BALONCESTO | LIGA ENDESA

Nocioni y los arcanos de la casa blanca

El Madrid anuncia la contratación del argentino por dos años mientras mantiene las incógnitas sobre su proyecto Faltan por llegar los ayudantes de un Laso debilitado y al menos tres fichajes

Mirotic y Nocioni pelean por un rebote en un partido de la temporada pasada
Mirotic y Nocioni pelean por un rebote en un partido de la temporada pasadaADRIAN RUIZ DE HIERRO / EFE

Un mes después de cerrar el curso con una dolorosa derrota en el Palau que selló el desdichado final de una temporada memorable, el Madrid movió su primera ficha oficializando la lustrosa contratación del argentino Andrés Nocioni, de 34 años y 2,03m, que llega procedente del Baskonia y firma por dos años.

El conjunto blanco ficha versatilidad, experiencia y liderazgo a cambio de una compensación de 200.000 euros para el conjunto vitoriano, que incluyó al jugador en el derecho de tanteo. Nocioni, que la pasada temporada promedió 14,8 puntos y 4,7 rebotes en la Liga Endesa (13,6 y 6,6 en Euroliga), presume de uno de los expedientes más baqueteados de la profesión. Lanzó su carrera con cinco sobresalientes temporadas en el Baskonia entre 1999 y 2004 y tras ganar ese año el oro olímpico con una generación argentina legendaria se marchó a hacer las Américas. Estuvo ocho años en la NBA, donde pasó por Chicago, Sacramento y Filadelfia, antes de regresar al Buesa Arena. Alero para Ivanovic y Tabak y ala-pívot para Scariolo, el argentino cumplió a la perfección de tres y de cuatro aportando puntos y defensa. “Tiene un espíritu de lucha sobresaliente. Tuve dudas sobre su cambio de rol, pero como ala-pívot ofrece un rendimiento espectacular”, cuenta Scariolo, que se esmeró en dosificarle. “Es un jugador de gran energía, pero hay que tener cuidado de que no se le fundan los plomos. No se le puede pedir que juegue 30 minutos cada dos días”.

Draper y Mirotic salieron por voluntad propia y Darden en contra de la opinión del técnico

Nocioni llega a un Madrid enigmático en el que, tras un mes de silencio y dilemas internos, quedan muchas cosas por definir. En este tiempo se han producido las salidas del club de Dontaye Draper al Efes, de Nikola Mirotic a los Chicago Bulls y, en la noche del jueves, la de Tremmell Darden al Olympiacos. Las dos primeras por voluntad irrevocable de los jugadores, la tercera en contra de la opinión del entrenador. Ninguno tuvo despedida en su marcha. Por omisión, un gesto especialmente intrigante en el caso del canterano, al que en la casa blanca se crió con mimo desde los 15 años y por el que se limitaron a cobrar los 2,5 millones de la cláusula de rescisión. El hispanomontenegrino a su vez también se olvidó de citar Laso en su emotivo agradecimiento epistolar en el que dejó una frase para cada miembro de la plantilla. También saldrá Dani Díez para continuar curtiéndose y se prolongará la cesión de Hernangómez.

El compromiso de Katsikaris con Grecia mantiene abierto el jeroglífico del banquillo

Ha sido un mes de bunkerización del club. Tiempo en el que se fue debilitando la figura de Laso por exceso de debate y ausencia de ratificación y en el que el técnico perdió a sus ayudantes de confianza, Hugo López y Jota Cuspinera (a los que el club confirmó por burofax su no renovación —“Han hecho un gran trabajo, pero hemos decidido ir por otro lado”, fue la explicación del director deportivo, Alberto Herreros—). Mientras, los gestores del baloncesto madridista perfilan un nuevo cuerpo técnico para el que manejan una terna con Chus Mateo, Zan Tabak y Borja Comenge, para alterar dinámicas de vestuario y reforzar aspectos tácticos. Todo sin haber refrendado al dueño de la pizarra.

“No hay debate con Laso. Es entrenador del Real Madrid y tiene contrato [hasta 2016]”, dijo Herreros, principal valedor del técnico, tras el sorteo de la Euroliga, en una confirmación que sonó a capotazo. Pero a día de hoy la continuidad del técnico la próxima temporada no está garantizada. “Esperan nuevo entrenador y yo no puedo esperar tanto”, espetó Vladimir Micov antes de decantarse por la oferta del Galatasaray y descartar la del Madrid. El compromiso de Fotis Katsikaris con la selección griega de cara al Mundial, el problema de tener la plaza vacante hasta después del campeonato y el vértigo a destituir a un entrenador que cuenta con el respaldo mayoritario de la afición blanca mantienen abierto el jeroglífico.

Lo que no es un secreto es que los próximos en llegar son el base argentino de 23 años Facundo Campazzo, y el alero lituano de 29 Jonas Maciulis.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50