Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Paciencia con Raúl Jiménez”

Simeone, a quien la grada cuestionó la sustitución de Griezmann, defiende al delantero mexicano

Pablo Hernández marca el primer gol del Celta ante Moyá y Godín. Ampliar foto
Pablo Hernández marca el primer gol del Celta ante Moyá y Godín. EFE

Atlético y Celta depararon uno de esos partidos vertiginosos que hacen chispear multitud de sucesos. En la hierba proliferaron los remates, sobre todo del Atlético, las paradas salvadoras de Sergio y grandes gestos técnicos por pate de los futbolistas y uno y otro bando. Si en el piso se sumaban todos los ingredientes que generan el placer de observar el juego en todas sus dimensiones, en la grada también se dieron acontecimientos reseñables. Uno fue la pitada que se llevó Raúl Jiménez cuando fue cambiado, también hubo aplausos, y la disconformidad que mostraron algunos seguidores rojiblancos con Simeone cuando se giraron al lugar que ocupaba en el palco para cuestionar el cambio de Griezmann.

El menudo zurdo conquistó al personal con sus escurridizas maniobras, tanto que hasta provocó por primera vez el cuestionamiento de una decisión del técnico, al que la grada considera un símbolo y el gran artífice de los últimos éxitos. “No tengo que justificar nada, tengo que comentar que veía que en el área había muchas pelotas aéreas y Raúl García y Jiménez tienen mejor juego aéreo que Griezmann”, explicó El Cholo. En su decisión también tuvo una vertiente táctica ligada al equilibrio. Pensó que con Griezmann, su equipo, lanzado al ataque con todo, se exponía más a los contragolpes del Celta. “Era la mejor manera para jugármela a ganar el partido y no a perderlo. Le doy mucho valor a lo que hicimos en ataque y a estar bien atrás para que no nos contragolpeen, porque el rival también juega”, razonó.

Estamos convencidos de que vamos por el camino correcto

Godín

Sobre el otro punto de desencuentro de la grada con el equipo, focalizado en la figura de Raúl Jiménez, Simeone, como ya hizo en su día con Falcao, optó por la defensa incondicional: “Raúl Jiménez me gustó, aguantó muy bien de espaldas y tuvo situaciones de gol”.

La protección de Simeone para con sus futbolistas cuestionados es innegociable. “Espero que la gente empiece a valorarlo. Le falta anotar, es un chico que me gusta y que nos va a dar bastante. Ojalá la gente tenga la paciencia que seguro voy a tener yo con él”. Simeone achacó los goles encajados a jugadas aisladas. Una de ellas, la del sorprendente tanto de Pablo Hernández. “Metí el tacón e igual que fue a puerta pudo ir a la grada”, contó satisfecho el autor del tanto más alocado de lo que va de Liga.

Si Pablo Hernández era un hombre feliz por ese tanto, los jugadores del Atlético se lamentaban de las ocasiones perdidas. Godín, que volvió a marcar de cabeza, expresó: “Estamos convencidos de que el camino es el correcto, buscamos por todos los medios ganar el partido y generamos ocasiones suficientes que no pudimos concretar. Estamos muy fuertes, pero hay que dar un plus más por parte de todos”, reconoció el central uruguayo.

Gabi, en declaraciones a GolT nada más terminar el partido estaba decepcionado por el resultado, pero satisfecho por el esfuerzo general realizado. “Creo que el equipo ha tenido ocasiones de sobra para llevarse el partido cómodamente. Creo que nos ha faltado el último remate arriba. Hay que seguir trabajando. Nos vamos jodidos porque en casa no se pueden escapar puntos”.

Respecto a la manera de jugar del Celta y cuestionado sobre si los de Berizzo se habían llevado más puntos de los merecidos, Gabi dijo: “Cada uno juega los partidos como cree que tiene que jugar y hay que reconocerles el punto que han conseguido”.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información