Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Real se aprovecha de la inocencia del Aberdeen

El conjunto donostiarra jugará la Liga Europa tras vencer en Escocia en un partido de ida y vuelta

Pawlett se lleva el balón frente a dos jugadores de la Real
Pawlett se lleva el balón frente a dos jugadores de la Real AP

No jugó bien, pero tampoco le hizo falta. La Real Sociedad sigue adelante en la Liga Europa tras apear al Aberdeen, uno de esos equipos entregados que tanto abundan en Escocia, gracias a un final de partido de ida y vuelta en el que se impuso la superioridad técnica del conjunto donostiarra

Sin embargo, el aviso para los de Arrasate es evidente. Un equipo sin más argumento que el entusiasmo resultó un rival nada accesible para una Real que se desinfló con el paso del tiempo, dejando al descubierto que se trata de un conjunto aseado con el balón, pero con tendencia al desorden cuando carece de él.

ABERDEEN, 2 - R. SOCIEDAD, 3

Aberdeen: Langfield; Logan, Anderson, Reynold, Considine (Low, min.72), Jack; Flood, McGinn, Hayes, Pawlett (Rooney, min.65); Goodwillie (Tylor, min.82).

Real Sociedad: Zubikarai; Zaldua, Elustondo, Iñigo Martínez, De la Bella; Markel, Rubén Pardo, Zurutuza (Granero, min.43); Xabi Prieto, Chory Castro (Canales, min.64) y Finnbogason (Agirretxe, min.58).

Goles: 0-1. M.28. Xabi Prieto. 1-1.M.44.Pawlett. 2-1. M.56. Reynolds. 2-2. M.86. Xabi Prieto, de penalti. 2-3. M.90. Markel Bergara.

Árbitro: Eitan Shemeulevitch (ISR). Amonestó a Hayes, Logan, Low, Pardo

Estadio de Pittodrie, unos 22.000 espectadores.

Y eso que fue muy superior la Real en la primera mitad, gracias al buen hacer de jugadores como Pardo o Zurutuza. Repitió el once de la ida Arrasate entregando de nuevo el mando del equipo al medio riojano, bien cubierto por Bergara unos metros por detrás. El Aberdeen intentó contrarrestar su inferioridad técnica a base de pases cortos, sin grandes alardes, pero con la precisión suficiente como para poner en apuros a la defensa de la Real utilizando la potencia de sus laterales. Logan asomó con frecuencia por la banda derecha, aunque sus centros terminaron casi siempre en las manos de Zubikarai, poco exigido por alto. Las mejores oportunidades para la Real antes del descanso llegaron gracias a dos errores de la defensa escocesa. Pero los remates de Prieto y Finnbogason no encontraron portería.

 El capitán de la Real, sin embargo, se adelantó a su marcador a la salida de un córner y envió de cabeza el balón a la red. El gol supuso un mazazo para las esperanzas del Aberdeen, a quien le hacían falta cuatro goles para dar la vuelta a la eliminatoria. Sin embargo, siguió persiguiendo el balón con el mismo entusiasmo. Fruto del cual llegó el tanto del empate de Pawlett, que aprovechó un rechace de Zubikarai para empatar el partido. Elevó su agresividad el conjunto escocés en la segunda mitad, llegando a provocar las quejas de los jugadores de la Real. A Zurutuza, que abandonó el partido antes del gol del empate por unas molestias tras una entrada, se le unió minutos después Finnbogason. El islandés no tuvo grandes ocasiones de gol, pero sus movimientos entre los centrales escoceses facilitaron la llegada de jugadores de segunda línea. Cuando el partido parecía más estancado, de nuevo una llegada del Aberdeen por la banda izquierda terminó con un cabezazo de Reynolds que esta vez se adelantó a Zubikarai y envió el balón al fondo de la portería donostiarra.

Quiso recuperar el balón Arrasate y metió a Canales en el centro del campo. El cántabro dispuso de varias ocasiones para marcar, pero sus disparos desde fuera y dentro del área no resultaron acertados. El empate llegó gracias a una internada por de De la Bella por la banda izquierda. Logan derribó al lateral realista y Xabi Prieto se encargó de transformar el penalti. Parecía que el marcador no volvería a moverse, pero en el tiempo añadido Bergara cabeceó a la red un gran centro de Canales. La Real conocerá su siguiente rival en la siguiente fase previa de la Liga Europa el mañana (13.00).

 

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.