Douglas enfrenta a la junta del Barça

Una parte de la directiva trató de frenar el fichaje del lateral brasileño avalado por Zubizarreta

Douglas Pereira dos Santos (Brasil, 1990) será presentado mañana como nuevo jugador del Barcelona. El hasta ayer lateral derecho del São Paulo será el octavo refuerzo que llega este verano para fortalecer el proyecto de Luis Enrique, tras las contrataciones de Bravo, Ter Stegen, Vermaelen, Mathieu, Rakitic, Luis Suárez y el retorno de Rafinha. Tras el acuerdo alcanzado por el director general del club, Antoni Rossich, el director del área de fútbol, Raúl Sanllehí y el empleado brasileño André Cury, el Barcelona pagará a la entidad paulista cuatro millones de euros más uno y medio en función de variables. Parte de los derechos del lateral pertenecen a la empresa Traffic, en la que trabajó Cury, y que durante el mandato de Joan Laporta fue motivo de especulaciones con motivo de los fichajes de Henrique y Keirrison, que nunca llegaron a debutar en un partido oficial con el primer equipo azulgrana.

Por barato, y porque los directivos no tienen más referencia que el aval de Zubizarreta y su equipo de trabajo, el fichaje generó sospechas entre parte de la junta y abrió un agrio debate durante la última reunión de la junta. En ella, varios directivos presionaron a Josep Maria Bartomeu, el presidente, para que frenara la contratación del futbolista, al que en los despachos del área deportiva llevan más de dos años siguiendo. Durante la reunión se instó a Bartomeu a frenar su contratación. “No debe ser muy bueno si no ha debutado con Brasil”, fue uno de los argumentos utilizado por alguno de los directivos.

Bartomeu defendió los informes del área técnica, que remiten a “un buen jugador”, típico lateral de la escuela brasileña, sólido en defensa y de largo recorrido. “Estoy muy contento, no tengo palabras. No defraudaré”, afirmó el futbolista en una entrevista publicada ayer en la página web de Mundo Deportivo. En ella, Douglas expresa su deseo de “jugar bien, ganarme el respeto de los compañeros y del entrenador”, y se define como “una persona muy honesta, trabajadora y con muchas ganas de vencer, no sólo en el campo sino también fuera, con la familia”.

Con Douglas, que firmará contrato por cinco temporadas siempre que hoy supere la revisión médica, serán 24 los jugadores que debe manejar Luis Enrique. El asturiano manifestó su deseo de tener una plantilla corta, pero la sanción impuesta por la FIFA al Barcelona (por incumplir en reiteradas veces el reglamento de transferencia de jugadores menores de edad) ha obligado al club a fichar a otro lateral derecho, que viene a sumarse a Alves y Montoya. El Barcelona, que lleva una inversión de 157 millones de euros, no da por cerrado el mercado.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS