Apagón en el Palacio

El Madrid pierde ante el Unics (75-85), su primera derrota en casa en la Euroliga desde marzo de 2013 Fisher y Jerrells desmontan a un equipo inconsistente en el juego y perdido en la rotación

Sergio Rodríguez tira a canasta ante Langford.
Sergio Rodríguez tira a canasta ante Langford.JuanJo Martín (EFE)

No perdía el Madrid un partido de la Euroliga en el Palacio de los Deportes desde el 21 de marzo de 2013 (73-74 ante el Panathinaikos). No perdió ninguno el curso pasado y sólo sumaba tres derrotas en casa en Europa desde la llegada de Laso al banquillo madridista en 2011. El Unics Kazán rompió con 616 días y 21 partidos de imbatibilidad gracias a un sobresaliente partido de D’or Fisher (25 puntos, 8 rebotes, 2 asistencias y cinco tapones) y Curtis Jerrells (23 puntos, 8 rebotes y 5 asistencias), protagonistas absolutos del 75-85 final. “Ha fallado todo. No hemos defendido y no hemos movido bien el balón en ataque. Hay que aprender y seguir trabajando”, resumió Llull tras el segundo tropiezo de los blancos en lo que va de temporada, el segundo en el escenario continental. Un patinazo que obliga a los blancos a aplazar su clasificación para el top-16 y refrenda las dudas de un equipo en construcción.

R. Madrid, 75-Unics Kazán, 85

Real Madrid: Llull (8); Carroll (4), Nocioni (11), Ayón (10) y Boroussis (5) -cinco inicial- Sergio Rodríguez (12), Reyes (8), Maciulis (6), Rivers (3), Mejri (4) y Slaughter (4).

Unics Kazán: Zisis (8), Langford (14), White (11), Fischer (25) y Kaimakoglu (2) -cinco inicial-; Jerrells (23), Bykov (2), Sanikidze(-), Antipov (-) y Gubanov (-).

Parciales: 22-23, 24-19, 15-26 y 14-17.

Árbitro: Viator (FRA), Chiari (ITA) y Vojinovic (SRB).Sin eliminados.

Palacio de los Deportes: 8.249 espectadores.

Se apagó el subcampeón en un horripilante segundo tiempo en el que los blancos tan sólo anotaron 29 puntos en 20 minutos. El Unics de Pashutin, que había firmado un 1 de 10 en triples en los dos primeros cuartos, encendió a lo grande el interruptor del 6,75 hasta el 8 de 21 final. El conjunto ruso triunfó gracias al talento individual de sus jugadores franquicia y su fluido reparto de egos en la pista (24 asistencias). El Madrid se enredó de nuevo en una rotación insensible a los momentos de partido en la que se nubló Sergio Rodríguez, en la que parecía iba a ser su noche, y se trompicaron los pívots, incapaces de encontrar continuidad.

La inspiración de D’or Fisher y el desatino propio empantanaron la noche para el Madrid. Mientras la torre del Unics anotaba 12 puntos sin fallo y capturaba tres rebotes en los primeros minutos ante un destemplado Bourosis, los blancos lucían un pobre 2 de 7 en tiros de dos en su expediente (12-21, m. 7). “Vamos a jugar de dentro a fuera. Hay que bloquear para que Fisher tenga que ayudar y ganemos ventajas”, pedía Laso en el primer repaso a la lección. No funcionó Nocioni en el puesto de tres y El Chapu fue el primero en desfilar camino del banquillo. El técnico madridista desmontó su quinteto antes de lo habitual y, con la agitación, desenredó el nudo en un santiamén. Fisher perdió su efervescencia, Rivers y Maciulis mejoraron las prestaciones defensivas y Sergio Rodríguez confirmó que se había citado con las musas. Una asistencia del Chacho mirando al tendido cerró el primer cuarto y certificó la influencia del base sobre los biorritmos del partido (22-23, m. 10). El Madrid comenzó a carburar en ataque y a crecer en la pintura. Mejri y, sobre todo Felipe Reyes, impulsaron a los suyos hasta un 15-3 de parcial que dejó sonado al Unics (27-24, m. 12). En otro prodigioso ejercicio de efectividad, el capitán madridista aportó siete puntos, cuatro rebotes y un robo en poco más de ocho minutos.

Con los primeros contragolpes los blancos comenzaron a divertirse. Un tapón de Mejri a Jerrells, una carrera del Chacho, con pase por la espalda y asistencia incluidos, y un mate de Maciulis fueron el preludio del primer intento de demarraje de los locales (46-35, m. 18). No estaba fino Langford y no encontraba el Unics el libro de instrucciones del partido. “Tenemos que retomar el juego colectivo y solidario del primer cuarto y parar a Sergio Rodríguez”, anunciaba Pashutin entre su lista de prioridades para la segunda parte. Lo primero lo entendieron sus jugadores a la perfección con Jerrells como estilete, lo segundo se lo ahorró Laso. El técnico sentó al Chacho en el tercer acto y el Madrid volvió al atolladero y ya no supo escapar. Fisher recuperó el pulso y la faena con brillantez y acierto desde la bombilla, Jerrells solucionó a lo grande el problema de los triples (10 puntos en el tercer cuarto; 4 de 4 en triples de su equipo) y White engrasó el engranaje de los suyos. El parcial del tercer acto (15-26) confirmó la desconexión del Madrid, que tras un mate de Fisher se quedó contra las cuerdas (58-68, m. 30). Un triple del Chacho en su vuelta a la pista capeó el temporal. Pero el Unics estaba lanzado y los blancos perdidos en la ansiedad que da la inconsistencia. De nada valió la defensa en zona. En la ida en Kazán supieron resolver el partido en la cornisa (75-76), esta vez no hubo remontada.

El Unicaja cae sobre la bocina y el Baskonia arrolla a Olympiacos

El Unicaja de Málaga dejó escapar la clasificación matemática para el 'Top 16' de la Euroliga después de caer este jueves (79-78) ante el ALBA Berlín en la séptima jornada de la Fase Regular, un encuentro que los de Joan Plaza perdieron en un mal último cuarto y con una canasta en el último suspiro de Redding.

En Vitoria, el Laboral Kutxa derrotó con mucha comodidad al Olympiacos griego (89-70) para apurar sus opciones de clasificación en el torneo. Thomas Heurtel, con 18 puntos, lideró una abultada victoria que supone el tercer encuentro ganado por los vitorianos en la máxima competición europea. El Laboral Kutxa se sitúa así con un balance negativo de partidos (3-4), ocupando las últimas plazas del grupo D y a la espera de concretar los billetes definitivos para el 'Top 16', pues el hasta hoy invicto Olympiacos había asegurado con anterioridad su acceso a la siguiente ronda.

Sobre la firma

Faustino Sáez

Es redactor de deportes del diario EL PAÍS, especializado en baloncesto. Además del seguimiento de ACB y Euroliga, ha cubierto in situ Copas, Final Four, Europeos y Mundiales con las selecciones masculina y femenina. Es licenciado en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid y ha desarrollado toda su carrera en EL PAÍS.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS