Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Àlex Rins logra su primera victoria en Moto2

El catalán gana en Estados Unidos ante un agresivo Zarco y es segundo de la general

Rins, encabeza la carrera del GP de Indianapolis, por delante de Zarco y Aegerter. Ampliar foto
Rins, encabeza la carrera del GP de Indianapolis, por delante de Zarco y Aegerter. EFE

¿Es este el mejor escenario para lograr su primera victoria en la categoría? “Eso creo. Estoy preparado”, dijo sin dudar. Después de un fin de semana fantástico, en el que por fin encontró pronto el camino a seguir con la puesta a punto de la moto, solo había una cosa que Àlex Rins no tenía clara el sábado por la noche: la estrategia. Se sentía tan fuerte que no sabía si lo mejor sería intentar tirar para abrir una pequeña brecha, quizá a mitad de carrera, o si lo ideal, puesto que él es el novato, sería esperar a los últimos giros para lanzar el ataque. Optó por la segunda opción. Sobre todo después de ver el caos en el que se había convertido la carrera de Moto3, amenazante el cielo, pero menos fiero de lo que se esperaba, lo que llevó a la mayoría de pilotos a elegir mal los neumáticos de la carrera. Así que, aunque estuvo lloviendo tímidamente antes de la prueba, los pilotos de Moto2 decidieron calzar sus motos con gomas lisas, sabedores de los rápido que se seca esta pista. Y Rins planteó un inicio de carrera ligeramente más conservador.

¿Es este el mejor escenario para lograr su primera victoria en la categoría? “Eso creo. Estoy preparado”, dijo el ganador el sábado

Nunca se separó del grupo delantero, pero aguardó su momento, entre la sexta y la tercera plaza. Llegó a colocarse en primer lugar a falta de once giros, pero lo que quedaba por delante fue una auténtica locura, con el mejor Aegerter de los últimos fines de semana, con el Zarco más agresivo del curso, un atrevido Morbidelli y un rezagado Rabat, todavía algo dubitativo en el cuerpo a cuerpo.

A dos vueltas del final el catalán –con su victoria se convierte en el cuarto corredor más joven en ganar en la categoría intermedia tras Márquez, Viñales y el desaparecido Tomizawa–, buscó el primer puesto a final de recta, y en la primera curva le tomó la delantera a Aegerter. Abrió una pequeñísima brecha, de medio segundo, merced a su excelente ritmo, y ya nadie pudo hacerle sombra en los dos giros restantes. Zarco, que se repuso a un mal fin de semana y defiende su amplia ventaja en la general, y Morbidelli le acompañaron en el podio.

Tres novatos en el podio de Moto3

Fue uno de esos días, extraños, en los que las apuestas locas dan resultado. Tres pilotos que nunca había subido siquiera al podio, ni hablar de ganar carreras, tres chicos que salieron más allá de la quinta línea de la parrilla, jugaron sus cartas y el envite les hizo ganar la partida en Moto3. El ganador fue el belga Livio Loi, cara de niño, un corte de pelo distinto cada fin de semana, uno de los talentos salidos de la Rookies Cup, que calzó las gomas de seco ya en la misma parrilla de salida y tuvo que esforzarse por mantener la concentración durante 23 vueltas, casi todas (menos aquellas en las que tuvo que doblar a unos cuantos pilotos) prácticamente solo y sin nadie que amenazara su dominio, tal era la ventaja que llevaba al frente de la tabla.

Loi celebra su primer triunfo en Moto3. ampliar foto
Loi celebra su primer triunfo en Moto3. REUTERS

El tiempo, el cielo encapotado, ahora caían cuatro gotas, ahora se secaba la pista, pilló a la mayoría a contrapié. Especialmente a los favoritos a la victoria. Claro que, al caer todos en el mismo error (pensar que llovería cada vez más y calzar neumáticos rayados) la general no notó las consecuencias de una carrera algo caótica, llena de entradas y salidas del pit lane. El primero en hacerlo, fue McPhee, que optó por cambiar de gomas justo antes de la salida, por lo que salió desde el pasillo de garajes. Y acabó brindando con champán en el podio, merced a su primer segundo puesto. En el tercero, también por primera vez, Oettl, último clasificado de la parrilla y, finalmente, gracias a la elección inicial de neumáticos, en el podio de Indianápolis.

De entre los mejores, destacó el esfuerzo de pilotos como Fenati o Bastianini, que confiaron en ir escalando posiciones poco a poco, gracias a su ritmo, y una vez cambiados los neumáticos por unos que no se destrozaran a cada giro. No se preocupó tanto por el resultado Kent, que decidió que en esta carrera era mejor borrarse del mapa: acabó 21º. Mejor no arriesgarse a una caída, tal y como estaba patio. Total, a pesar de no puntuar todavía le saca 56 puntos de ventaja a Bastianini.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información