Sporting pasó un calvario por la velocidad de los puntas del equipo ruso, el marfileño Doumbia y, sobre todo, el nigeriano Musa. Pero el partido lo ganó André Carrillo para los portugueses (2-1). Primero se sacó un monumental pase profundo para habilitar a Bryan Ruiz y Teo Gutiérrez ante el primer gol. Marcó el colombiano y el Sporting se gustó hasta que el CSKA comenzó a esprintar. Mediada la primera parte Rui Patricio desvió un penalti lanzado por Doumbia, pero éste se desquitó justo antes del descanso e hizo justicia con el esfuerzo de su equipo. A diez minutos del final otra aparición del peruano dejó un taconazo que le dio a Slimani el tanto de la victoria.

En Kazajstan el Astana presentó su candidatura para ser el club más oriental que haya jugado la Liga de Campeones. Ganó (1-0) al Apoel chipriota gracias a un espectacular testarazo de Dzholchiyev justo después de que los visitantes reclamasen un penalti sobre el argentino De Vincenti. Y en Bielorrusia, el Bate Borisov se deshizo del Partizán (1-0) con un gol de Gordeichuk a un cuarto de hora del final. Los partidos de vuelta se jugarán el próximo miércoles.

 

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información