Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

EE UU se queda cojo

Paul George se parte la pierna derecha y se suma a las bajas para el Mundial de baloncesto

Paul George deja la pista en camilla. Ampliar foto
Paul George deja la pista en camilla. EFE

Paul George, alero de los Pacers de Indiana, se rompió la pierna derecha mientras disputaba con la selección de Estados Unidos en un amistoso preparatorio para el Mundial de baloncesto, que se disputará en España del 30 de agosto al 14 de septiembre.

La pierna del jugador de los Pacers chocó contra la base de la canasta cuando intentaba frenar una entrada de James Harden, jugador de los Rockets de Houston —el encuentro enfrentaba a los estadounidenses entre sí—. De inmediato, se escuchó un chasquido. Los compañeros de George se cubrieron el rostro con las manos, impresionados por la escena, el encuentro fue cancelado en ese mismo instante y el jugador dejó la pista en camilla.

A los 24 años, George apuntaba a titular con EEUU tras protagonizar una brillante temporada, en la que promedió casi 22 puntos y 7 rebotes para llevar a Indiana hasta la final de la Conferencia Este, donde se inclinó ante los Heat de Miami. El jugador acaba de renovar con los Pacers por cinco años y 90 millones de dólares (más de 67 millones de euros). Su lesión abre viejas heridas entre la FIBA y los equipos de la NBA, de siempre reacios a ceder a sus jugadores para las competiciones internacionales.

“Este es un golpe muy duro. Es la primera vez que nos ocurre algo así”, dijo Jerry Colangelo, director de la Federación estadounidense de baloncesto. “Es una situación difícil para la organización, para nuestros entrenadores y para nuestros jugadores, un momento muy emotivo”, añadió el ejecutivo, consciente de que la baja de George se une a las recientes de Kevin Love y Blake Griffin, y a las previas de LaMarcus Aldridge, Dwight Howard, Chris Bosh, Chris Paul, Russell Westbrook, Kawhi Leonard, LeBron James, Kobe Bryant y Carmelo Anthony, que por distintos motivos tampoco competirán este verano en España para defender el título que Estados Unidos conquistó en 2010. “Vamos a dejar que pase el tiempo antes de analizar la plantilla. En estos momentos, eso parece algo muy poco importante en el gran esquema de las cosas. Necesitamos dar un paso atrás y no tomar decisiones durante un tiempo".

“Todo está parado y debería estarlo”, añadió Mike Krzyzewski, el seleccionador estadounidense, sobre los posibles cambios en el equipo nacional de cara al Mundial. “Sería muy inapropiado que habláramos de cualquier otra cosa que no sea de esta lesión tan seria. Les pedimos a los jugadores que se relajaran y no se preocuparan por volver a jugar, que se centraran en Paul”, siguió Coach K, como se conoce popularmente al seleccionador. “En momentos así es cuando una hermandad, o una familia, muestra su corazón y profundidad, y siento que eso es lo que demostraron nuestros jugadores cuando vieron la lesión”.

Fuera de la cancha, donde se sucedieron las muestras de dolor y espanto de los jugadores durante los 15 minutos en los que George fue tratado sobre la pista, también hubo reacciones.

“Que Dios te bendiga, mi hermano. Estoy dolido, rezando por ti. Rezando por la paz. Rezando por que Dios te cure de una forma sobrenatural”, escribió en Twitter Kevin Durant, que esperaba formar pareja exterior con el lesionado. “Acabo de aterrizar y recibir un mensaje sobre Paul George”, abundó LeBron James; “me revolvió inmediatamente el estómago. Rezo por que tengas una rápida recuperación (…) No quería creer la noticia. ¡Te necesito ahí fuera hermano! #malditasea #jovenrey”.

Por su parte, el propio Paul George escribió un mensaje en su cuenta de Twitter. “Gracias a todos por el cariño y el apoyo. Estaré bien y volverá mejor que nunca. Os quiero a todos”, indicó George, que espera al resultado de las pruebas médicas y la operación a las que ha sido sometido para saber el periodo de baja al que se enfrenta.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información