La constante evolución del Atlético

Ante el Elche sumó su tercer partido sin tarjetas e incrementó el volumen de posesión y pases

Mandzukic trata de alcanzar el balón
Mandzukic trata de alcanzar el balónFITO GONZALEZ (AS)

El Atlético salió del Martínez Valero con los tres puntos y la sensación de haber encontrado algo en su manera de ser que desconocía. Lo reconoció el propio Simeone en la rueda de prensa. “Me pone contento que se vea que somos un equipo que toca la pelota, que sabe qué hacer con ella”, dijo el argentino. Aludía el técnico rojiblanco a la nueva imagen que transmite su equipo sobre el campo. Del exceso de revoluciones que le llevaba a bordear el reglamento coleccionando las quejas de sus rivales, ha pasado a ser capaz de completar un encuentro sin amonestaciones con una frecuencia mayor que hace un año. Ante el Elche sumó su tercer partido libre de tarjetas en 14 jornadas, misma circunstancia que ante el Espanyol y el Córdoba. Sin haberse alcanzado todavía el ecuador de la Liga, ya ha igualado la misma cifra de partidos limpio que el curso pasado entero.

Los rojiblancos realizaron ante el Elche 525 pases, una cifra muy por encima de la media que acumula esta temporada (423)

En esta faceta tiene mucho que ver el enfoque menos contragolpeador que ha planificado Simeone. Con Tiago, Gabi y Koke en el centro del campo, el Atlético ha adaptado su juego a las características de una plantilla diferente. “Cambiamos 10 jugadores y seguimos siendo competitivos”, suele decir a menudo Simeone para regodearse de la actitud ganadora de su equipo.

La presencia en ataque de Raúl García en lugar de Griezmann ha fortalecido esa línea de seguridad que delimita el centro del campo. Con cerca de un 60% de la posesión del balón (58,2%), el Atlético realizó ante el Elche 525 pases, una cifra muy por encima de la media que acumula esta temporada (423). La fluidez en el intercambio del balón es el principal apartado que sostiene la variación de su estilo.

El volumen de tiempo que mantiene el balón de su parte también se ha incrementado: del 48,8% del curso pasado al 51,68% actual. Si hay una faceta que se mantiene es la que hace referencia a los goles de cabeza (15) aunque ante el Elche demostró que no todos los saques de esquina deben tener por objetivo conectar con la cabeza de algún jugador. La maniobra que dio lugar al tanto de Giménez y que llevaron a cabo Siqueira, Koke y Arda hizo valer esa alternativa.

“Tratamos de que los jugadores de segunda línea lleguen y de que Mandzukic tenga más ocasiones para definir”, añadió Simeone refiriéndose al nuevo libreto con el que trabaja. El encaje del croata en el juego ofensivo del equipo ha sido el principal rompecabezas del entrenador del Atlético. Analizadas sus características, la compañía de Raúl García en ataque ha sido la herramienta seleccionada por Simeone para sustituir la velocidad que le ofrecía Diego Costa y de la que tanto se benefició su equipo para conseguir el título de Liga.

En la radiografía de los rojiblancos se ven ahora dos esqueletos. Ambos son la consecuencia de una evolución que no se detiene.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

GORKA PÉREZ

Es redactor de la sección de Economía y está especializado en temas laborales. Ha desarrollado la mayor parte de su carrera en EL PAÍS. Antes trabajó en Cadena Ser. Es licenciado en Periodismo por la Universidad del País Vasco y Máster en Información Económica de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS