Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pierden los dos campeones del mundo

“Carlsen ha perdido el control de sí mismo”, comentaban varios grandes maestros en la sala

Es algo rarísimo en ajedrez, y más aún cuando ambos son claramente superiores a los demás. El noruego Magnus Carlsen y la china Yifán Hou han caído el mismo día, ante el alemán Arkadi Naiditsch y la rusa Kateryna Lagno, respectivamente, en la 7ª ronda de las 11 previstas en la Olimpiada de Ajedrez que 177 países disputan en Tromso (Noruega). España lucha por acabar entre los diez primeros, tanto en la competición absoluta como en la femenina.

“Carlsen ha perdido el control de sí mismo”, comentaban varios grandes maestros en la sala de prensa para explicar la primera derrota del número uno en su Olimpiada. Muchos periodistas noruegos han tenido que sumergirse en el ajedrez –en un país donde no era nada popular hasta que un adolescente prodigioso llamado Magnus causó la explosión- ante la enorme demanda de información. Ciertamente, ayer tenían motivos para confiar en la victoria de su compatriota, en posición claramente ventajosa y enfocado por las cámaras desde diversos ángulos durante toda la partida, pero el campeón del mundo arriesgó en exceso y encajó su tercer tropiezo de este año en partidas lentas (en junio ganó los Campeonatos del Mundo de rápidas y semirrápidas). Su defensa del título contra el indio Viswanathan Anand está programada para noviembre en Sochi (Rusia), pero Carlsen no ha firmado aún el contrato y todo indica que desea retrasarla hasta el primer semestre de 2015.

La derrota de Yifán Hou, que ya es la segunda mujer más fuerte de la historia tras la húngara Judit Polgar (única que ha estado entre los diez primeros del mundo), se produce en circunstancias polémicas porque su rival no habría podido jugar la Olimpiada si el reglamento se aplica a rajatabla. Lagno, de origen ucranio, ha cambiado de nacionalidad en pleno conflicto entre Rusia y Ucrania, y como este país no facilitó la transición burocrática, la Federación Rusa no pudo inscribirla en la Olimpiada antes de la fecha límite el 1 de junio. Los organizadores noruegos se pusieron muy duros y pretendían dejar a Rusia –ganadora del oro en las dos últimas ediciones- fuera de la competición femenina. El presidente de la Federación Internacional de Ajedrez (FIDE), Kirsán Iliumyínov, ruso, adoptó una posición de igual dureza, aludiendo a un artículo que le permite inscribir fuera de plazo en casos excepcionales. Los noruegos finalmente cedieron después de que la Federación Rusa amenazara con llevarlos a juicio.

La clasificación absoluta (llamada así porque hay seis equipos que alinean a una mujer) está encabezada por Azerbaiyán con 13 puntos, seguida de China, República Checa (que ha dado una gran sorpresa al tumbar a Rusia por 3-1), Rumanía y Bulgaria. En la femenina mandan las rusas con 14 puntos, seguidas de China, Polonia y Hungría con 12. Los dos equipos españoles tienen 10 puntos tras sendas victorias sobre Suecia y Suiza. Mientras tanto, la guerra electoral entre el citado Iliumyínov y Gari Kaspárov ante las elecciones del lunes ha llegado al máximo grado de tensión. “Es la campaña más sucia que hemos visto nunca”, coinciden muchos periodistas especializados.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.