Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Redención en Vallecas

Mekhissi, atracción de la 50ª San Silvestre, quiere dejar atrás su imagen polémica

Mekhissi, este martes en Madrid. Ampliar foto
Mekhissi, este martes en Madrid.

La San Silvestre vallecana celebra sus bodas de oro con Mahiedine Mekhissi-Benabbad (Reims, 1985) como principal reclamo. El francés de origen argelino tiene un currículum rebosante de triunfos: dos medallas de plata olímpicas en 3.000 metros obstáculos, campeón europeo en esa distancia y en 1.500m, dos bronces mundiales… Sin embargo, es difícil no recordarlo corriendo descamisado los últimos metros de la carrera de obstáculos de los pasados Europeos de Zúrich y cruzando la meta ufano y prepotente con la zamarra francesa entre los dientes. La posterior reclamación española le privó del triunfo y otorgó un bronce a Ángel Mullera, desencadenando algunas escaramuzas dialécticas entre las delegaciones y malos modos en el podio. Hoy, Mekhissi pasará la Nochevieja corriendo en territorio comanche.

“Si fuera rencoroso no hubiese venido a Madrid. Es algo del pasado. Soy una persona positiva y me gusta mirar hacia adelante”, repite el francés como un mantra cada vez que se le pregunta por su polémica con los españoles en Zúrich. “Esos atletas no me han perjudicado directamente, solo se han aprovechado de un reglamento que considero inapropiado”, apunta cuando se le recuerda que coincidirá esta noche con alguno de sus competidores de aquella final europea, como Sebastián Martos, cuarto clasificado.

Si fuera rencoroso no hubiese venido”, dice sobre su conflicto con los atletas españoles

El fondista galo se muestra ligeramente airado cuando tiene que hablar de sus embrollos. “Quiero que hablen de mí por mis carreras, todo esto son tonterías”, subraya. Pero es difícil desmarcar su nombre de la palabra polémica. Al margen de su ya histórica llegada a meta en Zúrich, Mekhissi se ha peleado a puñetazo limpio con su compatriota Mehdi Baala en 2011 y ha protagonizado capítulos tan surrealistas como empujar a dos mascotas en dos campeonatos.

El amontonamiento de líos cubre en parte su brillante historial deportivo, cosa difícil porque sus logros son cuantiosos desde que irrumpiera en la final de 3.000m obstáculos de Pekín 2008. Con solo 23 años se metió entre los kenianos Kipruto y Kikemboi. Cuatro años después repitió la gesta, esta vez solo superado por Kemboi. El francés sabe que la prueba es territorio histórico de Kenia, pero ansía un triunfo mundial antes de retirarse: de no conseguirlo sería “una decepción”. El verano, en Pekín, tendrá una oportunidad en los Campeonatos del Mundo. “Quiero demostrar que los obstáculos no pertenecen en exclusiva a los kenianos. Busco hacer historia, marcar mi generación”.

Mekhissi salta el último obstáculo del 3.000 metros vallas con la camiseta entre sus dientes, en el Europeo de Zúrich del pasado verano. ampliar foto
Mekhissi salta el último obstáculo del 3.000 metros vallas con la camiseta entre sus dientes, en el Europeo de Zúrich del pasado verano. AS

Aunque Mekhissi no descarta intentar el salto al 5.000 en un futuro no muy lejano, los 10km de la San Silvestre son aún una distancia inhóspita para él. “Será la primera vez que disputo una carrera de 10.000 metros, pero para mí es descubrir nuevos objetivos, seguir progresando y conocer nuevos oponentes”, expone. Tampoco llega sobrado de preparación. Después de los Europeos se tomó dos meses de descanso y reanudó los entrenamientos en noviembre. “Va a ser un placer para mí correr en Madrid. Será una carrera festiva, sin presión. Habrá un buen ambiente con mucha gente”, comenta. El francés llega a final de año con 76 kilos de peso (mide 1,90m), cinco por encima de su peso de competición, según reconoció.

Aunque muchos ojos se posarán en Mekhissi, en la salida de la carrera internacional de la San Silvestre se reúnen unos 1.000 atletas. Para Roberto Aláiz (24 años), quinto en los pasados Europeos en los 5.000m, será su sexta participación en la carrera madrileña. “Me gusta muchísimo la prueba, y tengo cierta presión. He sido tercero los dos últimos años y la gente ya me exige que gane”, bromea. “No digo que sea como unos Europeos, pero también me pongo nervioso”.

La terna de favoritos se completa con nombres como el keniano Mike Kigen Kipruto o los españoles Manuel Olmedo y Antonio Abadía. En cuanto a la participación femenina destaca la presencia de la británica Gemma Steel, campeona europea de cross; la francesa Christelle Daunay, campeona de Europa de maratón, o la española Diana Martín, bronce en Zúrich en 3.000m obstáculos.

La salida tendrá lugar en los aledaños del Santiago Bernabéu a las 20.00. Antes habrán corrido los 39.000 participantes de la San Silvestre popular, que tomarán la salida desde las 17.30. El que no estará por primera vez en muchos años será Chema Martínez, que se despidió del atletismo en la edición anterior. El corredor madrileño fue el último ganador español en categoría masculina (2003). En la femenina Marta Domínguez venció en 2008.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información