Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Sevilla agarra la cuarta plaza

Iborra y Coke disparan al cuadro de Emery, que derrota tras un buen segundo tiempo a un combativo Almería

Iborra celebra su gol al Almería con Banega. Ampliar foto
Iborra celebra su gol al Almería con Banega. AFP

Criticado por la afición, que no le perdona ni una, Emery acumula triunfo tras triunfo. El Sevilla es cuarto, le gana a los equipos a los que debe doblegar y presenta recursos excelentes para revertir el rumbo de los partidos. En puestos de Liga de Campeones después de siete victorias en los últimos ocho encuentros, el Sevilla lo pasó mal en Almería en el primer tiempo ante la fogosidad de su rival, pero mejoró una barbaridad en la segunda mitad para hacerse con el triunfo de manera solvente y justa. Fue el triunfo de jugadores sin demasiada estrella.

Son los casos de Iborra, que cuajó un partidazo coronado con un soberbio gol, y de Coke, al que Emery sacó de mediocentro. El lateral se movió con soltura y clase. Emery, como Guardiola, coloca a laterales derechos en el eje y el invento funciona. Se diluyó el efecto Jim en el Almería, un equipo muy recuperado, aunque le falta pegada para estar arriba. Le tocará sufrir, pero está en buenas manos. El Sevilla, sin hacer demasiado ruido, es cuarto y tiene un partido menos, el que debe jugar en febrero ante el Real Madrid.

ALMERÍA, 0-SEVILLA, 2

Almería: Julián; Fran Vélez, Dos Santos, Trujillo, Dubarbier; Verza, Thomas (Soriano, m. 63); Welligton (Espinosa, m. 73), Corona, Edgar (Teerasil, m. 81); y Hemed. No utilizados: Yeray; Mané, Antonio Marín y Azeez.

Sevilla: Beto; Aleix Vidal, Pareja (Coke, m. 46), Arribas, Fernando Navarro; Carriço, Iborra; Reyes, Banega, Vitolo (Deulofeu, m. 81); y Bacca (Gameiro, m. 75). No utilizados: Rico; Diogo, Denis Suárez y Aspas.

Goles: 0-1. M. 57. Iborra. 0-2. M. 63. Coke.

Árbitro: Prieto Iglesias. Amonestó a Aleix Vidal, Thomas y Pareja.

Juegos del Mediterráneo. 12.703 espectadores.

Ha mejorado bastante el Almería de la mano de Jim. Es un conjunto que a pesar de sus limitaciones es intenso, defiende bien y ocupa el campo con criterio. Con esos valores, mantuvo bajo control a un Sevilla que no se sintió casi nunca cómodo en una primera mitad bastante espesa. El equipo de Emery tenía en su mano alcanzar la cuarta plaza y su propuesta fue tímida. El Sevilla se dejó dominar, fue incapaz de tener el balón y en su funcionamiento se ofrecieron algunas señales de alarma. Es especial, la incapacidad de Banega para llevar el mando de su equipo en partidos de cierta intensidad o el mal momento de Vitolo. Si a eso se une que el doble pivote formado por Iborra y Carriço defiende más que ataca, el conjunto hispalense se encontró inmerso en un atasco descomunal. De ese embrollo no podía sacarlo Reyes, que está para un par de pinceladas, de gran calidad, pero sin continuidad en el juego.

El Almería, que tiene poco gol, fue más intenso y tuvo algún que otro acercamiento en ataque. Sin tirar dentro de los tres palos, Pareja se cruzó de maravilla ante Hemed y Beto se lanzó a un balón con mucho peligro de Corona.

Sin frescura, el Sevilla solo creó peligro en un pase de Reyes que Bacca introdujo en la portería de Julián. El delantero estaba en fuera de juego por muy poco, aunque es posible que el balón tocara en un defensa para habilitar al colombiano. No obstante, muy poco bagaje en ataque del Sevilla en una primera parte espesa, donde no pasó demasiados apuros, pero tampoco impuso los galones propios de un equipo que aspira a la cuarta plaza.

El panorama cambió en la segunda mitad. Después de unos inicios titubeantes, el Sevilla se impuso con claridad. Banega y Reyes encontraron más espacios al aflojarse la presión del Almería. Coke actuó de mediocentro con mucho oficio e Iborra encontró premio a su buen partido con un golazo. Golpeó el Sevilla con contundencia y se hizo con un encuentro que no le pintaba demasiado bien en la primera mitad. Marcó Coke, mediocentro con llegada, y el equipo de Emery disfrutó entonces de una placentera mañana en los Juegos del Mediterráneo.

Cuarto y vivo en todas las competiciones, con un entrenador al que le sale todo, el Sevilla parece dispuesto a dar mucha guerra. La misma que ofrecen futbolistas a los que les cuesta, caso de Banega o Reyes, pero que luego ofrecen pases de mucha calidad, como los que propiciaron los dos tantos del Sevilla. Y con Aspas, Denis Suárez, Deulofeu y Gameiro en el banquillo.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información