Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Santander

Alonso: “¿Ferrari? Fui segundo tres veces, si ganan cambiaré de opinión”

El piloto asturiano dice que si su exescudería acabara el Mundial segunda o tercera, será feliz de la decisión que tomó, y da por hecho que se retirará en McLaren

Formula 1: Fernando Alonso Ampliar foto
Fernando Alonso camina en el 'paddock' del circuito de Shangái Getty

A pesar de haber conseguido que Fernando Alonso regresara a la escudería de la que salió por piernas a finales de 2007, McLaren se encuentra en una situación de lo más comprometida y se enfrenta a un escenario inédito hasta ahora en sus 50 años de historia. La escudería de Woking es, por palmarés y popularidad, la segunda más universal de la Fórmula 1, sólo superada en ambos parámetros por Ferrari. Sin embargo, quedan incógnitas por resolver.

 A nivel económico la escudería atraviesa un mal momento por la falta de patrocinadores y hay que mirar muy atrás en el tiempo para encontrar el último título (Lewis Hamilton en 2008). En los más de seis años que han pasado desde entonces, la estructura británica ha acumulado un total de 20 victorias —la última hace tres temporadas, en Brasil 2012 con Jenson Button—. Hoy por hoy, la viabilidad del proyecto depende prácticamente en exclusiva del contrato con Honda, cuyo papel trasciende al que normalmente juega un proveedor, y de Alonso, piedra angular de todo el asunto.

Al asturiano no terminan de salirle las cosas, por más relativo que pueda parecer si consideramos que su salario anual ronda los 35 millones de euros. Ya no es que se haya enrolado en una operación repleta de incógnitas en todos los sentidos, sino que además, ahora resulta que Ferrari, su anterior equipo, está de enhorabuena después de que Sebastian Vettel lograra subirse al podio en la primera parada del calendario, en Australia, y ganara la segunda, hace dos semanas, en Malasia.

Llegados a este punto hay días en los que me siento más feliz y orgulloso con cosas como las que estamos haciendo ahora, que ganando un trofeo o un Mundial. Las prioridades cambian"

Ante esa coyuntura, una de las primeras preguntas que el español afrontó este jueves ya en el circuito de Shanghái, giraba alrededor de cómo habían influido en su estado de ánimo los últimos acontecimientos. “Es evidente que ganando Ferrari la segunda carrera y quedándome yo fuera de la Q2, es el momento adecuado para hacer esta pregunta. Pero he estado cinco años allí y he terminado el segundo tres veces. Si ellos ganan el Mundial seguramente cambiaré de opinión; si acaban segundos o terceros, seré feliz con la decisión tomada. Ha habido temporadas en las que comenzamos muy bien pero luego, en noviembre, que es cuando cuenta, nunca ganamos”, respondió Alonso.

El ovetense tiene ahora 33 años y cuenta con el reconocimiento de todo el espectro vinculado a la F-1, ya no únicamente por los dos títulos consecutivos que logró en 2005 y 2006 cuando conducía para Renault, sino por otros intangibles. Fue él quien derrotó a la mejor versión de Michael Schumacher y también fue él quien mantuvo a flote a Ferrari cuando La Rossa no era capaz de armar un coche que ofreciera los estándares de competitividad mínimos para una compañía de tal calibre.

Vettel celebra su victoria en el Gran Premio de Malasia ante Hamilton y Rosberg ampliar foto
Vettel celebra su victoria en el Gran Premio de Malasia ante Hamilton y Rosberg afp

Además, la mayoría de sus rivales le siguen señalando como la referencia de la parrilla. Todo ello es un éxito indiscutible, aunque también existe una corriente que considera que su palmarés no está ni mucho menos a la altura de su talento, y que eso se debe en parte a los impulsos que entran en escena llegado el momento de tomar decisiones.

He tenido la suerte de ganar títulos y carreras y llegados a este punto hay días en los que me siento más feliz y más orgulloso con cosas como las que estamos haciendo ahora, que ganando un trofeo o un Mundial. Cuando llegas a según qué edad y a según qué nivel de madurez, las prioridades cambian, empiezas a buscar otras cosas”, dijo a modo de reflexión y preámbulo, para acto seguido insistir en el acierto que según él ha significado haber dejado Il Cavallino Rampante.

Tenemos un retraso evidente en fiabilidad y rendimiento. Hay muchas cosas que tenemos que entender todavía, estamos redescubriéndolo todo"


“Mi pasión por la F-1 comenzó con tres años, al volante de una réplica de un McLaren-Honda que me hizo mi padre y concluirá con otro McLaren-Honda, pero en este caso el real. Es una forma de cerrar el círculo. Mi vida normal comenzará el día que me retire; no me veo aquí como mánager o nada por el estilo”, remachó Alonso.

“Hay muchas cosas que debemos entender del coche todavía. Desde el punto de vista de rendimiento pero también en cuanto a la fiabilidad, porque en Malasia nos retiramos los dos y con vistas a esta carrera hemos realizado algunos cambios para evitar que vuelva a ocurrir. Tenemos un retraso evidente tanto en ambos campos porque no pudimos rodar suficiente en invierno, de modo que ahora estamos descubriéndolo todo”, analizó el piloto asturiano antes de asegurar que McLaren no está perdida pese a las muchas incógnitas que ha ido despertando hasta ahora. “Honda no nos ha dado una fecha concreta en la que piensen que de entonces en adelante vamos a ser competitivos. Sabemos que estas cosas no funcionan así, pero no estamos perdidos”.

O McLaren o nada

El pasado mes de diciembre, Fernando Alonso dejó Ferrari para volver a McLaren tras cinco años en la escudería italiana. En ese tiempo, el asturiano no pudo conseguir su tercer título mundial —los dos que tiene los ganó con Renault, en 2005 y 2006—, y solo cosechó tres segundos puestos, en 2010, 2012 y 2013.

El botín de McLaren en las dos últimas temporadas se limita a dos podios (logrados ambos en Australia en 2014) y a una vuelta rápida (Malasia, 2013).
Alonso tiene ahora 33 años y según él, las posibilidades de lograr el el tercer campeonato pasan exclusivamente por lograrlo con la escudería de Woking.
McLaren puso fin a 20 años de alianza con Mercedes como suministrador de motores y convenció a Honda para que regresara a la F-1. La escudería no ha conseguido un solo punto en las dos primeras carreras.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información