Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La mística del campeón

Un Sevilla con siete vidas se impone a un gran Borussia, superior en fútbol pero sin la eficacia del conjunto andaluz, conducido por un espléndido Vitolo, autor de dos golazos

Borussia Sevilla Ampliar foto
Los jugadores del Sevilla celebran la clasificación. AFP

Disfruta el campeón con su competición favorita. Aunque el Borussia sea mejor y le supere durante casi todo el partido con un fútbol espléndido. Aunque salve el pellejo con dos penaltis que no se le pitaron en su área. Con la defensa destrozada y sin tener el balón. Con un palo milagroso a favor en el momento cumbre de la eliminatoria, poco antes de que el Borussia se quedara con 10 por la expulsión de Xhaka y 2-2 en el marcador. Con muchas dosis de suerte. No importa. El Sevilla es feliz y sigue adelante en la Liga Europa. Tuvo pegada, con un soberbio Vitolo, autor de dos golazos después de unas carreras propias de un futbolista de alta escuela: velocidad, potencia y definición.

BORUSSIA, 2-SEVILLA, 3

Borussia: Sommer; Jantschke (Jhonson, m. 77), Stranzl, Domínguez (Hrgota, m. 77), Wendt (Traoré, m. 72); Herrmann, Xhaka, Kramer, Hazard; Raffael y Kruse. No utilizados: Blaswich; Korb, Nordtvei y Hahn.

Sevilla: Rico; Diogo, Carriço, Kolo, Tremoulinas (F. Navarro, m. 81); Krychowiak, Iborra; Aleix Vidal, Banega (Mbia, m. 65), Vitolo; y Bacca (Gameiro, m. 77). No utilizados: Barbosa; Coke, Reyes y Suárez.

Goles: 0-1. M. 8. Stranzl, en propia puerta. 1-1. M. 18. Xhaka. 1-2. M. 26. Vitolo. 2-2. M. 29. Hazard. 2-3. M. 78. Vitolo.

Ábitro:Marijo Strahonja. Roja a Xhaka (m. 67) Amonestó a Iborra, Kramer, Rico, Bacca, Hazard, Aleix Vidal y Gameiro.

Borussia Park. Lleno. 50.000 espectadores.

El resultado y la fantástica clasificación ante un señor rival tapan las carencias de un equipo que acusó mucho la ausencia de Pareja en defensa y que pasó demasiados minutos en el alambre. No en los guarismos, siempre favorables, pero sí en las sensaciones que desprendían uno y otro equipo. El Borussia fue un ciclón, en especial en la segunda mitad, cuando con el 2-2 se comió al Sevilla. Tuvo llegadas, disparos y dos manos de Carriço en el área que el árbitro no vio. Es un equipo muy bueno, pero sin maldad, sin capacidad para convertir en gol su maravilloso juego.

El Sevilla le dio una lección de eficacia. Es el campeón y la mística que le rodea en esta competición le hace superar muchas dificultades. Ayudó la suerte. Sí. También Vitolo y su clase, así como el derroche en defensa de Krychowiak e Iborra. Del mismo modo, las paradas de Rico cuando se tranquilizó. No es fácil meter tres goles es un campo como el del Borussia y eso tiene también su mérito. El campeón sigue su curso, superando un escollo de los más complicados. Si superó al Borussia, debe ser capaz de enfrentarse a cualquier rival de los que les pueda deparar el sorteo. Soberbio en ataque e ineficaz en defensa, el Sevilla sufrió una barbaridad ante la movilidad del Borussia.

La falta de recursos atrás lastraba al equipo andaluz, incapaz de tener el balón y jugar con cabeza después de haber hecho lo más difícil, marcar fuera de casa en su primera aproximación a la portería alemana. No le sirvió de nada. El Borussia llegó una y otra vez, respondiendo a cada andanada de Vitolo, superando a los sevillistas en cada uno contra uno. Mucho fútbol pero poco gol. E inocencia de Xhaka en su expulsión. Adelante el campeón.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información