Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Si fuera posible, me vendría aquí a entrenarme”

Queralt Castellet, subcampeona del mundo en ‘halfpipe’, critica la falta de facilidades para su deporte en España

Queralt Castellet, este lunes, en el Consejo Superior de Deportes. Ampliar foto
Queralt Castellet, este lunes, en el Consejo Superior de Deportes.

A veces, el éxito, cuando todavía está reciente, puede dejar un gesto de desconcierto, un aire de sueño lúcido. Con una sonrisa involuntaria y una aparente falta de perspectiva para asimilar lo que acaba de conseguir, Queralt Castellet (Sabadell, 25 años) exhibió su medalla de plata en halfpipe, el primer metal español en unos Mundiales de snowboard. “Todavía tengo la cabeza en la competición”, reconocía, escoltada por Miguel Cardenal, presidente del Consejo Superior de Deportes, y May Peus, de la Federación de Deportes de Invierno.

En medio de esa ensoñación se dio una imagen reveladora. Castellet mirando a Castellet. La medallista, ensimismada, observando por primera vez en condiciones su actuación en el campeonato. Primero, la manga que le aseguró el podio y luego las otras dos, en las que se cayó cuando intentaba un backside 900. “Ahí no me invertí tanto como suelo hacerlo, porque sabía que el pipe estaba blando”.

Castellet ya estuvo a punto de darle un metal olímpico al snowboard español, pero el sueño se truncó, en Vancouver por una caída en un entrenamiento, y en Sochi, fallando cuando acariciaba el podio. “De alguna forma me he quitado la espina de Sochi. El truco que me hizo perder allí es el mismo que me ha dado la medalla”. Tras un tiempo entrenándose en Nueva Zelanda y en Estados Unidos, Queralt, que ya ha participado en cuatro Mundiales y tres citas olímpicas, se ha establecido en Laax, Suiza. Una vida itinerante en busca de un entorno donde exprimir sus cualidades. “Obviamente me siento un poco sola porque en España no hay mucha gente que practique esta disciplina”. La catalana lamentó que no haya facilidades para encontrar potencial. “Hacen falta instalaciones”, apuntó. “Si fuera posible me vendría a entrenarme aquí”.

Castellet, en la final de halfpipe, en Kreischberg. ampliar foto
Castellet, en la final de halfpipe, en Kreischberg. efe

España cuenta con 97 licencias de competición en snowboard. Solo en esquí alpino, por mencionar el deporte de nieve mayoritario, hay 2.199. Frente a la reclamación de Queralt, en la federación puntualizan que España cuenta con dos superpipes, el medio tubo con las dimensiones adecuadas para preparar las citas de élite.

De momento no parece ser suficiente para la gran figura del snowboard español, que este lunes ya volaba a Suiza para poner rumbo a Colorado, Estados Unidos, donde esperan los X-Games, su ambición más inmediata. A largo plazo, serán los mundiales de Sierra Nevada, en 2017, un enclave inmejorable para bañar en oro su histórica hazaña.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información