Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Rayo se hace fuerte en Vallecas

Un gol de Kakuta acaba con un discreto Málaga, al que le faltó intensidad y puntería ante el empuje del equipo de Paco Jémez

Embarba cae ante la atenta mirada de Rosales. Ampliar foto
Embarba cae ante la atenta mirada de Rosales. EFE

Es muy divertido ver jugar al Rayo, magistralmente dirigido por Trashorras, rápido y vertical en la mayoría de sus acciones, bonito en las acciones de un gran Bueno. Y tiene mucho mérito hacerlo ante un buen rival, como es el caso de este Málaga tan bien llevado por sus jóvenes cachorros. No hubo manera de que el equipo andaluz entrara en el partido, ahogado desde el minuto uno por la presión de los vallecanos, auspiciada por el valiente adelantamiento de su defensa. Ocurrió también que al Málaga le faltó un punto de tensión en el momento de encarar un encuentro de indudable exigencia. Sería pedirle demasiado a un equipo que está haciendo una gran temporada y que sí ha perdido algo de fuerza en este 2015. Al Rayo le ha costado, pero ha acabado por saber jugar sus partidos en Vallecas, donde suma cuatro victorias consecutivas. Ante el Málaga añadió una virtud desconocida hasta ahora. No realizó ninguna concesión en defensa, donde su encuentro rayó la perfección.

RAYO, 1-MÁLAGA, 0

Rayo: Cristian; Tito, Zé Castro, Amaya, Nacho (Insúa, m. 54); Baena, Trashorras; Embarba, Bueno, Kakuta (Licà, m. 75); y Leo (Manucho, m. 35). No utilizados: Cobeño; Morcillo, Jozabed y Aquino.

Málaga: Kameni; Rosales, Angeleri, Weligton, Torres (Boka, m. 56; Recio, Darder; Samuel, Horta (Amrabat, m. 56), Samu Castillejo (Duda, m. 78); y Juanmi. No utilizados: Ochoa; Sergio Sánchez, Boka, Tissone y Javi Guerra.

Gol: 1-0. M. 22. Kakuta remata de cabeza un gran pase de Bueno.

Árbitro: Jaime Latre. Expulsó a Angeleri por doble amonestación (m. 74). Amonestó a Nacho, Amaya, Baena, Embarba, Manucho, Zé Castro, Trashorras, Tito,

Vallecas. Unos 9.000 espectadores.

Al Málaga, además, le faltó una pieza básica como Camacho, que tiene que pasar por el quirófano por un problema de pubis. Falto del carácter de su líder, el conjunto andaluz fue un juguete en manos del Rayo, donde despunta un futbolista con clase y gol, Bueno. El mediapunta dio el pase del gol de Kakuta, único del partido. También demostró su pegada en una volea impresionante en el primer minuto de la segunda mitad. La acción, de lo más bella, la culminó Kameni con una parada espectacular. Tiene mucho mérito la temporada del camerunés, al que muchos hacía en el banquillo por la llegada del mundialista mexicano Ochoa. No hay nada que aparte a Kameni de la titularidad.

Como el equipo de Paco expone una barbaridad, la primera gran ocasión del encuentro llegó en un excelente contragolpe del Málaga. Samu habilitó a Castillejo y Cristian desbarató una gran ocasión del conjunto andaluz. La clara ocasión del conjunto andaluz no provocó ningún desplome de las ideas del Rayo. El conjunto vallecano fue a lo suyo, empujado por la fuerza de Baena. Los de Paco se mantuvieron fieles a su estilo y comenzaron a llegar con mucho peligro al área de Kameni. Baena estuvo a punto de marcar y en el minuto 22 llegó una excelente combinación de los jugadores del Rayo culminada con un perfecto centro al segundo palo de Bueno. Kakuta irrumpió con fuerza para batir la meta del Málaga.

El gol propició los mejores momentos del Rayo, que ni siquiera notó la lesión de Leo, que se tuvo que retirar del terreno de juego por una lesión. Entró Manucho, otra de las piezas habituales del equipo, que se mueve como un engranaje casi perfecto.

El Málaga lo intentó en la segunda mitad, adelantando su línea de presión. Apenas le salió nada. Ni con Amrabat, lejos de su mejor momento de forma. El Rayo ofreció su versión más práctica y le tapó todos los caminos al Málaga, herido de muerte por la expulsión de Angeleri. No puede el equipo andaluz con el gafe que le persigue en Vallecas: nueve derrotas en 10 visitas a este campo.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información