Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Santander

“Los coches de ahora ya no impresionan”

Ocho años después de pisar el paddock por última vez, el expiloto de Williams y McLaren habla de la Fórmula 1

Juan Pablo Montoya, en agosto en Fontana, California. Ampliar foto
Juan Pablo Montoya, en agosto en Fontana, California. AFP

Antes de reaparecer en Monza hace 15 días, Juan Pablo Montoya (Bogotá, 38 años) llevaba ocho años sin pisar el paddock del Mundial de fórmula 1, y por eso el colombiano fue uno de los tipos más perseguidos. Después de su paso por Williams y por McLaren, de acumular siete victorias y de meterse en algún que otro lío, Montoya se cansó y decidió irse a correr a Estados Unidos, primero a la Nascar y luego a la Indy, donde aún compite. Pasa el tiempo pero él sigue igual, tanto en el aspecto físico —aunque sería difícil meterle en un monoplaza— como en su forma de hablar, sin rodeos.

Pregunta. ¿Ha encontrado esto muy cambiado?

Respuesta. No pisaba este paddock desde Indianápolis 2006. Ha sido divertido poder saludar a viejos amigos y mecánicos que no veía en mucho tiempo.

P. ¿Y cómo le han recibido en sus antiguas escuderías?

R. Vi a Frank [Williams] y a Ron [Dennis]. A pesar de lo que pudiera pensar la gente siempre me llevé bien con ellos.

P. ¿Qué le parece la F-1 de hoy en día?

R. Pues no me interesa demasiado, la verdad. Estoy en Estados Unidos, centrado en la Indy, que allí funciona muy bien porque los coches son todos muy parecidos y eso hace que las carreras sean muy reñidas.

P. ¿Y el bache por el que pasa McLaren?

R. Todo son ciclos. Los hay buenos y también los hay malos, pero todo el mundo pasa por ahí tarde o temprano. No es la primera vez que McLaren sufre una mala época, pero creo que están en el buen camino para recuperarse.

Hamilton, ‘pole’ por 7 milésimas

Lewis Hamilton arrancará el primero hoy en Singapur (14.00, Antena 3, Movistar TV y TV3) después de adjudicarse una de las cronometradas más apretadas de la temporada, imponiéndose en el último resuello a Nico Rosberg, su compañero en Mercedes, por un irrisorio margen de siete milésimas. El tercero más rápido fue Ricciardo, que compartirá la segunda fila con Vettel, mientras que Fernando Alonso saldrá el quinto.

Se trata de la sexta pole de la temporada para el británico y la segunda consecutiva tras la que logró en Monza hace 15 días. Si el doblete en la parrilla de la marca de la estrella —el séptimo en este 2014— podía ser previsible, mucho menos lo era la igualdad que se dio entre los equipos más potentes. Entre Hamilton y el noveno clasificado de la última criba (Magnussen) sólo hubo una diferencia de medio segundo. "Los demás han dado un paso adelante y eso es una gran sorpresa. Me ha chocado ver que los Ferrari son competitivos a una vuelta, además de los Williams y los Red Bull", reconoció Hamilton.

P. ¿Qué opina de que los coches de hoy permitan debutar en la F-1 a chavales de 17 años como ocurrirá el año que viene con Verstappen?

R. Con toda la tecnología que hay actualmente, un chaval joven lo tiene mucho más fácil para llegar a la F-1 debido a las ayudas que recibe. Antes de subirse al coche por primera vez ha hecho muchísimos kilómetros en el simulador.

P. ¿Qué hubiera pasado si alguien tan joven hubiese querido debutar hace 10 años?

R. Aquellos coches eran mucho más rápidos, o sea que tardaría mucho más en aprender. Ahora, la diferencia entre un monoplaza de F-1 y uno de GP2 está entorno a cuatro o cinco segundos por vuelta, y en según qué circuitos incluso mucho menos. Ya no impresionan. Los coches con los que yo corría eran 12 segundos más rápidos que un GP2. Antes necesitabas mucha más experiencia. En Estados Unidos esto se nota mucho. Los jóvenes corren en los óvalos y la gente piensa que allí todo se basa en ser duro. Pero no es así. Siguen por ese camino hasta que se dan un golpe, entonces piensan: "¡La madre!". En los óvalos los hay que se la van a dar y los hay que ya se la dieron. No hay nadie que no se la de.

P. ¿Cómo le vendería a un europeo la gracia que tiene correr en un óvalo?

R. Los óvalos son muy complicados porque tienen dos curvas muy rápidas, con fuerzas de 4,5G, y podemos ir unos pegados a los otros, aguantándonos. Y si el neumático comienza a desgastarse te ves obligado a levantar el pie, tienes que aprender los tempos para poder seguir a los que van más rápido. Es muy técnico, mucho más de lo que cree la gente.

P. ¿Por eso le costó tanto adaptarse a Kimi Raikkonen?

R. Es que no es nada fácil. En cambio, a mí me pasó al revés, siempre me fue mejor allí que aquí. Yo gané más carreras en los óvalos que en los circuitos.

P. ¿Qué puede aprender de ello la F-1?

R. Una de las cosas buenas del deporte en Estados Unidos es que se tiene en cuenta al público. Nosotros hacemos sesiones de autógrafos en cada carrera. Para los pilotos no es lo más divertido del mundo pero nos toca pasar por ello. Allí, los pilotos no están tan sobreprotegidos como aquí. La gente tiene mucho más acceso a ellos independientemente del equipo en el que corran.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información