El Benfica se lleva media liga en Oporto

Los de Lopetegui incapaces de contrarrestar la eficacia del actual campeón

Lima es felicitado por Samaris y Salvio tras marcar el primer gol al Porto.
Lima es felicitado por Samaris y Salvio tras marcar el primer gol al Porto.JOSE COELHO (EFE)

Uno ha quedado el primero de su grupo en la Champions; el otro, el último. Viéndoles sobre el campo parecía imposible que el que se ha paseado por Europa (de momento) fuera el Porto y y el Benfica, el eliminado. En la noche del domingo, en el campo de los dragones, el Benfica se llevó un cómodo triunfo (0-2), eso sí, la posesión del balón fue del Porto.

El duelo clásico de la liga portuguesa enfrentó al equipo más joven (Porto, 23 años de media) con el más viejo (Benfica, 28 años) y se notó en el campo. El Benfica es un equipo curtido, asentado, con la base del equipo igual a la que le hizo campeón, y un técnico que se las sabe todas. Tampoco tuvo que esfozarse mucho Jorge Jesús para maniatar a los chicos de Lopetegui: presión a la defensa y persecución por todo el campo a Brahimi. Con la perfecta ejecución de ambas estrategias, el Benfica  solo pasó por un apuro en los primeros 45 minutos, en una arrancada inicial de Tello, que se iría apagando poco a poco.

El balón era del Porto, pero sin sustancia. El equipo se veía obligado continuamente a jugar en largo, del portero a Jackson Martínez, sin que sus centrocampistas Oliver y Herrera pudieran imponer su método a los coreáceos Samaris y Enzo. El método era del Benfica, que le bastó una saque de banda para adelantarse en el marcador. Por contra, el Porto tuvo seis faltas al borde del área, todas ejecutadas desastrosamente.

Nada cambió en la segunda parte; la parsimonia del tiqui-taca del Porto, sin disparos a puertas ni jugadas finalizadas que dejaban a su público absolutamente frío; a estas alturas, Brahimi ya solo caracoleaba hacia atrás, en un impecable marcaje de Maxi. Solo Jackson Martínez era capaz de inquietar a la defensa visitante, pero demasiado solo para tanto hombre de rojo.

A los diez minutos, como sin esforzarse, el Benfica marcaba su segundo gol, tras un disparo de Talisca, que le revotó a Fabiano y remachó por segunda vez Lima.  Lopetegui reaccionó sacando a Quintero y Quaresma por  Herrera y Tello, respectivamente. A Quaresma (35 clásicos en su dilatada carrera) no le hace falta correr para jugar al fútbol; frota su pierna derecha el balón y salen maravillas; dos centros suyos obraron dos cabezazos de Jackson que se fueron a la madera, los únicos ramalazos de genio del Porto, que le sigue faltando algo para ser un conjunto temible, quizás garra, más cuajo, sin duda más alternativas que el pivote Jackson. Eliminado de la Copa, Lopetegui se dejó arrancar en su casa media liga y además dejar de ser el único invicto del campeonato. Se queda a seis puntos del Benfica, que no ganaba en Oporto desde 2006, y a la espera de que el sorteo europeo le sea beneficioso.

Resultados: Setúbal, 0; Boavista, 1. Paços Ferreira, 2; Arouca, 1. Gil Vicente, 1; Académica, 1. Penafiel, 2; Nacional, 1. Belenenses, 0; Braga, 1. Guimaraes, 0; Río Ave, 0. Sporting, 1; Moreirense, 1. Porto, 0; Benfica, 2. Marítimo, 0; Estoril, 0.

Clasificación: Benfica, 34; Porto y Guimaraes, 28; Braga, 25; Sporting, 24; Paços Ferreira, 22; Belenenses, 21; Río Ave, 19; Moreirense, 17; Marítimo, 16; Estoril, 15; Boavista, 13; Nacional, 12; Setúbal, 11; Penafiel, 10; Académica y Arouca, 9; Gil Vicente, 6.

 

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción