Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Alemania recupera al libre

Ter Stegen, como Neuer, actúa lejos del área como último defensa

Ter Stegen festeja un gol ante el Bayern. Ampliar foto
Ter Stegen festeja un gol ante el Bayern. Bongarts/Getty Images

El aperturismo de Alemania al fútbol moderno se dio tras la Eurocopa de 2000, cuando cayó en la primera fase. “¿Por qué somos los únicos que jugamos con libre, con Matthäus por detrás de la defensa?”, se preguntaron entonces Bernd Pfaff y Uli Stielike, que en los años siguientes llevaron a cabo una revolución táctica y de integración, toda vez que abrieron las fronteras a futbolistas que vivían en el país sin tener la doble nacionalidad. También inauguraron unas 300 escuelas para tener controladas todas las regiones. Y el resultado se apreció en poco tiempo; Alemania, referente mundial, apenas padece con los cambios generacionales. Los nombres de los dirigentes y seleccionadores han cambiado, pero la semilla de renovación y adaptación no se ha perdido. Hasta han recuperado la figura del libre, encarnada ahora por el portero. Como Neuer y Ter Stegen.

Neuer no sólo salva situaciones fuera del área sino que es el primero que abre el juego y dirige al resto”

Löw, seleccionador alemán

“Neuer no sólo salva situaciones fuera del área sino que es el primero que abre el juego y dirige al resto. Es el futuro del fútbol”, sentenció Joachim Löw hace un año, en pleno Mundial de Brasil. El seleccionador germano, en cualquier caso, siempre fue admirador del Barça y de Guardiola, que exigió a Valdés actuar de portero y de libre, hasta el punto de que cuando encajó un gol en un clásico por un fallo suyo, defendió: “Víctor es muy valiente y ha seguido jugando la pelota, que es lo que le pedimos”. Una idea, una filosofía y una escuela que se aprecia en la semifinal de la Champions, donde Neuer y Ter Stegen se desempeñan también fuera del área porque sus equipos defienden bien arriba, dejando mucho espacio a la espalda de la zaga.

Así lo ve Pepe Reina, portero suplente del Bayern: “A Ter Stegen, Neuer y a mí se nos exige jugar con más continuidad con los pies que con las manos”. Recoge el testigo el meta azulgrana: “Me entreno mucho para poder mantener el control sobre el balón. Y uso una pierna o la otra en función de la situación, soy ambidiestro”. Le sigue Luis Enrique: “Marc tiene personalidad para superar situaciones de presión y domina toda la portería con un gran juego aéreo y de pies”. Abunda Javi Martínez: “Me parece un portero espectacular”.

Aunque llegó para ser titular, Ter Stegen ha asumido que Bravo es el Zamora de la Liga. Él rinde en la Copa y en Europa. “Suplir a Valdés no era fácil. Y Ter Stegen muestra una experiencia impropia de su edad, los tiene muy bien puestos”, asegura Reina. Por lo que no es raro que, lejos de atrincherarse en su área, se marque carreras en busca de un balón huérfano ante la embestida del delantero rival. Alemania, que también tiene jóvenes valores que utilizan las botas casi más que las manos (Leno del Leverkusen, Karius del Mainz, Trapp del Eintracht...), recupera así la añorada figura del libre. Aunque éstos jueguen con guantes.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información