Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Bayern remonta con un 6-1 al Oporto y pasa a semifinales

El cuadro de Lopetegui paga su timidez en el Allianz Arena de Múnich (6-1)

Bayern Munich 6 - Oporto 1 Ampliar foto
Thiago cabecea en el primer gol del Bayern. Getty

Pep Guardiola celebró su centenario como entrenador del Bayern con una primera parte exquisita que derritió las buenas maneras de un Oporto que había llegado invicto al Allianz Arena. La voracidad y la finura del cuadro bávaro, con una perfecta ocupación de los espacios, permitió la remontada y su presencia en las semifinales. El carácter intimidatorio del Bayern ha dejado tres víctimas en esta edición de la Champions: el Roma (1-7) en la fase previa, el Shakhtar (7-0) en los octavos de final y anoche el Oporto (6-1).

Guardiola celebra su centenario como técnico bávaro con un triunfo aplastante

La cara exultante de Thiago camino del descanso, repartiendo guiños y miradas de complicidad, retrataba el recital del Bayern en el primer periodo, el partido perfecto imaginado por Guardiola. A fin de remontar el 3-1 de la ida, el técnico catalán ensanchó el campo con dos jugadores por ala: Rafinha y Lahm por la derecha; Bernat y Götze por la izquierda, mientras Xabi Alonso, Thiago y Müller se apoderaban del ritmo de la medular. La consecuencia fue demoledora para el Oporto. El Bayern disfrutó de superioridad en cada parcela: por cada jugador del conjunto portugués, dos del cuadro alemán. El Oporto había salido a defenderse sin ser un equipo predispuesto para ello. Y de pronto toda la inexperiencia de sus jóvenes (Oliver Torres, Casemiro o Diego Reyes) se convirtió en un bloqueo mental, sin saber qué dirección tomar.

Bayern, 6-Oporto, 1

Bayern: Neuer; Rafinha (Rode, m. 71), Boateng, Badstuber, Bernat; Müller, Alonso, Lahm, Thiago (Dante, m. 89), Götze (Weiser, m. 86); y Lewandowski.

Oporto: Fabiano; Diego Reyes (Ricardo, m. 32), Marcano, Maicon, Martins Indi; Casemiro, Herrera, Oliver Torres; Quaresma (Ruben Neves, m. 46), Brahimi (Evandro, m. 66); y Jackson Martínez.

Goles: 1-0. M. 13. Thiago. 2-0. M. 22. Boateng. 3-0. M. 26. Lewandowski, de cabeza. 4-0. M. 36. Müller. 5-0. M. 40. Lewandowski. 5-1. M. 73. Jackson Martínez. 6-1. M. 88. Alonso.

Árbitro: Martin Atkinson. Expulsó a Marcano (m. 86) por dos amarillas. Amonestó a Herrera, J. Martínez, Badstuber, Ricardo.

75.000 espectadores en el Allianz Arena.

El baile del Bayern lo inició Bernat con sus caracoleos por el extremo izquierdo ante un Diego Reyes, que suplía la baja por sanción de Danilo, totalmente desbordado. Al centro enroscado de Bernat al primer palo acudió Thiago para cabecearlo. Si no fuera por las lesiones, tan frecuentes en los dos últimos años, la figura del mediocentro hispano-brasileño sería ahora gigantesca en el Bayern. Lo puede ser en breve porque ya está otra vez en forma como demostró al marcar en la ida y en la vuelta, en sus dos únicos remates en esta Champions. Esa habilidad para llegar por sorpresa desde la segunda línea. A eso une su facilidad para aparecer en la zona de tres cuartos y burlar rivales, bien con un cambio de ritmo o con un pase a la espalda de la zaga.

“Niemals aufgeben (nunca rendirse”, rezaba un mosaico en una de las gradas del Allianz Arena. Los tres primeros goles llegaron de cabeza. En el segundo impuso la corpulencia de sus centrales: prolongó con la testa Badstuber —sustituto anoche de Dante, tan desacertado en Dragão— y volvió a cabecear Boateng. Fabiano, el portero brasileño del Oporto, se trastabilló antes de impulsarse hacia su poste izquierdo. El tercer tanto ya fue mucho más fino, una obra de orfebrería: el centro desde la derecha de Laham, el desvío intencionado de Müller y el cabezazo picado de Lewandowski (una jugada de 27 toques, un récord en esta Champions). El delantero polaco araña cada día el retrato del jugador que fue en el Borussia Dortmund y cada día se parece más. En el quinto tanto, fue puro Lewandowski al disparar cruzado desde la frontal del área. El cuarto, de Müller, fue un rechazo de Martins Indi, que despistó a Fabiano, ya de por sí perdido toda la noche. Müller ya es el máximo goleador alemán en la historia de la Champions, 27, uno más que Mario Gómez.

El equipo luso había salido a defenderse sin estar preparado para ello

El Bayern se destensó en la segunda parte y el Oporto, perdido por perdido, logró desinhibirse y jugar a lo que sabe, al ataque. Se lesionó Rafinha, la enésima lesión en el cuadro bávaro, con o sin Doctor Milagro, marcó de cabeza Jackson Martínez y el Allianz Arena empezó a temer por el resultado. Un temor acrecentado por el regate posterior de Jackson a Badstuber, al que dribló como a un cono, antes de cruzar demasiado en el disparo.

Poco antes de marcharse y recibir los agasajos de la grada, Thiago dejó otro cambio de ritmo, propició la entrada de Marcano y la expulsión del central español. La falta, enroscada y por encima de la barrera, la clavó Alonso donde quería, una forma de resarcirse de su error en el partido de ida. La mejor manera de cerrar la fiesta bávara.

Más información