Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Simeone: “No jugamos bien, pero nos dejamos el alma en el campo”

Simeone aplaude la actitud de su equipo y destaca la tranquilidad de Oblak en los penaltis

El retraso en la aparición de Simeone en la sala de prensa del Calderón tuvo que ver con eso que tanto hace el argentino y al que acompañaron ayer los 55.000 espectadores que se reunieron en el Calderón: aplaudir. Lo hace el técnico públicamente mientras le sigue la grada, y lo repite de nuevo en la intimidad del vestuario. Es allí donde contempló ayer el gesto de felicidad extrema de un equipo que se mantuvo firme ante un rival que solo flaqueó desde el punto de penalti. “La eliminatoria la empezamos a pasar en los últimos 15 minutos en Alemania cuando nos quedamos en inferioridad por la expulsión de Tiago. Supimos entender que el partido había terminado allí, y que teníamos que aguantar el resultado. Fue un partido duro, con muchos condicionantes, y estoy orgulloso de un grupo de futbolistas que no se cansan de seguir queriendo más”, resumió Simeone, menos afónico de lo habitual, pero igualmente eufórico.

Solo se mantuvo quieto el técnico del Atlético durante la tanda de penaltis, abrazado al resto del cuerpo técnico, en una suerte de cadeneta que replicó la grada. Contempló con alegría como Oblak, el portero por el que desembolsaron 16 millones de euros, cifra récord para un guardameta en España, hacía lo que esperaba de él. “No soy el protagonista”, dijo el esloveno a pesar de detener el primer lanzamiento Çalhanoglu. “Lo son todos los que estamos en el estadio”, remarcó. “Se lo merece, ha hecho un gran partido y ha sido decisivo. Le va a ayudar a crecer a él y a nosotros. Tenemos portero para años”, le felicitó Fernando Torres. “El futbol es maravilloso porque tiene estas situaciones tan cambiantes. Jan había sido muy criticado y hoy le tocó entrar en una situación muy difícil. Su tranquilidad para leer el pie del tirador fue impresionante”, se sumó Simeone.

"La eliminatoria la empezamos a ganar en los últimos minutos del partido de Alemania"

No quiso dejar claro el argentino si su renovación está hecha (a su hermana y representante se le escapó que pronto habría buenas noticias para los rojiblancos), pero sí que los registros del equipo siguen siendo el mejor argumento con el que podre presentarse ante cualquier negociación. “Es muy difícil estar por segundo año consecutivo entre los ocho mejores de Europa y eso para un club como el nuestro es algo maravilloso. Lo que se vio hoy es lo que somos, quizá no jugamos muy bien pero el equipo se dejó el alma”, finiquitó.

De ese candor que sobresalía en la mirada del técnico rojiblanco no había ni rastro en los ojos del preparador del Bayer Leverkusen. Hierático, Roger Schmidt apenas levantó la mirada a la hora de valorar la derrota de su equipo. “Hemos hecho un esfuerzo extraordinario sobre todo teniendo en cuenta que somos un equipo joven y no es fácil aguantar en un campo como el Vicente Calderón”, analizó el germano. “En los penaltis quizás nos faltó concentración y sangre fría”, añadió después al tratar de encontrar el punto en el que los caminos de ambos equipos se separaron. “Lo que nos caracteriza es que somos un equipo con mayúsculas y que aunque tengamos bajas seguimos dando la cara", comentó Mario Suárez, el único goleador en el tiempo reglamentario.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información