Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La repentina oleada de fichajes del Madrid

El club blanco contrata a tres jugadores en un mes mientras la FIFA investiga sus traspasos de menores

Lucas Silva, ayer en el césped del Bernabéu Ampliar foto
Lucas Silva, ayer en el césped del Bernabéu

Lucas Silva ha sido el último en llegar. El centrocampista brasileño, de 21 años, fue presentado ayer en el Bernabéu. Es la quinta incorporación del Madrid —la segunda en el mercado de invierno— en los últimos seis meses. Hay una sexta en marcha: la del portero argentino Augusto Batalla (18 años). De los cinco fichajes del club blanco (Lucas Silva, Martin Odegaard, Marco Asensio, Mink Martin Peeters y Abner), Lucas Silva es el mayor y Asensio el único español. Peeters es holandés, tiene 16 años, llegó en verano de la cantera del Ajax y juega de mediapunta en el Juvenil A. Abner es brasileño, tiene 18 años y llegó en verano del Curitiba. Fijo en la selección brasileña sub-20, juega de lateral izquierdo en el Castilla. Asensio, de 18 años, sigue jugando en el Mallorca y lo hará hasta final de temporada. El Madrid anunció su fichaje en diciembre. Odegaard, 16 años, es la estrella noruega que el club blanco consiguió arrebatar a los grandes de Europa. Mediapunta, se entrenará con el primer equipo, pero jugará en el Castilla. Silva se unió ayer al primer equipo.

El Madrid, con una cantera de unos 300 jugadores, tiene unos cuarenta extranjeros y menores de edad.

Al Madrid parece haberle dado una fiebre por fichar. No se recuerda semejante oleada de fichajes jóvenes en el club blanco. La última vez que llegó una camada de chavales fue en enero de 2006 cuando se incorporaron al club Marcelo (que por entonces tenía 18 años), Higuaín (19) y Gago (20). En invierno, el Madrid solía traer jugadores para hacer frente a alguna lesión. Fue el caso de Lass, de Huntelaar y Adebayor.

Ancelotti, además, había asegurado hace tan solo una semana que no habría incorporaciones en el mercado de invierno. “Habíamos mirado lo de Lucas Silva en el caso de que Modric tardara en recuperarse, pero como evoluciona bien, nuestro fichaje de invierno será él”, dijo el técnico asegurando que al croata le quedan algo más de dos semanas de trabajo individual. ¿Qué ha cambiado para que lleguen de golpe Odegaard y Lucas Silva?, le volvieron a preguntar el viernes al entrenador. “Odegaard representa el futuro de este equipo. Era importante traerlo aquí”, contestó.

Dos de esos niños extranjeros y menores que han llegado a hacer una prueba en la cantera blanca son venezolanos. Uno de ellos se marchó a petición del Madrid porque no cumplía los requisitos

A Emilio Butragueño, director de relaciones institucionales del club, también le preguntaron ayer por qué era tan importante fichar a Lucas Silva en enero —en Brasil acababa de empezar la pretemporada con el Cruzeiro y lleva una semana de trabajo en las piernas— y no, por ejemplo, en verano. “Era una muy buena oportunidad. Nos va a ayudar mucho”, contestó. No quiso responder a preguntas sobre si habrá más fichajes de aquí al cierre del mercado —“por respeto a Lucas no voy a hablar de otras cuestiones que no tengan que ver con él”, argumentó— , pero sí hizo una excepción para hablar del expediente informativo abierto por la FIFA.

Según adelantó el Diario As, la FIFA ha solicitado información para averiguar si el Madrid ha cumplido con las normas del artículo 19 del reglamento sobre el Estatuto y la Transferencia de Jugadores. Este artículo prohíbe los traspasos de menores de 18 años salvo en circunstancias concretas: si los padres del jugador cambian su domicilio por razones no relacionadas con el fútbol; si el traspaso se efectúa dentro del territorio de la Unión Europea (UE) o del Espacio Económico Europeo (EEE) y el jugador tiene entre 16 y 18 años de edad; si el jugador vive en su hogar a una distancia menor de 50 kilómetros de la frontera nacional, y el club está también a la misma distancia. (de 50 km).

En cuatro al otro venezolano, la FIFA considera que no cumple y el Madrid sí y ha recurrido al TAS

Este periódico ha podido confirmar que, antes de Navidad, a los 22 clubes de la Comunidad de Madrid que tienen convenio con el club blanco se les ha pedido documentación. Lo han hecho la Federación Madrileña de Fútbol y la española a petición de la FIFA. Requirió información sobre los menores de edad extranjeros —no distingue entre comunitarios y no comunitarios, cualquier no español es considerado extranjero— cedidos al Madrid por sus clubes satélite y cualquier cesión de estos al Madrid. Es más, uno de los clubes que admite que se le ha solicitado información, se queja de que las condiciones para tramitar las fichas de menores extranjeros se han endurecido mucho.

El Madrid, con una cantera de unos 300 jugadores, tiene unos 40 extranjeros y menores de edad. Si la FIFA requiere documentación es muy probable que haya recibido alguna denuncia. “Estamos de acuerdo con la FIFA en este asunto; seguiremos colaborando con todo lo que nos solicite y estamos absolutamente tranquilos con el proceder del Real Madrid”, explicó Butragueño.

Dos de esos niños extranjeros y menores que han llegado a hacer una prueba en la cantera blanca son venezolanos. Uno de ellos se marchó a petición del Madrid porque no cumplía los requisitos del artículo 19. El otro sí, pero no según la FIFA. El Madrid tramitó el CTI (Certificado de Transferencia Internacional) porque los padres del chico son residentes en España. La FIFA contestó diciendo que, según ellos, no se cumplen los requisitos del visado. El Madrid espera todavía una respuesta del TAS, al que ha recurrido para poder inscribir al jugador.

A última hora de la noche, el club blanco difundió un comunicado oficial en su página web en el que explicaba su “particular diligencia en la transferencia e inscripción de jugadores extranjeros menores de edad” y detallaba, caso por caso, la circunstancia de los 51 jugadores a los que concierne el expediente informativo de la FIFA y la documentación requerida por dicho organismo. A “efectos aclaratorios”, el Madrid comunicaba además que ha dado traslado a FIFA de “todos los convenios de colaboración suscritos con clubes aficionados cuya única finalidad es evitar el abuso de su posición de superioridad mediante acuerdos equilibrados y justa compensación al club formador”.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información