Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bumgarner impone su ley

El ‘pitcher’ de los Giants se erige en la gran figura de las Series Mundiales de béisbol

Madison Bumgarner realiza un lanzamiento en el quinto partido.
Madison Bumgarner realiza un lanzamiento en el quinto partido. AP

Leyenda a los 25 años, Madison Bumgarner escribió en el quinto partido de las Series Mundiales de béisbol la página más brillante de su aún breve trayectoria. El pitcher de los San Francisco Giants lanzó las nueve entradas sin permitir una sola carrera de los Kansas City Royals, una hazaña que no sucedía en la ronda final de los playoffs desde que Josh Beckett anulara a los New York Yankees en 2003. De las 31 veces que los bateadores de Kansas se midieron a él, solo en cuatro ocasiones alcanzaron base. Los Giants vencieron 5-0 y en la serie están a un solo triunfo (3-2) de ganar su tercer título en cinco años, algo que podrían conseguir hoy.

No sorprende que la primera palabra que saliera de los labios de Bumgarner de bebé fuera ball (pelota) . Este hijo de granjeros de Carolina del Norte es el mejor lanzador de la historia de las Series Mundiales: su promedio de carreras encajadas es inferior al de mitos como Babe Ruth, Sandy Koufax o Mariano Rivera.

Se considera que un pitcher titular ha cumplido cuando lanza seis entradas y permite un máximo de dos carreras. Bumgarner tan solo ha permitido una en las 31 entradas que ha completado en la ronda decisiva entre 2010, 2012 y este año.

Bumgarner es un apellido común en Hickory, su lugar de nacimiento. Por eso la ciudad es también conocida como Bumtown. Madison creció en una casa de madera construida por su padre, Kevin, que ni siquiera jugó al béisbol en el instituto. No fue óbice para la precocidad de hijo, que con cuatro años ya jugaba en una liga con niños que le doblaban en edad, recordaba su padre en una reciente entrevista. Sus padres se divorciaron cuando él estaba en el instituto, pero pactaron la custodia para no interrumpir la proyección de su hijo. Con apenas 18 años fue elegido en la décima posición del draft por los Giants.

Pese a que batea o juega al golf con la mano derecha, Bumgarner lanza la pelota con la izquierda, algo que en principio le perjudica al enfrentarse a los bateadores diestros. Cuando llega octubre, el mes de la postemporada, poco importa quién sujete el bate. Clayton Kershaw, el pitcher de Los Angeles Dodgers, los máximos rivales de los Giants, es infalibe en temporada regular. Ha sido nombrado mejor lanzador de la Liga Nacional en 2011 y en 2013 y es previsible que también lo sea este año. Sin embargo, Kershaw, el pitcher mejor pagado de la historia, ha fracasado estrepitosamente en octubre. Bumgarner, lejos de sus imponentes números en temporada regular, brilla con luz propia en las grandes noches. “Nos quita la presión a todos”, explicaba su compañero Brandon Crawford tras el partido.

Resumen del quinto partido entre Giants y Royals

Los Giants no eran favoritos para llevarse el título. Consiguieron el último billete para los playoffs y tuvieron que jugar la primera ronda, que se disputa a partido único, en Pittsburgh, un entorno muy hostil. No para Bumgarner. Como el domingo, lanzó el partido completo en esa noche y los Giants ganaron 8-0. Lo celebró en el vestuario bebiéndose cuatro botes de cerveza a la vez. A Bumgarner solo le falta descorchar el champán.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.