Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El círculo vicioso de Piqué

El central del Barcelona vuelve a quedarse en el ojo de la tormenta despuésde su expulsión en la Supercopa de España frente al Athletic

Piqué protesta al juez de línea en la Supercopa antes de ser expulsado.
Piqué protesta al juez de línea en la Supercopa antes de ser expulsado. AP

Gerard Piqué empieza otra temporada rodeado de una fuerte polémica. El lunes volvió a protagonizar un enfrentamiento, esta vez en el terreno de juego, al protestar de forma airada un fuera de juego al juez de línea del partido de vuelta de la Supercopa de España ante el Athletic de Bilbao.

“Me cago en tu puta madre”, reflejó en el acta el árbitro del encuentro, Velasco Carballo. Una frase que le puede costar una sanción de entre cuatro y 12 partidos. Según la normativa, debería cumplir el castigo en Liga y se perdería los duelos ante el Athletic, Málaga, Atlético y levante.

El pasado verano, tras una temporada 2013-14 con problemas físicos, anunció que quería “volver a ser uno de los mejores centrales del mundo” y se preparó —83 kilos para 193 centímetros— después de provocar con algunos incidentes muy polémicos: lanzó un par de bombas fétidas en la pretemporada, utilizó el móvil en el banquillo después de ser sustituido en la Supercopa de Cataluña, mantuvo un altercado con la Guardia Urbana —“me tenéis envidia porque soy famoso; voy a hablar con tus jefes y se te va a caer el pelo”, le dijo a los agentes—, y participó en la diada independentista con su hijo, decisión que le provocó muchos reproches cuando se incorporó a la selección española. El defensa cumplió la pasada campaña en el terreno de juego, siendo pieza clave del equipo para la consecución de los tres grandes títulos del año. También contribuyó para que el Barça acabase como el conjunto menos goleado del campeonato, con 0,63 goles recibidos por partido.

El central pidió anoche disculpas en su cuenta de Twitter por su actitud ante el juez de línea, pero negó que le insultase, a pesar de las actas.

“Quiero pedir disculpas porque la actitud con la que protesté no fue la correcta. Era un partido de gran tensión en el que nos jugábamos mucho. Sin embargo, en ningún momento empleé ningún tipo de insulto hacia su persona”, publicó el barcelonista en la red social.

No es la primera vez que Piqué se enfrenta a este árbitro. Velasco Carballo ya le expulsó en un partido de Liga de 2012 ante el Spórting de Gijón.

 

La defensa del Barça, entre lesiones y sanciones

La defensa del Barça comenzó la temporada para el diván. A las distracciones en el juego y a los problemas en la enfermería, ahora se le suman las suspensiones. El Barcelona, que lleva encajados nueves goles en sus tres primeros partidos oficiales, tiene a Douglas, Adriano y Jordi Alba lesionados, y no podrá contar con Piqué y Mathieu en el estreno de la Liga, el domingo frente al Athletic.

Luis Enrique cuenta con un sólo lateral: Alves. Más allá de que en esta plaza puedan jugar Sergi Roberto y Vermaelen. Douglas se rompió el bíceps femoral de la pierna derecha en pretemporada. Jordi Alba se lesionó en el semimembranoso de la pierna derecha en el Gamper. Y Adriano sufre pubalgia. Al problema en las alas se le añaden las bajas por sanción de Piqué (expulsado frente al Athletic) y de Mathieu.

Por otro lado, según informó RAC1, Halilovic se marcha cedido al Spórting de Gijón.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.