Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La crisis que atajó Pepe

Ancelotti y Casillas señalan que los problemas del Madrid nunca tuvieron un origen físico sino futbolístico

Casillas, durante el partido contra el Elche. Ampliar foto
Casillas, durante el partido contra el Elche. EFE

El Madrid recuperó sus constantes vitales en Elche. Al margen de las debilidades del rival, el equipo más goleado de Primera y el cuarto por la cola entre los goleadores, hubo una mejoría notable en el juego. La recuperación parece dar por superado el bache de enero y febrero, e invita a los protagonistas a reflexionar sobre las causas del apagón. ¿Fueron psicológicas? ¿Físicas? ¿Futbolísticas? Los dos principales responsables deportivos del vestuario, el capitán Iker Casillas y el entrenador Carlo Ancelotti, creen que en el origen de todos los malos partidos siempre hubo un problema en el juego, principalmente relacionado con la tensión defensiva.

“¡El bache fue de fútbol, no físico!”, zanjó Casillas al acabar el partido de Elche, sin ningún asomo de dudas, y desmintiendo de paso la más extendida de las tesis en el entorno del club. El portero se mostró cansado después de una semana de grandes tensiones culminada el domingo en un momento histórico. Casillas cumplió 500 partidos como madridista y se convirtió, con 328 victorias, en el jugador del Madrid con más triunfos oficiales en Liga. A muy poco de Zubizarreta, que ostenta el récord absoluto con 333.

El técnico cree que el equipo se cansaba porque no defendía bien, y no al revés

Ancelotti también cree que el Madrid dejó de jugar bien por motivos más relacionados con el juego que con los organismos de los jugadores. El técnico sostiene que cuando un equipo es sólido en defensa no se cansa. Y cuando el equipo examinado es el Madrid, compuesto por multitud de futbolistas que se sienten incómodos cuando corren sin balón, esta tendencia se acentúa. El entrenador siempre ha insistido en que es importante recuperar rápido la pelota para evitar la fatiga mental y física de hombres como Cristiano, Isco, Kroos, Benzema o Marcelo. Lo destacó a la plantilla tras la penosa victoria en Córdoba, en donde recriminó a sus jugadores la falta de agresividad en la pelea de las pelotas divididas.

El desorden del equipo después de las Navidades, multiplicado por las ausencias de Pepe, Ramos y James, tuvo efectos destructivos en la moral y en las piernas. Pero en el origen causal no hubo un problema físico sino futbolístico. La visión es muy italiana: todo pasa por defender bien.

“Hay un dato clarificador”, señaló Ancelotti, “después del partido contra el Atlético no hemos encajado goles. Hemos tenido la portería a cero. Esto significa que el equipo ha empezado a defender bien. Todos juntos. No hemos concedido muchas oportunidades ni muchos contragolpes. Contra el Schalke y contra el Elche esto se ha visto claramente. La defensa es el aspecto en el que hemos mejorado más”.

El regreso de Pepe al eje de la defensa, y quizá la incorporación de Lucas Silva en lugar del desvaído Khedira, han contribuido a apretar las líneas y a filtrar los ataques rivales hasta dejarlos en nada. El domingo en el estadio Martínez Valero el Elche se quedó seco. Remató cuatro veces en total. Ningún rival le había disparado menos al Madrid esta temporada. Tiró una sola vez a puerta. Fue un remate cruzado de Aaron que desvió Casillas con una gran estirada. “Había que aprovechar la oportunidad y lo hemos conseguido”, celebró el capitán. “Nos servirá para recuperar la calma y la autoestima que perdimos en estas dos semanas desde el 4-0 en el Calderón. Fue doloroso pero esto no es un enfrentamiento directo con el Atlético, es un torneo de regularidad”.

“Por fortuna o por desgracia”, se encogió de hombros Casillas, “en este club he visto muchos compañeros pitados. Mi labor es revertirlo, y ya está. Estos 500 partidos pesan lo suyo, pero son números redondos y bonitos. Y yo estoy contento y feliz por llegar a estas cifras y por formar parte de este club”.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información