Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Alarma en el Bayern, marejada en el City y goles por aplastamiento

La lesión de Alaba, el patinazo inglés y el récord realizador de Luiz Adriano, 'pichichi' de la Liga de Campeones con nueve dianas, marcan una velada vibrante en el continente

Pellegrini, durante el partido entre el City y el CSKA. Ampliar foto
Pellegrini, durante el partido entre el City y el CSKA. EFE

Un registro histórico, la tremenda pegada de un estilete brasileño, tres billetes para los octavos y otras tantas caídas sin remedio en la fase de grupos. También un grave contratiempo. Lejos de la planicie, la continuación de la cuarta jornada de la Liga de Campeones transcurrió entre aristas y un carrusel de emociones. Messi, Luiz Adriano, la lesión de Alaba, los pases del Bayern, PSG y Oporto, la eliminación fulminante del Athletic y la proximidad del City al abismo salpimentaron una noche vibrante.

Luiz Adriano, goles por aplastamiento.

Luiz Adriano, a la derecha, durante el partido contra el BATE. ampliar foto
Luiz Adriano, a la derecha, durante el partido contra el BATE. AFP

El Shakhtar resuelve sus partidos como un volcán en erupción. Cuando entra en combustión, sus futbolistas pasan por encima del rival como una espesa capa de magma incandescente. Que se lo preguntan si no a los del BATE, que en su doble careo con los ucranianos ha encajado nada menos que 12 goles. Ocho de ellos llevan la firma de Luiz Adriano. El brasileño (27 años), criado en la escuela del Internacional, es ya el máximo artillero del torneo con nueve dianas, cuatro más que Benzema y cinco que Messi, Brahimi y Jackson. Si hace unas semanas firmó un repóker (una cifra que hasta entonces solo ostentaba Messi), anoche volvió a sacar el mazo y a golear por aplastamiento. Con su último triplete llama con fuerza a ser el 9 de Brasil.

Alarma Alaba.

Alaba se lamenta durante el partido entre el Bayern y el Roma. ampliar foto
Alaba se lamenta durante el partido entre el Bayern y el Roma. REUTERS

Amante de los futbolistas polivalentes, Guardiola se ha topado de golpe y porrazo con un gran inconveniente. Alaba, el austriaco de larga zancada y que flexibiliza el sistema del técnico de Santpedor como pocos –en el Bayern ha llegado a actuar de lateral, interior, mediocentro y extremo–, sufrió una grave lesión de ligamentos que puede mantenerle dos meses en el dique seco. "Es un jugador total. Con él, el entrenador tiene la opción de varias posiciones en el terreno. Perdemos un gran hombre y un jugador de nivel superior, va a ser difícil", lamentó el preparador. Alaba es veloz, punzante y asistente. Un jugador básico en el engranaje bávaro.

Marejada en el Manchester City.

Agüero y Zabaleta protestan al árbitro Tasos Sidiropoulos. ampliar foto
Agüero y Zabaleta protestan al árbitro Tasos Sidiropoulos. REUTERS

Pese a levantar el cetro de la Premier y la Copa de la Liga en su primer curso en Inglaterra, las dudas se ciernen sobre Manuel Pellegrini. El técnico chileno, contratado por Ferrán Soriano y Txiki Begiristain para dotar de un sello distinguido al equipo, no ha arrancado con buen pie esta segunda temporada. Tras quedar apeado de la Capital One Cup a las primeras de cambio, sigue la estela del Chelsea como puede en la Liga –es tercero, a seis puntos de los blues– y se ha asomado al precipicio en Europa. Pese a los millones invertidos, al City se le atraganta sobremanera la competición continental –solo ha superado una única vez la fase de grupos en sus tres primeras participaciones–. Y este año no parece una excepción. Ayer cayó en casa frente al CSKA y terminó desquiciado, con nueve jugadores. Ahora se la tendrá que jugar en las dos últimas citas contra el Bayern y el Roma. Difícil empresa.

Bayern, PSG y Oporto, por la vía rápida

Jackson Martínez, tras marcar contra el Athletic. ampliar foto
Jackson Martínez, tras marcar contra el Athletic. AS

Junto al Madrid y el Dortmund, si hay un equipo rotundo hasta el momento ese es el Bayern. Señalado como uno de los grandes aspirantes al título, los de Guardiola contabilizan sus duelos por triunfos y sus actuaciones por goles. 11 suman ya –solo le supera el Borussia, con 13– y uno solo les ha marcado –en este apartado iguala al cuadro de Jürgen Klopp, otro cerrojo–. Anoche, sin alardes, despachó al Roma en el Allianz y aseguró su presencia en los octavos. También lo hicieron el PSG y el Oporto. Los parisinos derribaron al Hapoel con un flashazo de Cavani –anotó el gol de la victoria a los 57 segundos– y confirmaron que en el Parque de los Príncipes, en su casa, son una roca: no conocen la derrota en 31 partidos continentales consecutivos. Y eso que aún no cuentan con Ibrahimovic, lesionado desde hace siete semanas. El Oporto de Julen Lopetegui se presenta en la siguiente ronda como otro coco. Apoyado en el buen hacer de Brahimi y los goles de Jackson, solo Shakhtar, en la segunda jornada, fue capaz de pararle los pies.

Ajax: un modelo contra el sistema

Messi se marcha de varios defensores del Ajax. ampliar foto
Messi se marcha de varios defensores del Ajax. AP

En medio de estos tiempos, en los que el fútbol y muchos clubes han perdido el norte, el Ajax se mantiene fiel a una filosofía formativa que también le ha perjudicado. Otrora un coloso –tiene cuatro Copas de Europa en sus vitrinas– e ideólogo de muchas de las teorías que refundaron el juego moderno, su concepto romántico le ha pasado factura. Su escuela, De Toekomst, sigue produciendo un diamante tras otro, pero esa productividad no tiene reflejo en Europa. Su pujanza en Holanda no admite discusión –ha levantado los últimos cuatro títulos–, pero su derrota frente al Barça volvió a dejarle en la cuneta; una vez más. El Apoel y el Athletic son los otros dos equipos apeados.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información