Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Simeone: “Más allá de ser adorado, el público puede opinar”

El técnico del Atlético resta importancia a los pitos del Calderón durante el último partido: "Las reacciones espontáneas son muy buenas, porque obviamente te piden más y te exigen más"

Simeone, durante la rueda de prensa. Ampliar foto
Simeone, durante la rueda de prensa. EFE

El eco de los silbidos que escuchó Diego Pablo Simeone en el Vicente Calderón por sentar a Griezmann y dejar al mexicano Raúl Jiménez durante el duelo contra el Celta se han prolongado más de lo esperado. Quizá no esperaba el técnico esa reacción del público, ni tampoco, por lo que expresó, su asesor de prensa, que en las redes sociales dejó constancia el lunes de que no compartía los pitos hacia su jefe.

Simeone, relajado, trató de rebajar la trascendencia de lo sucedido desde el discurso de un hombre de fútbol. “Me sorprende”, expresó con rotundidad, “que hablen de una expresión natural de una gente que adora a su equipo y al entrenador que tiene. Es totalmente respetable cualquier expresión. Nosotros estamos para pensar lo que le puede venir mejor al equipo; después sé que en el fútbol a veces hay cosas que se aceptan y otras que no”.

En ese cambio de la primera discordia entre la afición y el técnico, se dio que Simeone sustituía al mejor jugador del partido (Griezmann) y dejaba en el campo al que la mayoría de la grada prefería que fuera reemplazado (Raúl Jiménez). “Más allá de ser adorado por la gente, es normal que se pueda opinar de cualquier decisión que tenga”, abundó Simeone.

Es totalmente respetable cualquier expresión"

El Cholo ha digerido los silbidos desde un acto espontáneo irreprochable. Hombre de sentimientos e impulsivo, a veces, para la toma de decisiones, dijo valorar esa reacción por considerarla auténtica desde la espontaneidad que tuvo: “La gente puede opinar de lo que siente, fue un acto espontáneo y para mí son los más importantes y los valoro”.

Preguntado por si esos silbidos pueden tener una lectura positiva, Simeone dijo: “Para mí, todo lo bueno que hicimos el año pasado fue valorado, respetado y sumamente vivido desde la alegría. Este año empieza y miramos en consecuencia de lo que hacemos y, como vivo el presente, para mí las reacciones espontáneas son muy buenas, porque obviamente te piden más y te exigen más. Después se puede compartir o no, pero son aceptables”.

El Atlético juega mañana en Almería y en el aire está la facilidad con la que el equipo encaja goles. En los dos últimos partidos ha perdido esa esas señas de identidad que le hacían un equipo muy complicado de superar en el juego y en el marcador. "Hay situaciones que mejorar desde lo colectivo, más allá de que pueden arrancar de un error individual. Si el equipo está fuerte puede solucionar y corregir los fallos individuales, y luego, está claro que, a menos goles te hagan más posibilidades de ganar tienes”, zanjó el preparador.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información