Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los ultras del Standard de Lieja ‘decapitan’ a su exjugador Defour

"Rojo o muerte", rezaba la pancarta gigante contra el ahora centrocampista del Anderlecht, que fue expulsado durante el partido por lanzar el balón contra la grada de los radicales

Pancarta de los radicales del Standard Ampliar foto
Pancarta de los radicales del Standard

La Liga belga salió este domingo de su habitual asepsia para abrirse hueco en el apartado de los escándalos futbolísticos. El estadio Maurice Dufrasne de Lieja fue el escenario de un acontecimiento bochornoso durante la 23ª jornada de la Eerste Klasse. Antes de que empezara el encuentro entre el Standard y el Anderlecht, los radicales del equipo local recibieron a su exjugador Steven Defour con una gigantesca pancarta de unos 80 metros cuadrados en la que se podía leer el lema: "Rojo [colores del Standard] o muerte" y aparecía representada la imagen de un verdugo con un machete (que imitaba a Jason Voorhees, protagonista de la serie cinematográfica de terror Viernes 13) con la cabeza de Defour en la mano.

La pancarta de la decapitación, desplegada desde el segundo anfiteatro de uno de los fondos hasta la publicidad estática colocada detrás de la portería, protagonizó la salida de jugadores y fue el anticipo de un trato hostil de los ultras del Standard a Defour, que militó en el equipo de Lieja entre 2006 y 2011 antes de marcharse al Oporto en un controvertido traspaso.

El jugador, internacional belga de 26 años, fue incapaz de abstraerse del ambiente en su contra y estuvo desacertado y nervioso durante los poco más de 50 minutos que estuvo sobre el césped. En el minuto 53 del partido, cuando su equipo debía devolver un balón al Standard como gentileza después de que un jugador del equipo visitante fuera atendido sobre el césped, Defour lanzó un pelotazo a la grada en la que se concentraban los gritos contra él. La pelota impactó a un grupo de seguidores, el árbitro le mostró la segunda amarilla que le costó la expulsión y la tensión se multiplicó.

Los radicales de ambos equipos desataron su ira, lanzaron objetos desde las gradas, incluidas varias sillas y el colegiado se vio obligado a detener el partido durante algunos minutos. Defour se resistió a abandonar el campo en un principio y poco después se retiró aplaudiendo irónicamente a los espectadores. El choque se reanudó y el Standard aprovechó su superioridad numérica para encarrilar la victoria. A la hora de partido, Laurent Ciman adelantó al cuadro local y, a tres minutos del final, sentenciaron el choque con un gol del brasileño Igor de Camargo. El Anderlecht encajó su cuarta derrota de la temporada y es segundo a dos puntos del líder, mientras que el Standard está situado cuarto en la clasificación.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.