Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Ya no hay ‘nueves’ como yo”

El exdelantero mexicano asegura que la selección azteca pierde credibilidad porque sigue existiendo la multipropiedad de equipos

Hugo Sánchez celebrando un gol con el Madrid, en el 90. Ampliar foto
Hugo Sánchez celebrando un gol con el Madrid, en el 90.

Hugo Sánchez (México DF, 56 años) siente como un mérito suyo la presencia de un jugador mexicano en cada uno de los equipos madrileños en que jugó: Chicharito en el Madrid, Raúl Jiménez en el Atlético y Aquino en el Rayo. "Eso demuestra la huella que dejé", presume. Hoy echa de menos el fútbol español mientras espera la oferta de algún banquillo. También añora el gol: "Era mi alimento".

Pregunta. ¿Cómo ve al Madrid y al Atlético?

Respuesta. El Madrid es muy compacto, muy compensado. Su juego es muy eficaz. Sale con mucha peligrosidad. En el centro del campo y arriba son muy rápidos y en esas líneas hay gran competencia. El Atlético está bien trabajado tácticamente. Se nota la mano de Simeone. Los equipos reflejan el carácter de los entrenadores.

P. ¿Se parecen a los equipos que usted conoció?

R. El que está más cambiado y tiene mayor potencial es el Atlético. El Madrid siempre ha tenido a los mejores del mundo, y ahora con más razón, con la libre circulación y los nacionalizados. El fútbol se ha globalizado. Antes éramos tres extranjeros que teníamos más presión. Se nos exigía que demostráramos por qué ocupábamos la plaza de un español.

P. ¿Usted pudo nacionalizarse español?

R. Nunca me lo solicitaron. Me elogiaron los seleccionadores españoles, que decían: "Qué pena que Hugo ya jugó con su selección". Estoy casado con una madrileña, mis hijas tienen la doble nacionalidad y no descarto por cariño nacionalizarme, pero no he hecho los trámites.

P. ¿Cómo ha cambiado el fútbol para un delantero?

R. Bastante. Delanteros centros natos, postes, cada vez hay menos. Hoy los delanteros tienen más movilidad. Hay pocos jugadores con cualidades para ser nueves. Ahora los nueves escasean porque los delanteros vienen desde atrás o de los lados. En el centro del área son pocos los que se quedan estáticos en la zona peligrosa. Por eso tienen problemas de adaptación a este cambio futbolístico Luis Suárez con el Barcelona, como le pasó a Ibrahimovic, y Diego Costa con España. Sufrieron tanto que tuvieron que modificar su juego y luego cambiar de equipo. Ni España ni Alemania, los últimos campeones del mundo, tenían un nueve claro. Ha habido un cambio por la escasez de puntas. Ya no hay nueves como yo. Se mantiene Drogba. Es de los pocos supervivientes de los nueves clásicos.

P. ¿Por qué no hay jugadores así?

R. Siempre los más cotizados en el mundo han sido los goleadores, los nueves, los especialistas. Eran los más caros. Hoy se han fabricado goleadores pero sin esas características. El ejemplo son Cristiano y Messi. Siempre arrancan de atrás o de los lados. Fernando Torres es un nueve moderno, con espacios, no es un jugador de área pura.

P. ¿Cristiano o Messi?

R. Me gusta su ambición, su profesionalismo, su dedicación. Yo era como ellos. Yo también tenía esa hambre. Como entrenador, ficharía al hijo de ambos.

P. ¿Cómo se explica la obsesión de un delantero por el gol?

R. Para mí el gol era mi alimento. Necesitaba comer, meter goles, para saciar mi necesidad. Era supervivencia. Necesitaba el gol para estar personalmente bien, estar contento. Si yo marcaba y ganábamos era el más feliz del mundo. Cuando no marcaba o perdía, yo era diferente. Mi estado de ánimo era otro. No estaba satisfecho. Era como no llenarte con una comida.

P. ¿Hay alguien capaz de marcar 38 goles al primer toque como hizo usted?

R. Eso sí lo veo difícil. Es un récord difícil de batir. Yo era un delantero centro nato. Remataba con todas las partes del cuerpo. Era un hombre de área que no salía de mi zona de seguridad.

P. ¿Sueña que marca goles?

R. Sueño muchas veces que estoy jugando. Y cuando me despierto, siento mucha desilusión. Cuando el Madrid me hizo el partido de homenaje contra el París Saint Germain, fue mejor que una película. Cuando me desperté al día siguiente, vi a mi esposa y le dije: "Cómo me hubiera gustado no haberme despertado de este lindo sueño".

Sánchez celebrando un gol en el 82 con el Atlético. ampliar foto
Sánchez celebrando un gol en el 82 con el Atlético.

P. ¿Y qué siente como entrenador en el banquillo?

R. Cuando uno disfruta a tope la adrenalina, el ambiente, es como jugador. Como entrenador tienes más responsabilidad que disfrute. Como jugador, los partidos que más me gustaban eran los más tensos. Como entrenador, estoy acostumbrado a la presión, a las decisiones difíciles. Eso me gusta.

P. ¿A qué entrenador de su carrera valora más?

R. El que más me influyó fue Luis Aragonés, por su carácter, su mentalidad y su estilo. John Toshack y Bora Milutinovic también. Antes de iniciar mi carrera de entrenador, viajé por el mundo para que grandes entrenadores me pasaran sus recetas de cocina. Lo hice con Aragonés, Toshack, Clemente, Camacho, Capello y hasta Johan Cruyff me recibió en su casa. Es agradable como estratega aprender de todos.

P. ¿Cómo ve a la selección de México?

R. No está a su mejor nivel. Llevamos años en que ha habido decisiones y gestiones directivas no acertadas, y eso ha perjudicado a la selección. En México sigue existiendo la multipropiedad de equipos, un mismo dueño tiene dos o tres clubes, y eso afecta a la credibilidad. La federación, el arbitraje, la liga, lo manejan los dueños de los equipos, que están influenciados por las grandes cadenas de televisión, Televisa y Televisión Azteca. Es un monopolio. Los futbolistas no son independientes, no hay una asociación que les defienda. Los árbitros no son tampoco independientes. El nivel de la selección está influido por eso. Casi quedamos fuera del Mundial de Brasil.

P. ¿Qué opina de la situación de Chicharito?

R. Me preocupa que no tenga continuidad. Ha sido útil en el Madrid para provocar una reacción de Benzema. Estaba un tanto cómodo en su puesto y la llegada de Chicharito le presionó para apretar el paso en la responsabilidad de marcar y crear goles. Ha funcionado esa presión.

P. ¿Entiende que un jugador, como Carlos Vela, renuncie a jugar con su selección?

R. Es un tema personal. Yo tampoco quise ir a la selección mexicana en su momento por las malas actitudes de un presidente de la federación. Yo tenía la personalidad y el carácter para afrontar esa situación. Carlos tuvo algo para tomar esa decisión y nadie lo sabe, solo él. Ahora ha vuelto y ha demostrado su talento.

P. ¿Un pronóstico para la Copa América?

R. Dirigí a México en 2007 y quedamos terceros. Es el lugar que nos corresponde, después de Brasil y de Argentina. Ahora Uruguay, Chile y Colombia hacen que sea difícil estar en ese puesto.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información