Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ancelotti, bajo lupa por el ‘caso Ramos’

Los asesores técnicos de la directiva cuestionan en bloque la gestión de la baja de Modric por parte del entrenador

Ancelotti saluda a Ramos tras un partido en el Bernabéu. Ampliar foto
Ancelotti saluda a Ramos tras un partido en el Bernabéu.

Carlo Ancelotti se está quedando solo en el momento más crítico de la temporada. La decisión del entrenador del Madrid de alinear a Sergio Ramos en el mediocampo en la derrota de Turín (2-1) ha sido criticada de forma unánime por los asesores técnicos del presidente Florentino Pérez, según fuentes próximas al mandatario. Lo consideran una improvisación que expone las carencias del futbolista y debilita al equipo. Ancelotti sabe que no goza de respaldo en este punto. Pero se muestra resuelto. Ayer, lejos de anunciar un cambio de táctica para enfrentar al Valencia esta noche (20.00 horas, C+1), se reafirmó: “Si necesito a Ramos en el medio lo voy a volver a colocar ahí porque me ha dado buenos resultados”.

Ancelotti es consciente de que su apuesta por Ramos es arriesgada. Se lo transmiten sus interlocutores en el club, esos funcionarios que ejercen de enlace constante entre el técnico y los dirigentes, que llevan alertándole desde hace dos semanas de que poner al defensa en el centro del campo no es la mejor idea. En la derrota de Turín (2-1) el central hizo un mal partido y Florentino Pérez lamentó ante los directivos la situación del jugador, evidentemente incómodo.

Los dirigentes creen que el técnico pone en evidencia la estrategia deportiva

La directiva ya coincidió en que Ancelotti no acertó situando a Ramos de mediocentro en el Camp Nou, en octubre de 2013. El Madrid perdió ese clásico (2-1) y Florentino Pérez lo achacó en parte a la posición adelantada de Ramos. Lo consideró una maniobra excesivamente conservadora cuando estaban disponibles futbolistas especializados como Illarramendi, por quien el club pagó 40 millones de euros. El propio Ancelotti reconoció que tenía dudas: “Puede que me equivocara”.

Año y medio más tarde, condicionado por la baja de Modric, el técnico ha optado por situar al sevillano como volante interior en tres partidos decisivos en la suerte de la campaña. Para enfrentar al Sevilla en Liga; y al Atlético y la Juventus en Champions.

Después de la victoria sobre el Atlético hubo directivos que expresaron su perplejidad ante la recolocación de Ramos. El asombro adquirió un tono crítico entre los miembros de la junta cuando Ancelotti repitió la operación en Sevilla. Señalaron que, al descartar a Illarramendi y Lucas Silva, dos centrocampistas puros, en favor de un defensa como Ramos, el entrenador parecía denunciar una mala planificación deportiva. Los directivos del club tampoco comprenden la marginación de Illarra y Silva. “¡No!”, dijo Ancelotti, cuando ayer le preguntaron si no consideraba que en una plantilla bien construida no sería necesario reconvertir a un central en interior. “No es ningún error de planificación, es simplemente un momento en el que el entrenador del Madrid toma esta decisión para ganar los partidos”.

En Turín, y pese a conocer la gravedad de su decisión, Ancelotti insistió. Con nefastos resultados. Ramos jugó mal y en el club los asesores presidenciales coincidieron en que la medida fue un error futbolístico. Los asesores mostraron una unanimidad rara. En los últimos meses alguno había manifestado su admiración ante la perspicacia del italiano.

"No descarto volver a ponerlo ahí", dice el italiano, "me dio buenos resultados"

“No he descartado a Ramos en el mediocampo”, insistió Ancelotti ayer. “Lo ha hecho menos bien contra la Juve, pero no considero que fuera una temeridad ponerlo de mediocampista en Turín; porque no pensé que fuera temerario ponerlo cuando ganamos contra el Atlético, ni cuando ganamos al Sevilla. Así que si lo pongo otra vez es porque no lo considero temerario”.

Ancelotti comunicó al club que descartó a Illarramendi porque le notó inseguro antes del partido contra el Atlético. Alegó que proteger al futbolista era el mejor modo de proteger a la institución. Ante la incertidumbre, y puesto que observaba que Lucas Silva es inexperto en situaciones de máxima exigencia, resolvió que Ramos escoltara a Kroos. La idea impulsora fue el factor psicológico: Ramos es un tipo de carácter y los partidos decisivos se ganan con más coraje que ciencia.

Ancelotti tomó la decisión la víspera del último derbi de Champions, después del entrenamiento. Fue tan precipitada que el equipo nunca entrenó esta fórmula. Desde entonces, Ramos apenas ha practicado como mediocentro las últimas semanas. Según el cuerpo técnico, el sevillano posee el potencial para ser un buen centrocampista: es hábil y veloz. Solo le falta acostumbrarse a jugar en 360 grados, dominar los espacios más reducidos, perfilarse para recibir y no telegrafiar los controles. Cosas del oficio que no tuvo tiempo de asimilar.

La recuperación de Benzema permitirá al entrenador recuperar el 4-3-3 con Kroos, Isco y James en el centro del campo y la BBC arriba. “Isco ya ha jugado como mediocentro y lo ha hecho bien”, dijo Ancelotti. “Para los jugadores no sería nuevo jugar así, de un modo más ofensivo”.

A juicio de Ancelotti no es la fórmula más competitiva. Pero el Madrid ha repetido esta alineación contra el Eibar, el Málaga, el Espanyol, el Getafe y el Valencia. Todas victorias salvo contra el Valencia, el rival de esta noche.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información