Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Contra las lesiones, imaginación

Con nueve bajas, Guardiola recurre a cinco delanteros y el Bayern golea al Hoffenheim (4-0)

Pep Guardiola, en un momento del partido ante el Hoffenheim. Ampliar foto
Pep Guardiola, en un momento del partido ante el Hoffenheim. AP

El martes, durante un partidito de entrenamiento seis contra seis, a Philipe Lahm, capitán del Bayern de Múnich, se le torció el tobillo derecho. “No tenía a nadie a dos metros y se escuchó un crujido”, cuentan en el equipo. “¡Se ha roto!”, exclamó de inmediato Xabi Alonso. Unas horas después, al hombre que levantó la última Copa del Mundo en Maracaná y no se lesionaba nunca —desde el 2006 no sufría dolencia mínimamente grave— se le vio llegar, caminando con ayuda de muletas, a la clínica del doctor Hans-Wilhelm Muller-Wohlfahrt —el responsable médico del Bayern de Múnich no pisa la ciudad deportiva, despacha en su consulta—, y, una hora después, se confirmó que estará tres meses fuera de de los terrenos de juego.

Confirmada la lesión, a Pep Guardiola le buscaron sus colaboradores y a todos dio idéntica respuesta a su angustia: desde su despacho en Sabener Strasse, en la ciudad deportiva del conjunto bávaro, el de Santpedor ni se inmutó. “Algo haremos”, dijo Guardiola, que rechazó fichar en el mercado de invierno. “No hay excusas”, dijo a los jugadores y, luego, ante la prensa aseguró: “Es una lástima para él y para el equipo. Cuando juega Lahm, sé qué espero de él, pero si juega Rode (fichado este año del Eintracht) también, y eso es una ventaja. Es mi segundo año y conozco mejor a los jugadores”.

Este sábado, Rode fue titular y cerró la goleada del Bayern ante el Hoffenheim en el regreso de Schweinsteiger a los campos de juego. El volante no disputaba un minuto de competición desde la final del Mundial de Brasil por culpa del tendón rotuliano y colaboró en la exhibición de un equipo que salió al campo con cinco delanteros y arrasó. Contra la plaga de lesiones, imaginación y valentía. En eso se tradujo el “algo haremos” de Pep al conocer el martes que el capitán estaba roto.

A Guardiola le sobran razones para desesperarse porque desde que comenzó el curso, lo más fácil de encontrar en la página web del Bayern es un parte médico. Además de Schweinsteiger, que volvió con problemas en el tendón rotuliano tras jugar siete partidos en 20 días, Badstuber sufrió una lesión muscular en el muslo, Javi Martínez se rompió los ligamentos cruzados de la rodilla derecha, Hojbjerg tuvo problemas musculares, Thiago, cuando estaba a punto de reaparecer, se rompió de nuevo los ligamentos de la rodilla derecha, Alaba se partió el menisco de la rodilla derecha jugando contra la Roma, Pizarro está de baja por una rotura en el bíceps femoral, Reina se rompió el gemelo izquierdo, y Sharke, el tercer portero, el tobillo.

“Nunca había visto algo así”, reconoce el delantero Ribéry. “Son lesiones incontrolables, unas musculares, otras traumáticas”, dice el técnico del Bayern, que si bien no mantiene una buena relación con los servicios médicos, asume que es difícil luchar contra según qué cuestiones.

“No nos preocupa tanto en la Bundesliga”, cuentan los colaboradores de Guardiola. El Bayern es el líder y este sábado aumentó su ventaja a siete puntos respecto al segundo, el Wolfsburgo. “Si no”, añaden, “a cuántos recuperaremos para los octavos de Champions”. “Algo haremos”, responde Guardiola dispuesto como este sábado a ser imaginativo y valiente, llegado el caso.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información