Vitolo, el pánzer canario

El jugador de moda del Sevilla destroza los registros físicos del equipo al promediar casi 12 kilómetros por partido de área a área

Vitolo celebra un gol en la Liga Europa
Vitolo celebra un gol en la Liga Europacordon press

Vicente del Bosque paseaba por las entrañas del Ramón Sánchez Pizjuán acompañado del presidente del Sevilla, José Castro, y un numeroso séquito. Al seleccionador lo bombardearon con el hombre de moda en el Sevilla, Víctor Machín, Vitolo. Del Bosque se limitaba a contestar: “Es bueno, muy bueno”. Mientras el seleccionador le daba vueltas a la posible inclusión del sevillista en la lista de España para el partido del próximo 27 de marzo frente a Ucrania, Vitolo se convierte en un futbolista clave para el Sevilla en su eliminatoria de octavos de final de la Liga Europa ante el Villarreal.

Vitolo lleva temporada y media en el Sevilla. Llegó en el verano de 2013 cuando Monchi, director deportivo, se la jugó pagando 3,5 millones de euros a la Unión Deportiva Las Palmas por un futbolista con proyección, seguido incluso en temporadas anteriores por el Madrid.

Cuando aterrizó en Sevilla se hizo muy amigo de Alberto Moreno y de Iborra, al mismo tiempo que alucinaba con la calidad de José Antonio Reyes. A Vitolo le costó coger la forma, pero acabó jugando 45 partidos entre Liga y Liga Europa, anotando 8 goles. Su fútbol ha terminado por explotar en la actual temporada, en la que lleva disputados 28 partidos en todas las competiciones, logrando la estimable cifra de siete goles.

La clave es que tres o cuatro kilómetros los hace volando", dice su preparador

Vitolo, un manojo de nervios desde su infancia, empezó a jugar al fútbol a los siete años en el equipo de su barrio, el Árbol Bonito, de Las Palmas. Entonces empezó a correr y no ha parado hasta hoy. Superó unas pruebas para entrar en la cantera de la Unión Deportiva Las Palmas y desde entonces su potencia y sus maneras de fondista le están elevando a la cima del fútbol español. “Es un futbolista de una excelente calidad técnica, a las que une unas poderosas condiciones físicas”, argumenta Moisés de Hoyo, preparador físico del Sevilla, muy contento con el rendimiento de un jugador que destroza los exámenes físicos del conjunto andaluz.

Es el único de la plantilla que ha superado los 12 kilómetros recorridos en un partido, algo que ha hecho hasta en tres ocasiones (Levante, Madrid y Celta). Además, lo importante es que lo hace a una gran velocidad y tanto en defensa como en ataque. “Ya de por sí tiene mucho mérito correr 12 kilómetros en un partido de alto nivel. La clave en Vitolo es que entre tres y cuatro kilómetros los hace a gran velocidad, por lo que nos encontramos con un biotipo de futbolista muy especial e interesante por su capacidad para realizar esfuerzos continuos. No hay muchos futbolistas así”, prosigue el preparador físico.

Solo desde ese despliegue físico se pueden entender goles como el que le hizo Vitolo al Borussia en la pasada eliminatoria de la Liga Europa. Cogió el balón en su campo, realizó una demostración de velocidad y potencia y tuvo aire para definir de manera perfecta. “Hay un componente genético en su potencial y también tenemos un trabajo específico con él porque debemos protegerlo de las lesiones”, destaca Moisés de Hoyo. Vitolo, con una cláusula de rescisión de 20 millones de euros, acaba contrato en 2017 y el Sevilla trabaja para subirle la ficha.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción