Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rogando a Kroos

Los médicos anuncian que el mediocentro, que ha dado 3.000 pases buenos, está sano. Sus compañeros madridistas creen que jugará contra la Juve con problemas en los isquios

Kroos, sustituido por Illarra ante el Valencia. Ampliar foto
Kroos, sustituido por Illarra ante el Valencia. EFE

Carlo Ancelotti arqueaba las cejas y se encogía de hombros en estos días, haciendo balance de situación a las autoridades del Madrid. El entrenador recordaba que en las dos temporadas que lleva en el club el único mediocentro puro que tuvo fue Alonso; y que, a falta del vasco, Kroos y Modric fueron los más adaptables. Con tan mala fortuna que primero se lesionó Modric y luego se magulló Kroos. Ahora los cuarteles del equipo son el escenario de una vigilia inquieta mientras Ancelotti hace cálculos para intentar equilibrar una estructura cada vez más sacudida. Cálculos con y sin Kroos en el once titular, con o sin orden, con o sin ritmo de juego, con o sin profundidad.

Todos esperan el parte del doctor Jesús Olmo. Y Olmo, traumatólogo empotrado en la primera plantilla del Madrid, desconcierta a los empleados de Valdebebas con sus diagnósticos y con sus tratamientos. Cuando Benzema apareció repentinamente en el parte de bajas de Turín, sus compañeros pensaron que realmente no estaba lesionado, y, al parecer, sí lo estaba. El domingo, cuando el club anunció oficialmente que Kroos no padecía ninguna lesión, el rumor que circuló en el vestuario fue el opuesto. Desconfiados del dictamen público de Olmo, los futbolistas y el personal de apoyo sostuvieron que lo que sufría el alemán era un problema en los isquiotibiales de la pierna izquierda. Una contractura, tal vez, que todos esperan que no le impida enfrentar al Juventus mañana.

Dice Ancelotti que Kroos es esencial porque, como Alonso o Modric, pertenece a la estirpe de volante que sabe cómo imprimir el ritmo adecuado a cada jugada. Para jugar el balón no hay otro más cualificado en estos momentos. Sin Kroos, único jugador de la Liga que ha superado los 3.000 pases buenos, el Madrid se convertiría en un cuchillo desmochado. Su ausencia se traduciría en salidas de balón menos claras o pelotazos saltando líneas.

Carvajal, el estilete más eficaz

El Madrid es el club del mundo que más ha invertido en fichajes desde el año 2000. En total, más de 1.000 millones de euros en contratar figuras. Sin embargo, el jugador más desequilibrante en las últimas semanas es Dani Carvajal. Proyectándose al ataque por la banda, el lateral canterano generó las ocasiones más claras del equipo en Turín en jugada elaborada: la del gol de Cristiano y la del remate al palo de James. Junto con Marcelo, el técnico Carlo Ancelotti le empleará para abrir la muralla. “La Juve hará un partido de gran desgaste defensivo”, dice el madrileño. “Nosotros tenemos que abrir espacios como sea”.

El técnico italiano concibe al equipo como una cadena de especialistas que van ejecutando su obra para que el balón llegue al punto de remate con la máxima eficacia posible. Ramos, Kroos, Modric, James y Benzema, era la sucesión perfecta. La más nutricia para el lucimiento de Cristiano y Bale. La más elaborada y competitiva. La que ofrecía mayor control. Si la recuperación de Benzema supone un gran avance, la falta de Kroos puede interrumpir el proceso y permitir al Juventus gestionar mucho mejor su defensa. Ayer, en Valdebebas sostenían que si el club estaba difundiendo información engañosa sobre la recuperación de Kroos era por un motivo piadoso: confundir al enemigo. Que Massimiliano Allegri, técnico juventino, no piense que el conductor madridista juega a media máquina, que no invente modos de presionarlo, o, simplemente, que siga ocupado pensando en que jugará Kroos.

Alejados del ruido propagandístico que conjura remontadas inolvidables, los jugadores ven la revancha con el pragmatismo de los profesionales. “En Turín no rematamos ni una sola vez desde que Allegri formó con defensa de cinco”, recordaban ayer, evocando el cerrojazo de la segunda parte. Sin Kroos los avances se hacen más pesados. Contra el Valencia el equipo solo pudo marcar a balón parado y desde fuera del área.

El cuerpo técnico calcula que no es casual que de los 12 partidos que han disputado contra los rivales mejor calificados en la Liga, el equipo haya perdido seis, empatado cuatro y perdido dos.

Remontar un 2-1 en contra frente al Juventus no sería sencillo ni con toda la plantilla disponible. Mucho menos sin Kroos, a quien, en consecuencia, todos desean una veloz recuperación.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información