Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Me gustaría el mismo compromiso en la selección que en el equipo”

Sergio Ramos critica las ausencias de Costa y Cesc Fàbregas en la convocatoria de La Roja

Ramos, en rueda de prensa en Las Rozas. Ampliar foto
Ramos, en rueda de prensa en Las Rozas. AS

Sergio Ramos, segundo capitán de la selección española, insinuó que entre los jugadores de ‘La Roja’ se extiende la sospecha de que Diego Costa no sufre la lesión que dice sufrir. “Se puede decir que es pubis, otra cosa es que lo tengas o no”, declaró Ramos este miércoles. El Chelsea informó a la federación de que el goleador sufre una lesión de pubis que le impide ir convocado con España. Sin embargo, jugó todo el partido del sábado contra el Liverpool.

Muchas veces de las molestias que decimos a lo que tenemos hay un mundo"

“De lo que decimos a lo que tenemos hay un mundo”, prosiguió Ramos, durante una entrevista en Radio Marca. “Desde tu club pueden mandar una información u otra y creértela o no. Me gustaría que los jugadores tengan ese compromiso con la selección igual que lo tienen con su club. Yo no soy nadie. Soy un jugador más pero hay que transmitir ese compromiso y esa ilusión a todos los que vengan nuevos porque ese compromiso y esa ilusión forman parte del éxito”.

hay que transmitir  compromiso e ilusión. Pague tu club o la selección".

José Mourinho ha introducido un clima de suspicacia en el vestuario y en el entorno de la selección española. El mánager del Chelsea lleva meses culpando al seleccionador, Vicente del Bosque, de descuidar el estado físico de sus futbolistas españoles, Diego Costa y Cesc Fábregas. Ahora que Costa y Cesc se han caído de la convocatoria alegando problemas físicos se extiende el rumor de que los futbolistas han optado por renunciar a su presencia con España para ahorrarse problemas en su club. Las dudas no afectan tanto a Cesc, que vino a Madrid para pasar una revisión con los médicos de la federación, que le diagnosticaron una lesión muscular. Las sospechas de dimisión apuntan a Costa. El Chelsea informa que sufre una pubalgia. Pero este fin de semana jugó todo el partido de Premier contra el Liverpool.

“Como capitán”, prosiguió Ramos, “soy el menos indicado para hablar porque son temas delicados. Tengo mi opinión y obviamente no la voy a dar en este momento. Pero aun así son acuerdos que llegan entre el entrenador y los jugadores. Yo puedo responder por mí. Yo cuando me llamaron vine, me hice una resonancia, una prueba, no estaba para jugar porque tenía una roturita en el sóleo, y me volví para casa. Hay veces que he tenido molestias, he venido y he jugado. Pero creo que eso va en el ADN de cada futbolista y en la forma de ser. Son acuerdos. Son conversaciones entre el técnico y los jugadores, y aquí el jefe de cocina es Vicente del Bosque y es él el que debe mandar una cosa u otra y llegar a acuerdos con los jugadores”.

“Esta situación puede crear alguna duda”, señaló Ramos, que se mostró extrañado ante el silencio de Cesc y Costa frente a las insinuaciones públicas de que se borran. “No de cara a los compañeros sino sobre todo de cara a la afición”, explicó. “De hecho se abrieron los debates por temas como éstos. Pero eso va en uno. Yo no lo hubiese permitido porque hubiese salido a hablar o lo hubiese aclarado un poco para que el tema no cogiera una dimensión mayor y que la gente realmente supiera el problema. Y si no vengo es por esto. ¿Qué menos que dejarlo claro para que la gente no especule ni pueda inventar cosas que no son reales?”.

El sevillano admitió que en una selección nacional es más complicado establecer reglas de convivencia que en un club. “Es difícil”, dijo, “porque no es un equipo, es una selección, no vienes diariamente. Y marcar unas normas, estipularlas, es complicado. Siempre hay que tener un poco de flexibilidad y de tacto a la hora de manejar esas informaciones. Si no salen a la luz es lo mejor, porque si no pueden provocar alguna especulación en la gente y los compañeros”.

Después de cinco años de triunfos continuados, Ramos admitió que la afición y los jugadores corren el riesgo de perder el sentido de la realidad. “Hemos vivido en una burbuja de éxito y de gloria donde a la gente no se le pasaba por la cabeza perder”, reflexionó. “La realidad es que somos un equipo de fútbol y en el fútbol se puede perder porque es un juego”.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información