Navardauskas se ríe de la lluvia

El lituano se lleva la etapa previa a la contrarreloj, que tuvo una caída masiva en la que Sagan y Bardet se fueron al suelo ● No hay cambios en la general

Navardauskas celebra la victoria en la meta de Bergerac.
Navardauskas celebra la victoria en la meta de Bergerac.EFE

Un especialista en la contrarreloj, el lituano Navardauskas, anticipó la crono final del Tour de Francia 2014 tras vencer este viernes en solitario en la etapa que iniciaba el viaje del pelotón hacia París. El ciclista del conjunto Garmin, de 26 años, se benefició de una caída masiva del pelotón en los tres últimos kilómetros, en la que se quedó atrapado el desafortunado Peter Sagan, para lograr su primera victoria en la ronda gala. El incidente, debido tanto a la lluvia que inundó durante la jornada las carreteras de la Dordoña y las convirtió en una pista de hielo gigante como a la fatiga de los corredores, que acumulan ya casi tres semanas de carrera, no generó ningún cambio en la clasificación general. La caída ocurrió en un tramo protegido en el que esos incidentes no se ven sancionados con un descuento de tiempo por los organizadores. Menos mal para el francés Romain Bardet, quinto en el tablero, que se fue al suelo junto a Sagan y a una treintena más de ciclistas.

Alejandro Valverde cruzó la línea de meta junta a su rival Thibaut Pinot, con el gesto fatigado, pero a salvo. El ciclista español, que sigue cuarto en la general pese a un intento infructuoso de Pinot por distanciarse de él en los primeros kilómetros de la etapa, afrontará este sábado la crono final de Périgueux, en la que tendrá que recuperar los dos segundos que les separa del escalador francés para subirse al podio parisino. Vincenzo Nibali, por su lado, vivió una jornada con la calma con la que acostumbró a los seguidores de la prueba desde la salida en Leeds, pese a los últimos acontecimientos que pusieron patas arriba el pelotón.

Los 164 supervivientes de los soleados Pirineos tomaron la salida de la etapa bajo chorros de agua. Cinco corredores hicieron frente sin embargo con valentía a la lluvia. Fueron los franceses Gautier y Gérard, el suizo Elmiger y el holandés Slagter, que se escaparon nada más cruzar la línea del kilómetro 0. El estonio Taaramae enlazó con la fuga minutos después, tras una intensa persecución. El quinteto se puso en marcha en total sintonía camino de Bergerac, pensando en que la multitud les iba a dejar disputarse la victoria.

Pero los guardaespaldas del estéril Sagan rompieron el guion tradicional de la etapa de transición, en la que normalmente el pelotón descansa, al tomar las riendas del gran grupo con el objetivo de mantener la distancia de forma razonable, unos tres minutos, con los escapados. Gautier, Gérard, Elmiger, Taaramae y Slagter se resistieron durante más de 150 kilómetros, pero tuvieron que entregar las armas, uno tras otro -Slagter siendo el último tras atacar en solitario-, a falta de 15 kilómetros de la meta. Navardauskas, que se sirvió del último repecho como de una rampa de lanzamiento, pudo entonces entrar en escena.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción