Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mejor cartografía, mayor seguridad

El informe sobre el accidente del Team Vestas recomienda mejorar la cartografía electrónica para aumentar la seguridad en el mar

El barco del Team Vestas embarrancado en Cargados Carajos.
El barco del Team Vestas embarrancado en Cargados Carajos. TEAM VESTAS

Tres meses después del accidente que dejó fuera de la vuelta al mundo a vela al Team Vestas Wind, la principal conclusión del informe elaborado por un grupo de expertos independiente y publicado hoy señala que “hubo deficiencias en el uso de cartas electrónicas y otros datos de navegación de a bordo del barco danés”.

En la madrugada del sábado 29 de noviembre de 2014, una llamada al centro de control de regata en Alicante advertía de que el Team Vestas había embarrancado en el arrecife de Cargados Carajos, a 260 millas al noreste de isla Mauricio, en el océano Índico. El accidente ocurría a medio camino entre Ciudad del Cabo y Abu Dabi, durante la segunda etapa de la 12ª edición de la Volvo Ocean Race. Afortunadamente no hubo que lamentar daños personales, aunque la tripulación se vio obligada a abandonar la embarcación.

La investigación sobre lo sucedió, encargada por la organización en diciembre, ha sido llevada a cabo por un grupo de expertos independiente dirigidos por el contralmirante Chris Oxenbould, ex subjefe de la Armada australiana y presidente del Comité de Seguridad Nacional de la Federación australiana de vela, el experto en navegación Stan Honey, y el experto en seguridad marítima Chuck Hawley.

El informe destaca que las causas del accidente son ya conocidas -la información sobre lo ocurrido fue obtenida de las entrevistas con la tripulación y la dirección de la regata-, y no son discutibles. El patrón del barco, el australiano Chris Nicholson, y el navegante holandés Wouter Verbraak ya reconocieron una semana después del accidente durante una rueda de prensa que lo sucedido se había producido fundamentalmente debido a un simple error humano. El equipo no creyó que hubiera peligro para la navegación en su aproximación al arrecife -consideró erróneamente que la profundidad mínima en Cargados Carajos era de 40 metros-, y decidió atravesar la zona, el error provocó que el barco embarrancara.

 

Conclusiones y recomendaciones

El documento elaborado por los expertos recoge una serie de conclusiones y recomendaciones. La principal conclusión es que hubo deficiencias en el uso de cartas electrónicas y otros datos de navegación de a bordo del Team Vestas. También reconoce que la cartografía era deficiente en la forma en la que presentaba los peligros para la navegación cuando se mostraba en pequeña y mediana escala.

Entre las recomendaciones, pide que se revisen, mejoren y establezcan directrices para la utilización de las cartas en la regata. Y que los proveedores de los sistemas cartográficos y los fabricantes del software de navegación que llevan a bordo sean informados de las deficiencias observadas.

El informe sugiere asimismo que la organización utilice su influencia en el sector náutico para propiciar el desarrollo de un sistema de navegación mejorado, tanto en cuestión de cartas electrónicas, como de software. El director general de la Volvo Ocean Race Knut Frostad afirmó que todas las recomendaciones serán tomadas en consideración, y añadió que “el plan es hacer circular las directrices a todos los patrones y navegantes, tal y como recomienda el informe, e incluirlas en las futuras instrucciones de regata”

Vuelta a la competición

Un mes después del accidente el barco del Team Vestas fue sacado del arrecife. El jefe de tierra del equipo, Neil Cox, y su patrón Chris Nicholson supervisaron las labores de recuperación. El barco muy dañado fue transportado hasta Malasia y sometido a exhaustivo examen antes de ser enviado a Europa, donde actualmente está siendo reconstruido en el astillero Pérsico en Bergamo (Italia).

El Team Vestas es el primer equipo danés en participar en los 41 años de historia de la regata. A finales de enero anunciaba que el holandés Wouter Verbraak, navegante del barco cuando embarrancaron, dejaba de ser parte de su equipo. En el mismo comunicado confirmaba que el resto de tripulantes continuarían. El objetivo del equipo patrocinado por uno de los mayores fabricantes de turbinas del mundo es volver a la competición en junio en Lisboa, para disputar las dos últimas etapas. El patrón seguirá siendo Chris Nicholson. El australiano ha sido seis veces campeón del mundo de vela ligera (en las clases 49er. y 505) y olímpico (2000 y 2004) por Australia. Con más de 20 años de experiencia en la vela profesional a sus espaldas, debutó en la Volvo Ocean Race como jefe de guardia en la edición 2001-02 en el Amer Sports One, patroneado por Grant Dalton. En 2005-06, fue jefe de guardia a bordo del barco español Movistar y fue jefe de guardia en el equipo estadounidense PUMA en 2008-09. En la edición anterior, en 2011-12 fue el patrón del Camper. Esta es su quinta Volvo Ocean Race.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información