Inglaterra aspira aún al próximo Mundial

El primer ministro británico, David Cameron, presiona para que se anule Qatar 2022 por soborno y también Rusia 2018

Blatter, en el centro, rodeado por Mohamed Bin Hammam, a la derecha, y el jeque Khalifa bin Ahmed Al-Thani, presidente de la federación qatarí, en 2008.
Blatter, en el centro, rodeado por Mohamed Bin Hammam, a la derecha, y el jeque Khalifa bin Ahmed Al-Thani, presidente de la federación qatarí, en 2008. FADI AL-ASSAAD (REUTERS)

Inglaterra aún aspira a organizar el Mundial 2018, aunque sea por la puerta de atrás. El primer ministro británico, David Cameron, insinuó esa posibilidad este lunes en un coloquio público. Y un ex ministro británico de Deportes exigió que si la FIFA anula por corrupción la concesión del Mundial 2022 a Qatar, anule también Rusia 2018 porque fue decidido el mismo día por la misma gente. La FIFA recibirá dentro de una semana el informe sobre la adjudicación de esos Mundiales aunque tardará aun varias semanas en tomar una decisión.

La investigación, liderada por uno de los dos presidentes de la Comisión de Ética del organismo, el estadounidense Michael J. García, y por uno de sus dos vicepresidentes, el suizo Cornel Borbely, empezó hace ya meses para clarificar las acusaciones de sobornos para la adjudicación en diciembre de 2010 de esos dos Mundiales. Un comunicado de esa comisión confirmó este lunes que el informe será entregado el 9 de junio y será enviado en seis semanas a la Cámara de Adjudicación

Esas acusaciones se han redoblado este fin de semana, cuando el diario londinense The Sunday Times ha publicado un amplio reportaje en el que asegura haber encontrado pruebas de que Qatar gastó cerca de cuatro millones de euros en sobornos directos o indirectos a directivos del fútbol mundial para conseguir los votos que le permitieron derrotar a Australia en la carrera por el Mundial de 2022.

Los tres grandes partidos británicos se unen contra la designación de Rusia

Ese mismo día, Rusia derrotó a la candidatura de Inglaterra por el Mundial 2018, una derrota que los ingleses no esperaban y no han digerido jamás. Desde entonces sostienen una guerra abierta contra la FIFA, contra Qatar y, sobre todo, contra Sepp Blatter, presidente de la FIFA.

Aunque nunca han acusado directamente a Rusia de ganar la carrera de forma ilícita, ahora aspiran a que el aparente fiasco de Qatar reabra también la adjudicación del Mundial de 2018. El conservador Cameron no lo dijo así el lunes, pero sus comentarios así lo sugieren: “Ya veremos qué pasa con la investigación sobre la Copa del Mundo y quién sabe qué oportunidades nos reserva el futuro”, expuso. Los medios británicos las interpretaron en ese sentido.

Horas antes, el viceprimer ministro de la coalición que gobierna Reino Unido, el liberal-demócrata Nick Clegg, declaró que la FIFA debería retirar a Qatar la organización del Mundial de 2022 si se prueba que fue conseguido con sobornos.

Quién sabe qué oportunidades nos reserva el futuro”, dice el primer ministro

Y el ex ministro británico de Deportes, el laborista Gerry Sutcliffe, declaró a la BBC que si se anula la decisión sobre Qatar también debería anularse la de Rusia, completando así un poco habitual frente común de los tres grandes partidos políticos británicos.

Sutcliffe hizo especial hincapié en que Inglaterra ya está preparada para organizar el Mundial porque los estadios ya están construidos. Inglaterra necesita que se anule la decisión sobre Rusia porque se da por descontado que la Copa del Mundo de 2022 no se puede jugar en Europa y parece muy probable que ese Mundial podría ir a Australia, derrotada por el emirato árabe en la decisión de diciembre de 2010. Despojar del Mundial a Qatar sacaría a la FIFA del problema de decidir en qué época del año debería jugarse, dado el calor insoportable que se sufre en verano en la zona. El propio Blatter ha reconocido que la elección del país del golfo pérsico como sede de 2022 ha sido “un error” por las altísimas temperaturas que deberían soportar los equipos si fuera en horario de verano. O por los graves problemas que supondría para las grandes Ligas europeas si se trasladara el Mundial al invierno. Cada día surgen nuevas voces en contra de Qatar.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS