Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El orgullo del Elche frena al Villarreal

El equipo de Escribá iguala con pasión dos goles de desventaja y el buen hacer del conjunto amarillo (2-2)

Pelegrín frena un avance de Uche. Ampliar foto
Pelegrín frena un avance de Uche. AFP

Con orgullo e intensidad, el Elche, con lo justo de efectivos para competir como denuncia Fran Escribá, frenó a un Villarreal en racha y excelso que apenas transcurrido un cuarto de hora el conjunto de Marcelino contaba con dos goles de ventaja y grandes sensaciones con Vietto, Moi Gómez y Cheryshev rápidos y lúcidos. Con pasión y dos grandes goles de Jonathas y Víctor Rodríguez igualó un encuentro que se le iba con los tantos de Vietto y Uche.

Anunciaba Escribá en la previa que no valían excusas, que a pesar de que no llegan los necesarios refuerzos, de las numerosas bajas que obligaron al técnico valenciano a convocar a cuatro jugadores del filial, su equipo iba a competir. Y lo hizo ante un Villarreal con mejores protagonistas y al que le faltó equilibrio para asegurar una victoria que dejó escapar por su dejadez defensiva y por la valentía de un Elche que no se rindió en ningún momento.

No hubo especulación ni táctica alguna en la primera mitad. En ataque, estuvo en su línea el Villarreal, eficiente y brillante como acostumbra. Con todo perdido, con dos goles de desventaja, se desató el Elche y deshizo las costuras de la defensa amarilla, menos seria de lo habitual y a pesar del buen hacer de Asenjo, felino en varias intervenciones de mérito. El conjunto de Escribá le puso intensidad de inicio para contrarrestar la superioridad técnica del Villarreal que pronto le hizo saber al conjunto ilicitano que no sería una tarde fácil para iniciar la recuperación.

ELCHE, 2 - VILLARREAL, 2

Elche: Tytón; Damián, Lombán, Pelegrín, Cisma; Fayçal, Pasalic, Adrián; Rodrigues (Coro, m. 83), Víctor Rodríguez (Aarón, m. 77); y Jonathas. No utilizados: Pol; Enzo Roco, Cristian Herrera, Fragapane y Peral.

Villarreal: Asenjo; Mario, Gabriel, Víctor Ruiz, Jaume Costa; Moi Gómez, Trigueros (Jonathan dos Santos, m. 62), Bruno, Cheryshev; Uche (Giovani, m. 74) y Vietto. No utilizados: Juan Carlos; Rukavina, Dorado, Espinosa y Gerard Moreno.

Goles: 0-1. M. 12. Vietto. 0-2. M. 17. Uche. 1-2. M. 26. Jonathas. 2-2. M. 35. Víctor.

Árbitro: Clos Gómez. Amonestó a Víctor Ruiz, Pasalic, Jonathas, Pelegrín, Jaume Costa y Cisma.

Unos 25.000 espectadores en el Martínez Valero.

Antes del cuarto de hora, en la primera triangulación amarilla, con Cheryshev, Moi Gómez y Vietto de protagonistas, el Villarreal se puso en ventaja. Vietto empujaba a la red de cerca, al igual que sucedió con sus dos últimos goles conseguidos ante el Deportivo en la jornada anterior al parón. El delantero argentino ha caído en el equipo perfecto para crecer. Disfruta Vietto del trabajo de Uche, del dinamismo de Cheryshev y Moi Gómez, de la visión de Trigueros, de la templanza de Bruno, la brújula del equipo de Marcelino y del estado de forma de Asenjo, que con dos paradas de mérito frenaba las aspiraciones del Elche. No pudo evitar el portero palentino, sin embargo, el remate de Jonathas con su pierna derecha al ganarle la posición a Gabriel.

El gol de Jonathas metía al Elche en el partido. Anteriormente recibió el segundo gol del Villarreal tras una nueva serie de combinaciones, que culminó Uche tras disparo de Mario incorporado al ataque. Corría el minuto 17 y el Villarreal se creyó con todo hecho. Su superioridad era notoria. Renació el Elche con pasión. Frenó primero al Villarreal y logró equilibrar el marcador antes del descanso, con el gol de Jonathas y un posterior disparo de Víctor Rodríguez desde fuera del área que se coló en la portería de Asenjo tras tocar en el palo izquierdo.

A los 35 minutos comenzaba un partido nuevo, con las mismas señales trasmitidas por ambos equipo desde el inicio: tocando el Villarreal, acumulando hombres en ataque, trasmitiendo siempre que en cualquier momento podía volver a poner tierra de por medio. Hasta tres ocasiones calcadas, llegando por bandas, tuvo el conjunto de Marcelino antes del descanso al que se marchó más feliz el Elche por su remontada de pasión en un primer acto sin ataduras.

El respeto se apoderó de ambos conjuntos en la segunda mitad en la que el Elche cedió el balón al Villarreal y le cerró los espacios para lograr un empate que la afición del Elche celebró como una victoria de Escribá enfrentado a la directiva y que hace lo que puede con lo que tiene.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información