Athletic, fondo de armario más amplio y la Liga Europa

El título europeo parece más asequible para los de Ernesto Valverde que la Copa del Rey

Ernesto Valverde, entrenador del Athletic
Ernesto Valverde, entrenador del Athletic VILLAR LÓPEZ (EFE) (EFE)

Acostumbrado a que cada fin de curso fuera seguido por la perdida de uno o dos de sus jugadores de referencia, por primera vez en los últimos años, el Athletic ha vivido un verano tranquilo. Los dos únicos jugadores principales que han abandonado el equipo han sido Iraola —un prototipo moderno de león— y Toquero, tan presente en el corazón de la grada como ausente de las alineaciones. Iraola, ya asomando al final de su carrera, era la referencia moral del Athletic (con Gurpegui) y Toquero, la referencia espiritual.

 A cambio, Valverde y el club han optado por futbolistas de equipo con el pedigrí por estrenar o por sacarle el brillo. Dos de ellos se criaron en Lezama, pero se hicieron profesionales en otros equipos: Bóveda, lateral derecho, en el Eibar y Eraso, media punta, en el Leganés, donde certificó sus condiciones de goleador. El tercero, Elustondo, llega procedente de la Real donde fue poco querido por la afición y poco utilizado por sus técnicos. Un futbolista que lo mismo refuerza el centro del campo que el eje central de la zaga. El resto de incorporaciones proceden del Bilbao Athletic (Lekue, un lateral derecho, y Sabin Merino, un exterior profundo y habilidoso) o de cesiones a otros clubes: Ramalho (Girona).

El perfil del equipo, no cambiará en exceso, si acaso por la irrupción estruendosa de Eraso que con dos goles en San Mamés al Inter de Bakú, selló la clasificación para la próxima eliminatoria de la Liga Europa. Y ahí es donde quizás radica un cambio de filosofía competitiva. Con la Liga copada por los grandes equipos, la Copa había alimentado los corazones rojiblancos que sueñan con conseguir un título. Pero la Copa ha cambiado. Desde 2009, entre el Barça y Madrid han conseguido cinco títulos, Sevilla y Atlético se llevaron uno. Ya nadie tira nada y la decepción de tres finales perdida en poco tiempo ante un Barça imperial ha echado hielo en la calentura rojiblanca.

La Liga Europa se antoja como un objetivo principal y más asequible. Por ello, por la disputa de tres competiciones, el Athletic cuenta este año con más fondo de armario. Por culpa de la Supercopa y la primera jornada de Liga, el Athletic se enfrentará tres veces al Barça. El Madrid llega a la Catedral en la quinta jornada y luego los de Valverde visitan Anoeta y reciben al Valencia.

La puesta a punto exigirá muchos cambios de alineación para defender el bastión de San Mamés y avanzar en la Liga Europa. No puede hablarse de reinvención, pero si de remodelación de objetivos para que los hinchas que bajan de los 30 años sepan para que sirven las gabarras en el fútbol.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS