Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sin rastro de Super Mario

Balotelli, relevo de Suárez, está muy lejos de cubrir el vacío del uruguayo

Balotelli, entrenándose en Anfield. Ampliar foto
Balotelli, entrenándose en Anfield.

En las tiendas oficiales del Liverpool, donde se vende todo lo imaginable de uno de los clubes más fetichistas del planeta, está bien visible una camiseta que llama la atención. A la espalda se lee Super Mario. Es la de Balotelli, que no tuvo rubor para la inscripción. Ocurre que, por ahora, en el campo nadie conoce a ningún Super Mario, tan solo merodea un jugador que deambula, tan errático como perezoso, y que puede llegar a sacar de quicio a una de las hinchadas más leales y pacientes que existen.

El italiano llegó como relevo de Luis Suárez, pero de momento solo ha dejado huellas en su camiseta y en una larga secuencia de primeros planos que le retratan como un jugador con más arrogancia que fútbol. Ha marcado un gol, en Champions, y en la Premier está seco. Toda una rémora para un equipo que el curso pasado estuvo a un dedo de ganar la Premier tras haber anotado 101 goles. De ellos, 31 fueron de Luis Suárez y 21 de Sturridge, ausente ante el Madrid por la enésima lesión. El internacional inglés solo ha anotado en la primera jornada del campeonato, lo mismo que Lallana, que llegó para colaborar con Balotelli a mitigar la ausencia del hoy jugador del Barça. El Liverpool, frágil en defensa — "Rodgers [en referencia al técnico de los reds], si no cambias, Cristiano nos arrollará", titulaba el lunes un diario local—, tampoco ha logrado fluir en ataque y solo lleva 13 tantos, ni la mitad que el Madrid, menos incluso que los que ya ha celebrado Cristiano Ronaldo.

El boquete dejado por Luis Suárez no ha tenido remedio, pese a la alta inversión del club. Su apuesta principal fue Balotelli, un tiro al aire. Hasta la fecha, ni Super ni Mario. Con el Real Madrid en la cartelera, Anfield espera a los dos. Con él nunca se sabe, lo mismo la rompe cualquier día. Aptitudes tiene; la actitud está por ver.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información