Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Marcelo, en defensa y en ataque

El lateral brasileño, en muy buena condición física, participa en todas las jugadas ofensivas y recorre el campo para recuperar balones ● “Está creciendo con el equipo”, dice Ancelotti

Marcelo se va de Aritz Ampliar foto
Marcelo se va de Aritz

Karim Benzema no fue el único jugador que recibió anoche los mimos del Bernabéu. Autor de un doblete, se retiró al banquillo con un abrazo de Carlo Ancelotti y escuchando al estadio entero corear su nombre. Marcelo no marcó ningún tanto. Pero participó en las jugadas de tres de los cuatro goles que marcó el Madrid y el público aplaudió su entrega. Fue cuando, en un intento de regate, perdió el balón y se pegó una carrera de 40 metros hacia atrás para recuperarlo. Lo logró.

Está creciendo a medida que crece el equipo. Empezó muy bien, tuvo un poco de bajón después de las Navidades, igual que el equipo. Pero ha mejorado rápidamente. Es muy rápido y yo tengo mucha confianza en él”, dijo Ancelotti después del partido subrayando la buena condición física de Marcelo, que ha tenido menos problemas que la temporada pasada (entre roturas musculares y golpes en la rodilla se perdió 15 partidos).

Marcelo fue el que más centró (5); dio 80 pases, siete menos que Isco y ocho más que Toni Kroos

Animador del vestuario –así lo define Gareth Bale- se está convirtiendo también en el cicerón del recién llegado Lucas Silva. Marcelo pocas veces se toma un respiro. Mientras que en el lateral derecho Carvajal y Arbeloa se turnan en función de la competición, el lateral izquierdo es cosa del brasileño (2.409 minutos, 1.559 sólo en Liga). Coentrão no da garantías. Entre el sinfín de lesiones musculares y la poca confianza de Ancelotti, el portugués sólo ha disputado 189 minutos en Liga este año (repartidos en seis encuentros); 627 en todas las competiciones. Contra el Espanyol jugó de titular para cubrir la baja de última hora de Marcelo –unas molestias en la espalda- y aguantó menos de una hora. Dejó al equipo con 10 por una expulsión en el minuto 52.

El brasileño, que llegó al Madrid en enero de 2006, tiene 26 años y ha adquirido cierta disciplina a la hora de defender. Cuando el equipo juega con cuatro volantes, como ayer, Marcelo se desata. Entre otras cosas porque tiene las espaldas más cubiertas. Por la banda izquierda, la suya y la de Isco, llegaron ayer los cuatro goles del equipo. Marcelo fue el que más centró junto a James (cinco) y dio 80 pases, siete menos que Isco y ocho más que Toni Kroos.

El público le aplaudió cuando, en un intento de regate, perdió el balón y se pegó una carrera de 40 metros para recuperarlo

El primero de esos centros, precedido de un regate, a los dos minutos y medio de partido, lo cabeceó James para empatar a uno. El segundo fue el que remató Benzema y permitió a Sergio Ramos coger el rechace y poner el 2-1. La jugada del tercer gol, la de la pared entre Bale y Benzema, también empieza con un pase de Marcelo al galés. Al final del partido, el lateral celebró la victoria del Madrid y reflexionó sobre el enésimo gol encajado en los primeros minutos. “Tenemos que hablarlo con el míster para solucionarlo porque ya van unos cuantos”, dijo.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información